Moniciones para la Misa
Para participar activa y concientemente en la Eucaristía

¡Bienvenido a mi blog!

Inicio

Mi Perfil

Calendario
<<   Mayo 2008    
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  
Apúntate
Suscríbete al blog

Categorías
General (66) Sindicar categoría
Homilías (5) Sindicar categoría
Moniciones (101) Sindicar categoría
Reflexiones (5) Sindicar categoría
Archivo
Mayo 2008 (3)
Abril 2008 (1)
Febrero 2008 (1)
Enero 2008 (7)
Diciembre 2007 (8)
Noviembre 2007 (8)
Octubre 2007 (21)
Septiembre 2007 (11)
Agosto 2007 (18)
Julio 2007 (3)
Junio 2007 (6)
Mayo 2007 (5)
Abril 2007 (5)
Marzo 2007 (7)
Febrero 2007 (3)
Enero 2007 (9)
Diciembre 2006 (17)
Noviembre 2006 (8)
Octubre 2006 (16)
Septiembre 2006 (11)
Agosto 2006 (9)
Sindicación
Artículos
Comentarios
Enlaces
eGrupos
ZoomBlog
 

Mayo del 2008


viii semana del Tiempo Ordinario Ciclo A

Moniciones para la Misa

¿Cuántos hay scalándonos? 

Autor: Misioneros Redentoristas                            Fuente: www.scalando.com

Tiempo Ordinario

VII Semana

LAS LECTURAS DE HOY 

Lunes, 26 de Mayo de 2008                                      VIII Semana del Tiempo Ordinario


Santoral

San Felipe nació en Florencia, Italia, en 1515. Su padre se llamaba Francisco Neri. Desde pequeño demostraba tal alegría y tan grande bondad, que la gente lo llamaba "Felipín el bueno". En su juventud dejó fama de amabilidad y alegría entre sus compañeros y amigos. Habiendo quedado huérfano de madre, lo envió su padre a casa de un tío muy rico, el cual planeaba dejarlo heredero de todos sus bienes. Pero allá Felipe se dio cuenta de que las riquezas le podían impedir el dedicarse a Dios, y un día tuvo lo que él llamó su primera "conversión". Y consistió en que se alejó de la casa del riquísimo tío y se fue para Roma llevando únicamente la ropa que llevaba puesta. En adelante quería confiar solamente en Dios y no en riquezas o familiares pudientes.

Felipe había recibido de Dios el don de la alegría y de amabilidad. Como era tan simpático en su modo de tratar a la gente, fácilmente se hacía amigo de obreros, de empleados, de vendedores y niños de la calle y empezaba a hablarles del alma, de Dios y de la salvación. Una de sus preguntas más frecuentes era esta: "amigo ¿y cuándo vamos a empezar a volvernos mejores?". Si la persona le demostraba buena voluntad, le explicaba los modos más fáciles para llegar a ser más piadosos y para comenzar a portarse como Dios quiere. Desde la mañana hasta el anochecer estaba enseñando catecismo a los niños, visitando y atendiendo enfermos en los hospitales, y llevando grupos de gentes a las iglesias a rezar y meditar. Pero al anochecer se retiraba a algún sitio solitario a orar y a meditar en lo que Dios ha hecho por nosotros. Muchas veces pasó la noche entera rezando.

A los 34 años todavía era un simple seglar. Pero a su confesor le pareció que haría inmenso bien si se ordenaba de sacerdote y como había hecho ya los estudios necesarios, aunque él se sentía totalmente indigno, fue ordenado de sacerdote, en el año 1551.Y apareció entonces en Felipe otro carisma o regalo generoso de Dios: su gran don de saber confesar muy bien. Ahora pasaba horas y horas en el confesionario y sus penitentes de todas las clases sociales cambiaban como por milagro. Leía en las conciencias los pecados más ocultos y obtenía impresionantes conversiones. Con grupos de personas que se habían confesado con él, se iba a las iglesias en procesión a orar, como penitencia por los pecados y a escuchar predicaciones. Así la conversión era más completa.

San Felipe quería irse de misionero al Asia pero su director espiritual le dijo que debía dedicarse a misionar en Roma. Entonces se reunió con un grupo de sacerdotes y formó una asociación llamada el "Oratorio", porque hacían sonar una campana para llamar a las gentes a que llegaran a orar. El santo les redactó a sus sacerdotes un sencillo reglamento y así nació la comunidad religiosa llamada de Padres Oratorianos o Filipenses. Esta congregación fue aprobada por el Papa en 1575.

