Moniciones para la Misa
Para participar activa y concientemente en la Eucaristía

¡Bienvenido a mi blog!

Inicio

Mi Perfil

Calendario
<<   Diciembre 2007  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       
Apúntate
Suscríbete al blog

Categorías
General (66) Sindicar categoría
Homilías (5) Sindicar categoría
Moniciones (101) Sindicar categoría
Reflexiones (5) Sindicar categoría
Archivo
Mayo 2008 (3)
Abril 2008 (1)
Febrero 2008 (1)
Enero 2008 (7)
Diciembre 2007 (8)
Noviembre 2007 (8)
Octubre 2007 (21)
Septiembre 2007 (11)
Agosto 2007 (18)
Julio 2007 (3)
Junio 2007 (6)
Mayo 2007 (5)
Abril 2007 (5)
Marzo 2007 (7)
Febrero 2007 (3)
Enero 2007 (9)
Diciembre 2006 (17)
Noviembre 2006 (8)
Octubre 2006 (16)
Septiembre 2006 (11)
Agosto 2006 (9)
Sindicación
Artículos
Comentarios
Enlaces
eGrupos
ZoomBlog
 

Diciembre del 2007


Moniciones Octava Semana de Navidad Ciclo A

Moniciones para la Misa

 

Autor: Máximo de los Santos Otaño, C.Ss.R.    Fuente: www.scalando.com

 

Lunes 31 de diciembre del 2007

Monición de entrada

Mientras continuamos celebrando con alegría la encarnación del Dios de la vida  que ha salido a nuestro encuentro, es tiempo de reflexionar sobre nuestro que hacer en la sociedad y, en ese sentido, cuestionarnos en cuanto a la forma que incidimos en los demás. Es tiempo de hacer posible un mundo de paz,  donde todos le tengamos a El como tesoro buscado y encontrado.   

Monición a la primera lectura 1 Juan, 1, 2, 18-21.

En esta primera lectura Juan muestra que lo que anuncia es fruto de lo que ha oído, visto y contemplado. Su testimonio y anuncio es que la vida eterna que estaba junto al padre se nos ha manifestado. 

Salmo del salmo 95.    

Monición al Evangelio Juan 1, 1-18.

El prólogo de Juan contiene la base de las verdades de nuestras celebraciones. Al principio el prólogo nos sugiere que nos hayamos ante una nueva creación. La intimidad entre la Palabra y Dios dará paso en el evangelio a la intimidad entre Jesús y el Padre, y a la intimidad entre Jesús y los suyos. El evangelista va concatenando palabras e ideas con repeticiones, para revelar cómo el amor y la providencia de Dios han discurrido a través de los siglos hasta manifestarse plenamente en Jesús. La vida era la luz y Jesús será luz de vida.    

Oración Universal

Por la santa Iglesia de Dios: Para que en su interior y en las relaciones con el mundo dé la imagen de una verdadera familia que sabe amar, perdonar, valorizar a cada persona. Roguemos al Señor.

Por la familia, Iglesia domestica: Para que inspire a los cercanos y a los que están lejos esa confianza en la Providencia que ayuda a acoger y a promover el don de la vida. Roguemos al Señor.

Por los padres y los hijos: Para que, a través de una comprensión profunda y un dialogo recíproco, sepan construir una autentica comunidad que crezca en la fe y en el amor. Roguemos al Señor.

Por los enamorados: Para que, en la realidad única e irrepetible de su amor, sientan la presencia de Dios Padre, que ha hecho que se encuentren y que los guiará siempre, en todo momento de sus vidas. Roguemos al Señor.

Por las nuevas familias: Para que puedan disponer de una casa acogedora en la que no falte la salud, la serenidad y la capacidad de difundir el mensaje de esperanza y de paz de Cristo. Roguemos al Señor.  

 

 

Autor: Domingo Vásquez Morales, C.Ss.R. 

 

Monición de entrada:

 

 

!Feliz Año Nuevo! Hermanos en Cristo y María.

Hoy la Iglesia nos presenta a la Madre de Dios en esta fiesta que desde el siglo quinto, fue la primera fiesta mariana de la Iglesia.  Por su SI a la voluntad de Dios, María dio a luz a la fuente de la gracia, a la salvación del mundo.  Por eso ella es Madre de Dios y Madre de la Iglesia.  Ella es símbolo de la comunidad cristiana, en donde los creyentes, encontramos a Cristo.

 

Primera Lectura: Números 6, 22-27 (Fórmula de bendición sobre el pueblo israelita)

 

La presencia de Dios en el Antiguo Testamento, fue asociada a su Nombre invocada en bendición.  Estamos bendecidos con la presencia de este Dios en nosotros.  Aarón nos presenta esta bendición en esta lectura.