El 25 de mayo de 1595 su médico lo vio tan extraordinariamente contento que le dijo: "Padre, jamás lo había encontrado tan alegre", y él le respondió: "Me alegré cuando me dijeron: vayamos a la casa del Señor". A la media noche le dio un ataque y levantando la mano para bendecir a sus sacerdotes que lo rodeaban, expiró dulcemente. Tenía 80 años.

Fue declarado santo en el año 1622 y en Roma lo consideraron como a su mejor catequista y director espiritual.

Lecturas de la liturgia

Primera Lectura: I Pedro 1,3-9
"No habéis visto a Jesucristo, y lo amáis; creéis en él, y os alegráis con un gozo inefable"

Salmo Responsorial: 110
"El Señor recuerda siempre su alianza"

Evangelio: Marcos 10,17-27
"Vende lo que tienes y sígueme".  Jesús llama a tomar un proyecto de vida que compromete toda nuestra existencia.

Oración universal:

Recordando la alegría y la entrega de San Felipe Neri, invoquemos al Señor:

-Por todos los catequistas y quienes educan a nuestros niños, roguemos al Señor.

-Por los evangelizadores que se dedican a llevar la Buena Nueva a los ambientes sociales de hoy día, roguemos al Señor.

-Por todos los niños, para que el Señor los conserve siempre en el buen camino, roguemos al Señor.

-Por la Iglesia Universal, llamada a sembrar semillas de esperanza y alegría, como lo hizo San Felipe Neri, roguemos al Señor.

 

Dios de bondad infinita, que auxilias nuestra pequeñez más allá de lo que podemos imaginar, concédenos las gracias que te pedimos.  Por Cristo, nuestro Señor.

 

Martes, 27 de Mayo de 2008                                                VIII Semana del Tiempo Ordinario

 

Santoral

San Agustín, Arzobispo de Canterbury

Fue el jefe de la expedición apostólica que tuvo como misión la evangelización de la Inglaterra anglosajona, partiendo de Roma en el año 596. Los misioneros desembarcaron en la isla de Thanet, gobernada por el Rey Etelberto de Kent, quien les ofreció una casa en Canterbury y les dio permiso para predicar el cristianismo a sus súbditos, logrando muchas conversiones, incluso la del mismo rey. San Agustín reconstruyó en Canterbury una antigua iglesia, que constituyó el primer núcleo de la Basílica Metropolitana y del futuro monasterio de "Christ Church". Fuera de las murallas de la ciudad, fundó dos monasterios más: San Pedro y San Pablo. El santo pasó sus últimos años empeñado en difundir y consolidar la fe en el reino de Etelberto e instituyó las sedes de Londres y Rochester. El 26 de mayo del año 605, San Agustín pasó a recibir el premio celestial.

 

Lecturas de la liturgia

Primera Lectura: I Pedro 1,10-16
"Predecían la gracia destinada a vosotros; por eso, controlaos bien, estando a la expectativa".  Los ángeles ansían conocer lo que ha sido revelado a los seres humanos.

Salmo Responsorial: 97
"El Señor da a conocer su victoria"

Evangelio: Marcos 10,28-31

"Recibiréis en este tiempo cien veces más, con persecuciones, y en la edad futura, vida eterna".  La entrega a Jesús y su evangelio siempre da mucho fruto.

Oración universal:

 

-Por todos los seres humanos que trabajan en condiciones inhumanas y opresivas, roguemos al Señor.

-Por nosotros, que hemos recibido la buena nueva, para que la compartamos con generosidad, roguemos al Señor.

-Por todos los que sufren por anunciar el Reino de Dios, roguemos al Señor.

-Por el Santo Padre, Benedicto XVI  y por todos los obispos del mundo, roguemos al Señor.

 

Padre bondadoso, acudimos al trono de tu misericordia para implorar las gracias que necesitamos para servirte mejor.  Por Cristo nuestro Señor.

 

Miércoles 28 de Mayo de 2008                                             VIII Semana del Tiempo Ordinario

Lecturas de la liturgia

Primera Lectura: I Pedro 1,18-25
"Os rescataron a precio de la sangre de Cristo, el Cordero sin defecto".

Salmo Responsorial: 147
"Glorifica al Señor, Jerusalén"

Evangelio: Marcos 10,32-45
"Mirad, estamos subiendo a Jerusalén, y el Hijo del hombre va a ser entregado".  Jesús asume su misión y su responsabilidad como salvador del mundo, pero lo hace sin miramientos ni fanfarrias.

Oración universal:

Tomando como modelo el ejemplo de Jesús, pongamos nuestras vidas al servicio del plan de salvación.

-Por todos los fieles cristianos, para que asuman su misión y responsabilidad en el mundo, a ejemplo de Jesús, roguemos al Señor.

-Por una conciencia cada vez más profunda del don de la salvación, roguemos al Señor.

-Para que reconociéndonos como hijos e hijas amados de Dios, adoremos al Cordero sin defecto, por Cristo nuestro Señor.

-Por la paz del mundo, la liberación de los oprimidos y la salud de los enfermos, roguemos al Señor.

 

Te bendecimos Padre, Dios de salvación, por la gracia de la redención que nos entregas por tu Hijo en el Espíritu Santo.  Amén.

 

Jueves, 29 de Mayo de 2008                         VIII Semana del Tiempo Ordinario

 

Santoral

San Maximino, Obispo

Maximino nació al comienzo del siglo IV en Poitiers (Aquitania), al sudoeste de la antigua Galia.  Fue elegido obispo de Tréveris en el año 332. Perturbaba en aquel tiempo en la Iglesia el arrianismo, doctrina que negaba la unidad y consustancialidad en las tres personas de la santísima Trinidad. En el año 345, Maximino concurrió al concilio de Milán, donde los arrianos, cuyo jefe era Eusebio de Nicomedia, fueron otra vez condenados. Considerado indispensable para cimentar la paz de la Iglesia celebrar un nuevo concilio ecuménico, Maximino lo propuso al emperador Constante; éste, hallándolo conveniente, escribió a su hermano Constantino, concertándose para tal reunión la ciudad de Sárdica (hoy Sofía, capital de Bulgaria). Vuelto a su Iglesia, Maximino hizo frente a las necesidades, socorriendo a los pobres. Su familia residía en Poitiers y allá fue a visitarlos, pero murió al poco tiempo en esa ciudad, en el año 349. La fecha de hoy recuerda la traslación de sus reliquias a Tréveris.

 

Lecturas de la liturgia

Primera Lectura: I Pedro 2,2-5.9-12
"Vosotros sois un sacerdocio real, una nación consagrada, para proclamar las hazañas del que os llamó". Todos formamos el templo del Espíritu, cada cual cumpliendo con su misión personal.

Salmo Responsorial: 99
"Entrad en la presencia del Señor con vítores"

Evangelio: Marcos 10,46-52
"Maestro, haz que pueda ver".  La fe del ciego Bartimeo le permitió ver lo que tenían vista no podían ver.  Confiesa a Jesús como Mesías.

Viernes, 30 de Mayo de 2008                       Sagrado Corazón de Jesús

Los Santos Padres muchas veces hablaron del Corazón de Cristo como símbolo de su amor, tomándolo de la Escritura: "Hemos de beber el agua que brotaría de su Corazón... cuando salió sangre y agua" (Jn 7,37; 19,35). En la Edad Media comenzaron a considerarle como modelo de nuestro amor, paciente por nuestros pecados, a quien debemos reparar entregándole nuestro corazón (santas Lutgarda, Matilde, Gertrudis la Grande, Margarita de Cortona, Ángela de Foligno, San Buenaventura, etc.).

En el siglo XVII estaba muy extendida esta devoción. San Juan Eudes, ya en 1670, introdujo la primera fiesta pública del Sagrado Corazón. En 1673, Santa Margarita María de Alacoque comenzó a tener una serie de revelaciones que le llevaron a la santidad y la impulsaron a formar un equipo de apóstoles de esta devoción. Con su celo consiguieron un enorme impacto en la Iglesia.


Se divulgaron innumerables libros e imágenes. Las asociaciones del Sagrado Corazón subieron en un siglo, desde mediados del XVIII, de 1.000 a 100.000. Unas 200 congregaciones religiosas y varios institutos seculares se han fundado para extender su culto de mil formas. El Apostolado de la Oración, que pretende conseguir nuestra santificación personal y la salvación del mundo mediante esta devoción, contaba ya en 1917 con 20 millones de asociados. Y en 1960 llegaba al doble en todo el mundo. "

La Europa oficial rechazó el Corazón de Cristo y en seguida fue asolada por los horrores de la Revolución francesa y de las guerras napoleónicas. Pero después de la purificación, resurgió de nuevo con más fuerza que nunca. En 1856 Pío IX extendió su fiesta a toda la Iglesia. En 1899 León XIII consagró el mundo al Sagrado Corazón de Jesús (Ecuador se sabía consagrado en 1874).


Lecturas de la liturgia

 

Primera Lectura: Deuteronomio 7,6-11
"El Señor se enamoró de vosotros y os eligió".  Por puro amor, Dios llama a la existencia y por puro amor conserva a su pueblo elegido.