 

Salmo Responsorial: 66

 

Segunda Lectura: Gálatas 4, 4-7 (Dios envió a su Hijo, nacido de una mujer)

 

Dios Padre envió a su Hijo para que podamos ser  sus hijos.  Cristo nació de María para liberarnos y salvarnos. En esta corta lectura Pablo nos habla sobre María.

 

Tercera Lectura: Lucas 2, 16-21 (A los ocho días le pusieron el nombre)  

María guardaba en su corazón todas las cosas del nacimiento de su Hijo.  Ella le puso por nombre Jesús, nombre en el que somos todos salvados.

 

Oración Universal

A cada plegaria respondan, por favor: “Que tu Santa Madre, Señor, interceda por nosotros”

  1. Por el Papa N., por nuestro obispo N., por todos los pastores de la Iglesia: para que sean incansables mensajeros de la verdad y testigos de la paz, al servicio del pueblo de Dios.  Roguemos al Señor.

  2. Por todos los que tienen particulares responsabilidades políticas, educativas y sociales: para que sepan proyectar y construir la verdadera paz, que nunca se desanima, que cura las heridas y que protege y promueve la vida.  Roguemos al Señor.

  3. Por las familias: para que realicen dentro de sí el modelo de humanidad reconciliada en el amor e irradien en su entorno el evangelio de la paz.  Roguemos al Señor.

  4. Por las víctimas de la violencia, por los perseguidos, los marginados, los oprimidos: para que se les reconozcan sus derechos de hombres libres y se respete en ellos la imagen del Hijo de Dios, hecho hombre por nosotros.  Roguemos al Señor.

  5. Por todos nosotros: para que sepamos experimentar la paz en la casa, en la escuela, en el trabajo y en todos los campos de la convivencia humana.  Roguemos al Señor.

Exhortación Final

(Tomado de B. Caballero: La Palabra cada Domingo, San Pablo, España, 1993, p. 42)

 ¿Cómo podremos, Señor Jesús, bendecirte como tú te mereces,

por Santa María la Virgen madre bendita y madre nuestra,

y proclamarla también dichosa a ella por generaciones sin fin,

sino con el piropo evangélico de aquella mujer del pueblo:

Bendito el vientre que te llevó y los pechos que te criaron?

En verdad, su gloria ennoblece a todo el género humano.  

Tú que nos diste a María como modelo de mujer creyente,

como ejemplo de discípula tuya, como madre de la Iglesia

y como imagen esplendorosa de la misma en su plenitud final,

concédenos caminar como ella en la fe y en tu seguimiento,

respondiendo fielmente al sí de las promesas cumplidas. Amén.

 

 

Formato para imprimir

 

Preguntas, comentarios y agradecimiento a: Domingo Vásquez Morales, C.Ss.R.

Todo el material de esta publicación está libre de restricciones de derechos de autor y puede copiarse, reproducirse o duplicarse sin permiso alguno.  Sólo tiene que hacer una oración por las vocaciones redentoristas del Caribe.

 

Especial de Navidad:  http://www.scalando.com/Liturgia/navidad.htm

Cadena de oración: http://www.scalando.com/orando.htm

Oración de discernimiento: http://www.scalando.com/elecciones/oracion_de_discernimiento_2006.htm

Homilía para hoy

Nos llega desde Colombia... Para crecer humanamente...  Con una variedad de temas, mensajes, entrevistas, música, todo en una sola revista, llamada: NOTAS HUMANAS Y DIVINAS.  Entre aquí.

Grupos de interés: http://www.egrupos.net/grupo/scalando; http://www.egrupos.net/grupo/moniciones; http://blogs.vivito.net/blog/scalando463

www.scalando.com ***** www.casacristo.com ***** www.cssr.com

 

 

Miércoles 02 de enero del 2008

Basilio Magno y Gregorio de Nacianzo, obispos y doctores de la iglesia. 

Monición de entrada

Nuestra iglesia nos propone hacer memoria de los santos Basilio Magno y Gregorio de Nacianzo, obispos y doctores de la iglesia. San Basilio nació en Cesarea de capadocia el año 330, brilló por su cultura y por sus virtudes; comenzó a vivir una vida eremítica, pero el año 370 fue nombrado obispo de su ciudad. Combatió el arrianismo; escribió muchas e importantes obras y, principalmente, reglas monásticas, por las que se rigen aún muchos monjes orientales. Murió el día 1 de enero del año 379.