Salmo Responsorial: 102
"La misericordia del Señor dura siempre, para los que cumplen sus mandatos"

Segunda Lectura: I Juan 4,7-16
"Dios nos amó".  El amor de Dios por nosotros es la razón que fundamenta nuestro amor por los demás, pues no podemos decir que amamos a Dios si no amamos a los hermanos.

Evangelio: Mateo 11,25-30
"Soy manso y humilde de corazón".  La mansedumbre de Jesús destaca como la cualidad más importante de su servicio.

Oración universal:

 

En esta fiesta del Sagrado Corazón de Jesús, pidamos al Señor la fuerza para amar como él amó:

-Por todos nosotros, para que meditando frecuentemente en el amor comprometido de Dios, respondamos con generosidad a su llamado, roguemos al Señor.

-Por quienes tienen falta de amor en sus vidas, para que con el apoyo de los hermanos y hermanas, puedan descubrir el inmenso amor de Dios, roguemos al Señor.

-Por las víctimas del desamor en la sociedad, víctimas de la guerra, la violencia, la criminalidad, el maltrato y todo lo que oprime al ser humano, roguemos al Señor.

-Por nosotros, para que a partir de nuestra experiencia del amor que Dios nos tiene podamos dar testimonio de ese amor, roguemos al Señor.

 

Pedimos, Padre, mediante el Sagrado Corazón de tu Hijo, Jesús, que nos concedas conocer tu amor y nos ayudes a darlo a conocer.  Por el mismo Cristo, nuestro Señor.

 

 

31 de mayo de 2008   Fiesta de la Visitación de María a su prima Santa Isabel

 

Luego que María Santísima oyó del ángel Gabriel que su prima Isabel también esperaba un hijo, se sintió iluminada por el Espíritu Santo y comprendió que debería ir a visitar a aquella familia y ayudarles y llevarles las gracias y bendiciones del Hijo de Dios que se había encarnado en Ella. San Ambrosio anota que fue María la que se adelantó a saludar a Isabel puesto que es la Virgen María la que siempre se adelanta a dar demostraciones de cariño a quienes ama. Por medio de la visita de María llevó Jesús a aquel hogar muchos favores y gracias: el Espíritu Santo a Isabel, la alegría a Juan, el don de Profecía, etc., los cuales constituyen los primeros favores que nosotros conocemos que haya hecho en la tierra el Hijo de Dios encarnado. San Bernardo señala aquí que desde entonces María quedó constituida como un "Canal inmenso" por medio del cual la bondad de Dios envía hacia nosotros las cantidades más admirables de gracias, favores y bendiciones.

Además, nuestra Madre María recibió el mensaje más importante que Dios ha enviado a la tierra: el de la Encarnación del Redentor en el mundo, y en seguida se fue a prestar servicios humildes a su prima Isabel. No fue como reina y señora sino como sierva humilde y fraterna, siempre dispuesta a atender a todos que la necesitan. Este fue el primero de los numerosos viajes de María a ayudar a los demás. Hasta el final de la vida en el mundo, Ella estará siempre viajando para prestar auxilios a quienes lo estén necesitando. También fue la primera marcha misionera de María, ya que ella fue a llevar a Jesús a que bendijera a otros, obra de amor que sigue realizando a cada día y cada hora. Finalmente, Jesús empleó a su Madre para santificar a Juan Bautista y ahora ella sigue siendo el medio por el cual Jesús nos santifica a cada uno de nosotros que somos también hijos de su Santa Madre.

 

 

Primera Lectura: Sofonías 3, 14-18ª

"El Señor será el rey de Israel dentro de ti".  El profeta Sofonías anuncia el día glorioso del Señor, que habite entre nosotros.

 

Salmo Responsorial: 12


"El Señor ha hecho maravillas con nosotros"

 

Evangelio: Lucas 1, 39-56

"¿Quién soy yo para que la madre de mi Señor venga a verme?".  La visitación de María a su prima Santa Isabel es ocasión para celebrar las grandezas del amor de Dios y el destino y misión de María, Madre de los creyentes.

 

Oración universal:

 

Por intercesión de la Virgen María, quien visita a su prima en su necesidad y se dispone a servirle, invoquemos la ayuda de Dios.

-Por todos nosotros, para que con espíritu generoso acudamos al servicio de los necesitados, roguemos al Señor.

-Por todas las mujeres en cinta, para que el Señor bendiga el futuro fruto de sus vientres, roguemos al Señor.

-Por todos los niños no nacidos, los que están amenazados por el aborto, y quienes sufren de enfermedades desde el vientre, roguemos al Señor.

-Por todos nosotros, que reconocemos a María como Madre del Señor, para que podamos imitar sus virtudes y seguir su camino de servicio a Cristo, roguemos al Señor.

 

En tu sierva, la Virgen María, nos has dado, Señor, un modelo del verdadero discípulo de Cristo,  Ayúdanos con tu gracia a seguir a Jesús como ella lo siguió.  Lo pedimos por el mismo Cristo nuestro Señor.

Misioneros Redentoristas: www.scalando.com

Publicado por monicion el 20 de Mayo, 2008, 14:27 Comentarios 58 | Comentar | Referencias (0)

vii semana del Tiempo Ordinario - Ciclo A

Moniciones para la Misa

¿Cuántos hay scalándonos? 

Autor: Misioneros Redentoristas                            Fuente: www.scalando.com

Tiempo Ordinario

VII Semana

LAS LECTURAS DE HOY 

19 de Mayo de 2008                                      VII Semana del Tiempo Ordinario


Lecturas de la liturgia

Primera Lectura: Santiago 3,13-18
"Si tenéis el corazón amargado por la envidia y las rivalidades, no andéis gloriándoos".  La sabiduría que viene de lo alto evita las envidias y rivalidades.

Salmo Responsorial: 18
"Los mandatos del Señor son rectos y alegran el corazón."

Evangelio: Marcos 9,14-29
"Tengo fe, pero dudo; ayúdame".  Jesús demuestra su señorío sobre todo lo creado, incluyendo los espíritus inmundos.

Oración universal: 

Padre pródigo de misericordia, acoge las plegarias de tu pueblo:

-Por el Santo Padre Benedicto XVI, para que el Señor lo guarde y lo guía siempre por la verdad, roguemos al Señor.

-Por todos los que sufren por la calumnia, los rumores y la mala voluntad de los demás, roguemos al Señor.

-Para que nuestra fe, ayudada por la gracia Dios, puede crecer y fortalecerse, roguemos al Señor.

-Por todas las personas que nos ha rogado incluirlas en nuestras oraciones, especialmente quienes atraviesan momentos difíciles en su vida personal, roguemos al Señor.

 

Que tu Palabra, O Padre, habite siempre en nuestros corazones y nos mantenga siempre fieles a la verdad.  Por Cristo nuestro Señor.  Amén.

 

 

20 de Mayo de 2008                                                  VII Semana del Tiempo Ordinario


Santoral

San Bernardino de Siena nació en la Massa Marittima de Toscana y perteneció a la noble familia de los Albizeshi. Quedó huérfano de padre y madre antes de cumplir los 7 años. A los 17, ingresó en una cofradía de Nuestra Señora, cuyos miembros se comprometían a practicar ejercicios de piedad y cuidar a los enfermos. En Siena tomó el hábito franciscano y en 1403 hizo sus votos en el convento de Colombaio, en las afueras de la ciudad. Un año más tarde, el día de la Natividad de la Virgen, recibió la ordenación sacerdotal. Poco a poco Dios le preparaba para su doble misión de apóstol y reformador.

El Santo llegó a Milán en 1417, donde inició su carrera apostólica. Predicó en toda Italia, viajaba a pie y aconsejaba la penitencia a los que le oían, además de propagar la devoción al Santo Nombre de Jesús. En 1430, San Bernardino tuvo que dejar el trabajo misional, al ser nombrado vicario general de los frailes de la estricta observancia. Este movimiento de la Orden de San Francisco había comenzado a mediados del siglo XIV en el convento de Brogliano, entre Camerino y Asís, pero no logró imponerse hasta la época de San Bernardino, quien fue su segundo fundador, organizador y reformador. San Bernardino añoraba el trabajo apostólico directo, por lo que en 1442 obtuvo del Papa la autorización de renunciar al cargo de vicario general. Hizo misiones en Romaña, Ferrara y Lombardía. Murió en Aquila, el 20 de mayo de 1444, víspera de la Ascensión. Fue canonizado 6 años después de su muerte.

Lecturas de la liturgia

Primera Lectura: Santiago 4,1-10
"Pedís y no recibís, porque pedís mal".  Acerquémonos a Dios y Dios se acercará a nosotros.

Salmo Responsorial: 54
"Encomienda a Dios tus afanes, que él te sustentará"

Evangelio: Marcos 9,30-37
"El Hijo del hombre va a ser entregado. Quien quiera ser el primero, que sea el último de todos".   En el orden de moral cristiana no valen los puestos y destaques, pues sólo el amor y el servicio tienen mérito.

Oración universal:

 

Por intercesión de San Bernardino de Siena, te pedimos, Señor, que atiendas nuestras súplicas:

 

-Por quienes tienen la misión de predicar el evangelio con radicalidad, para que no desfallezcan en su anuncio, roguemos al Señor.

-Por todas las personas que terminan sus exámenes y estudios en estos días, para que Dios bendiga todos sus esfuerzos, roguemos al Señor.

-Por nuestros niños y jóvenes, que se acercan al tiempo vacacional de verano, para que pueda aprovechar este tiempo para el bien de todos, roguemos al Señor.

-Por nosotros, aquí presentes, por las gracias que necesitamos para servir con verdadera entrega al Señor, roguemos al Señor.

 

Señor Jesús, concédenos tener el mismo celo apostólico que caracterizó a San Bernardino, y enséñanos a no desfallecer en la oración.  Tu que vives y reinas con el Padre en la unidad del Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

 

21 de Mayo de 2008                                                  VII Semana del Tiempo Ordinario


Santoral

Nació en Florencia, Italia, en el año 1556. Perteneció a la familia de los Pazzi, familia que dio a la nación famosos políticos y militares,  y a la Iglesia Católica una de sus más grandes santas. Mostró desde muy niña inclinación por la vida religiosa por lo que ingresó al convento de las Carmelitas. Hizo sus tres votos o juramentos de pobreza, castidad y obediencia antes que las demás novicias, porque le llegó una grave enfermedad que la llevó casi a la muerte. Cuando la transportaban a la enfermería después de hacer sus tres votos, Magdalena tuvo su primer éxtasis que le duró más de una hora. Su rostro apareció ardiente, y deshecha en lágrimas sollozaba y repetía: "Oh amor de Dios que no eres conocido ni amado: ¡cuán ofendido estás!". En los siguientes cuarenta días tuvo inmensas consolaciones espirituales y recibió gracias extraordinarias.

Desde entonces fue creciendo sin cesar su deseo de sufrir por Cristo y por la conversión de los pecadores. A una religiosa que le preguntaba cómo podía soportar sus dolores sin proferir ni una sola palabra de impaciencia, le respondió: "Pensando y meditando en los sufrimientos que Jesucristo padeció en su santísima Pasión y muerte. Quien mira las heridas de Jesús crucificado y medita en sus dolores, adquiere un gran valor para sufrir sin impacientarse y todo por amor a Dios". En medio de su éxtasis, abrazando su crucifijo, con rostro brillante exclamaba: "Oh Jesús mío, concédeme palabras eficaces para convencer al mundo de que tu amor es grande y verdadero y que nuestro egoísmo es engañoso y tramposo". Se aparecieron en las manos y en los pies, los estigmas o heridas de Cristo Crucificado. Le producían dolores muy intensos, pero ella se entusiasmaba al poder sufrir más y más por hacer que Cristo fuera más amado y más obedecido y por obtener que más almas se salvarán. Tres religiosas, encargadas por el director espiritual, escribían lo que la santa iba diciendo, especialmente durante sus éxtasis. Estas revelaciones se publicaron en un libro titulado "Contemplaciones", el cual llegó a ser un verdadero tratado de teología mística. Además de los dolores físicos le llegó lo que los santos llaman "La noche oscura del alma". Una cantidad impresionante de tentaciones impuras, sentimientos de tristeza y desgano espiritual, falta de confianza y de alegría. Sufría de violentos dolores de cabeza y se paralizaba frecuentemente. La piel se le volvía tan sensible que el más leve contacto le producía una verdadera tortura. El 25 de mayo del año 1607, al morir quedó bella y sonrosada. Tenía apenas 41 años. Su cuerpo se conserva todavía incorrupto en el convento carmelita de Florencia donde vivió.


Lecturas de la liturgia

Primera Lectura: Santiago 4,13-17
"¿Qué es vuestra vida? Debéis decir así: "Si el Señor lo quiere""

Salmo Responsorial: 48
"Dichosos los pobres en el espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos."

Evangelio: Marcos 9,38-40
"El que no está contra nosotros está a favor nuestro"

Oración universal.

 

Contemplando la pasión de tu Hijo, Señor, concédenos los frutos de su redención

-Por todos los cristianos, para que contemplando la pasión de Cristo, podamos crecer en convicción de fe, roguemos al Señor.

-Por quienes tienen la misión de enseñar, catequizar, evangelizar y proclamar en la Iglesia, para que el Espíritu Santo dé eficacia a sus esfuerzos, roguemos al Señor.

-Por los laicos comprometidos con la vivencia del evangelio y por todos sus pastores, roguemos al Señor.

-Por una vida e oración y unión mística creciente y consciente, roguemos al Señor.

 

Dios de gloria y majestad, en la pasión de tu Hijo nos diste el ejemplo de amor comprometido.  Muéstranos tu misericordia y danos tu perdón.  Por Jesucristo, nuestro

Señor. Amén.

 

22 de mayo

En algunas diócesis se celebra hoy la solemnidad del Cuerpo y Sangre de Cristo.  Aquí están las moniciones

 

 

23 de Mayo de 2008                                                  VII Semana del Tiempo Ordinario

Santoral

San Juan Bautista Rossi


Lecturas de la liturgia

Primera Lectura: Santiago 5,9-12
"Mirad que el juez está a la puerta".  El trato con los hermanos y hermanas formará parte del juicio de nuestra vida.

Salmo Responsorial: 102
"El Señor es compasivo y misericordioso."

Evangelio: Marcos 10,1-12
"Lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre".  El matrimonio es sagrado porque, además de ser la más antigua unidad de la sociedad, fue elevada por Cristo a nivel de sacramento, cobijándolo con la fidelidad de Dios.

Oración universal:

 

Encomendemos al Señor la santa Iglesia y todos sus miembros:

-Por todos los fieles de esta parroquia y comunidad, para que vivamos nuestra fe con compromiso y entrega, roguemos al Señor.

-Por quienes trabajan por defender el derecho y la justicia, roguemos al Señor.

-Para que en este tiempo de vacaciones que se acerca, podamos compartir en familia con nuestros seres queridos, roguemos al Señor.

-Por todos los enfermos de esta comunidad, para que con la oración y el sufrimiento, nos ayuden a purificar cada día más a nuestra feligresía, roguemos al Señor.

 

Dios de bondad, tú conoces nuestras necesidades.  Escucha las que hemos pronunciado en voz alta y atiende también aquellas que guardamos en el corazón.  Por Cristo nuestro Señor.

 

 

24 de Mayo de 2008                                                  VII Semana del Tiempo Ordinario


Santoral

Lecturas de la liturgia

Primera Lectura: Santiago 5,13-20
"Mucho puede hacer la oración intensa del justo".  La oración por los enfermos es recomendada por la Biblia como medio de sanación espiritual y física.

Salmo Responsorial: 140
"Suba mi oración como incienso en tu presencia, Señor"

Evangelio: Marcos 10,13-16
"El que no acepte el reino de Dios como un niño, no entrará en él".  La infancia espiritual, la confianza filial en Dios y la aceptación del Reino de Dios van juntas.

Oración universal:

Con el auxilio de María, cooperadora en la obra de la redención, invoquemos con confianza a Dios.

-Para que logremos vivir nuestra fe con la confianza y amor de un niño, roguemos al Señor.

-Para nunca olvidemos orar y recordar a nuestros enfermos, roguemos al Señor.

-Por todos los que sirven a los enfermos, para que no desfallezcan en su servicio, roguemos al Señor.

-Por quienes se encargan de propagar la devoción a María, para que obtengan abundantes frutos, roguemos al Señor.

 

En esta fiesta de María Auxiliadora, te pedimos Señor, que nos ayudes también a nosotros a ser cooperadores humildes de tu obra de redención.  Por Cristo nuestro Señor.

Misioneros Redentoristas: www.scalando.com

Publicado por monicion el 18 de Mayo, 2008, 16:42 Comentarios 53 | Comentar | Referencias (0)

Monciones VI semana de Pascua

Moniciones para la Misa

VI Semana de Pascua

1 de Mayo de 2008                                                                


Santoral: San José Obrero

Esta fiesta fue instituida por Pío XII el 1 de mayo de 1955, para que -como dijo el mismo Pío XII a los obreros reunidos aquel día en la Plaza de San Pedro - "el humilde obrero de Nazaret, además de encarnar delante de Dios y de la Iglesia la dignidad del obrero manual, sea también el próvido guardián de vosotros y de vuestras familias".

Lecturas de la liturgia

  • Primera Lectura: Hechos 18,1-8
    "Se quedó a trabajar en su casa. Todos los sábados discutía en la sinagoga"  El apóstol San Pablo da testimonio de su conversión al proclamar ante todos que Jesús es el Mesías.

  • Salmo Responsorial: 97
    "El Señor revela a las naciones su victoria"

  • Evangelio: Juan 16,16-20
    "Estaréis tristes, pero vuestra tristeza se convertirá en alegría"   El Señor Jesús prepara a sus apóstoles para su partida.  Su vuelta al Padre sería la acción necesaria para completar la obra de salvación.  También nosotros añoramos un día volver al Padre.

Oración Universal:

Oremos, hermanos y hermanas, por nuestras necesidades y las de la Iglesia universal, en este día de San José Obrero.

-Por el Santo Padre, Benedicto XVI, por su salud y sus intenciones, roguemos al Señor.

-Por todos los enfermos, para que sientan el alivio que necesitan, roguemos al Señor.

-Por los que sufren, por los moribundos, por los prisioneros, roguemos al Señor

-Por todos los obreros del mundo en esta memoria de San José Obrero, para que puedan imitar las virtudes del carpintero de Nazaret, roguemos al Señor.

-Por todos los obreros del mundo, todos los que luchan por vivir, roguemos al Señor.

Padre Bueno, te pedimos que acojas con bondad las súplicas que hoy te presentamos, por Cristo, Nuestro Señor.

2 de Mayo de 2008                                                                                        

Santoral: San Atanasio

San Atanasio fue desterrado cinco veces por defender la religión. Nació en Alejandría, Egipto, hacia el año 297. Con grandes cualidades para la oratoria y una brillante inteligencia, se dedicó a prepararse para el sacerdocio, y siendo diácono fue escogido como secretario de Alejandro, arzobispo de Alejandría. A los 23 años escribió su primer libro acerca de la Encarnación de Jesucristo.

Lecturas de la liturgia

Primera Lectura: Hechos 18,9-18
"No temas, sigue hablando y no te calles, que yo estoy contigo”   El Señor Jesús anima a Pablo para que siga dando testimonio mediante la predicación de la palabra.  Pablo no estará solo, pues Jesús le promete su presencia.

  • Salmo Responsorial: 46
    "Dios es el rey del mundo"

Evangelio: Juan 16,20-23a
"Nadie os quitará vuestra alegría"

Es normal que en una despedida de un amigo, los sentimientos embarguen nuestro corazón.  También Jesús siente el golpe de la separación.  Pero consuela a sus discípulos exhortándolos a mantenerse firmes en la fe.

Oración Universal:

Invoquemos la presencia del Señor para pedirle por nuestras necesidades.

-Por todos los obispos del mundo que, como San Atanasio, están llamados a enseñar y defender la fe, roguemos al Señor.

-Por todos los líderes de nuestro pueblo, para que puedan iniciar medidas de justicia y derecho para todos los ciudadanos, roguemos al Señor.

-Por todas las personas que se han encomendado a nuestras oraciones, roguemos al Señor.

-Por la Iglesia Universal, extendida por toda la tierra, para que sea proclamadora de la buena nueva de Jesús, roguemos al Señor.

-Por todos los aquí presentes, y por todos los que no pueden estar con nosotros debido a enfermedad, roguemos al Señor.

Por intercesión de San Atanasio, concédenos Señor, poder dar testimonio firme y claro de nuestra fe.  Por Jesucristo Nuestro Señor.

 

3 de Mayo de 2008                                                    

 

Santoral: San Felipe y Santiago Apóstoles

Lecturas de la liturgia

San Felipe y Santiago fueron discípulos de Jesús, que ejercieron un papel fundamental en la consolidación de la iglesia primitiva.  Cada uno de ellos, según los designios de Dios,

Daría testimonio de Jesús como conocido y familiar.

Primera Lectura: I Corintios 15,1-8
Según este relato, San Felipe tuvo la dicha de ver a Cristo Resucitado, convirtiéndolo así en testigo fiel del Señor.

Salmo Responsorial: 18
"A toda la tierra alcanza su pregón"

Evangelio: Juan 14,6-14
“Felipe, hace tanto tiempo que estoy con vosotros, ¿y no me conoces?"   En este relato del evangelio Jesús aclara su relación estrecha con el Padre, como una presencia mutua y profunda de amor.

Oración Universal:

En esta fiesta de los apóstoles Felipe y Santiago, invoquemos la ayuda del Señor.

-Por todos los cristianos, para que convencidos del triunfo de Cristo, puedan imitar a Felipe y Santiago en su entrega a Dios hasta la muerte, roguemos al Señor.

-Por todos los misioneros que, como Felipe y Santiago, entregan su vida diariamente para dar a conocer al Señor, roguemos al Señor.

-Por la Iglesia universal, para que donde quiera que se predique el evangelio, pueda sembrar semillas de esperanza entre los pueblos, roguemos al Señor.

-Por la paz mundial y la paz en nuestro pueblo, roguemos al Señor

-Por todas las personas abandonadas, los prisioneros, los enfermos y los moribundos, roguemos al Señor.

Padre de eterna misericordia, comparecemos ante tu trono de bondad para presentarte nuestras necesidades. Danos las gracias que necesitamos para cumplir con nuestro deber.  Por Cristo, nuestro Señor.

¿Quieres ser misionero redentorista? Busca información. www.scalando.com

Publicado por monicion el 1 de Mayo, 2008, 23:19 Comentarios 115 | Comentar | Referencias (0)

 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com