San Gregorio nació cerca de Nacianzo el mismo año 330 y viajó mucho por razón de sus estudios. Primero imitó a su Basilio en la vida solitaria, pero luego fue ordenado presbítero y obispo. El año 381 fue elegido obispo de Constantinopla; sin embargo, a causa de los diversos bandos que dividían a su Iglesia se retiró a Nacianzo, donde murió. Por su doctrina y elocuencia, mereció el apelativo de “el teólogo”.

Monición a la primera lectura 1 Juan 2, 22-28.

Este texto nos presenta  a Juan dialogando con los que niegan que Jesús es el Cristo. A estos les llama mentirosos; anticristos que niegan al Padre y al Hijo. Mientras que por otra parte  invita a la comunidad que le escribe les invita a permanecer fieles a lo que oyeron desde el principio.

Salmo del salmo 97, 1-4: Los confines de la tierra han contemplado la victoria de nuestro Dios.  

Monición al Evangelio Juan 1, 19-28.

El texto del evangelio de hoy presenta a Juan dando testimonio de quien es él, auto-reconociéndose como la voz que grita en el desierto, y por otra parte anuncia la venida del que viene detrás de él, la llegada del Mesías. 

Oración Universal

 A las peticiones responderemos: Renueva Nuestras familias, Señor.

Por la santa Iglesia de Dios: para que sus hijos vivan siempre unidos en el amor. Roguemos al Señor.    

Por todas las naciones del mundo: para que aumenten los lazos de fraternidad universal. Roguemos al Señor. 

Por las familias que tienen problemas: para que superen las dificultades unidos en el amor. Roguemos al Señor. 

Por las relaciones entre padres e hijos: para que estén penetradas por la comprensión, la generosidad y el respeto mutuo. Roguemos al Señor.

Por los niños que no tienen padres: para que no les falten personas que les ayuden y amen. Roguemos al Señor. 

Por los ancianos: para que en los últimos años de su vida no les falte el cariño familiar. Roguemos al Señor.

Por todas nuestras familias: para que vivan cimentadas en el amor y en la paz de Cristo.  Roguemos al Señor. 

 

Jueves 03 de enero del 2008

Monición de entrada   

Continuamos cantando al Señor un cántico nuevo por todo lo que ha hecho y por hacerse uno de nosotros. Es tiempo de continuar contemplando su grandeza, y de amar como Él nos ama.     

Monición a la primera lectura 1 Juan 2, 29-3, 6.

Juan nos invita a reconocer que al Dios que seguimos es justo y que, por tanto, quien practica la justicia esta obrando como hijo suyo. Precisamente en reconocernos hijos de Dios está la inmensidad del amor que el padre ha mostrado por nosotros: El se manifestó para quitar los pecados.

Salmo del salmo 97, 1-6: Los confines de la tierra han contemplado la victoria de nuestro Dios.  

Monición al Evangelio Juan 1, 29-34.

El evangelio de hoy es la continuación del tema de ayer referente a Juan el Bautista que al ver acercarse a Jesús le reconoce como el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo del que ya había hablado. Lo central del texto está en el hecho de que Juan atestigua que Jesús es el Hijo de Dios.      

Oración Universal

Por la Iglesia extendida por toda la tierra: para que viva unida en el amor y la paz para bien de la comunidad humana. Roguemos al Señor.

Por la grande familia humana: para que se transforme en su corazón y todos se sientan miembros de una sola familia. Roguemos al Señor.

Por aquellos hogares donde falte el pan de cada día, el trabajo y la felicidad: para que la fortaleza del Espíritu los anime y encuentren acogida en nuestra sociedad. Roguemos al Señor.

Por los matrimonios desunidos: para que, por la comprensión y la oración, lleguen a recuperar el amor y unión perdidos. Roguemos al Señor.

Por las relaciones de los padres con sus hijos y de los esposos entre sí: para que estén penetradas por un auténtico amor y respeto. Roguemos al Señor.

Por nosotros y cada una de nuestras familias: para que vivamos siempre en la paz y unidad, a ejemplo de la familia de Nazaret. Roguemos al Señor.        

 

Viernes 04 de enero del 2008

Monición de entrada

Todos hemos sido testigos de la encarnación de Dios que ha salido a nuestro encuentro, para regir nuestros pueblos con justicia y rectitud. Es importante que cada uno de nosotros, como cristianos,  participemos en actividades que ayuden a liberar a otros, pero antes, es bueno que nos liberemos de todo aquello que no nos permite estar en comunión con los demás para responder a nuestra llamada, hecha desde la creación, a ser felices. 

Monición a la primera lectura 1 Juan 3, 7-10.

El cristiano que va avanzado en su vida espiritual llega a un nivel en el que el pecado no entra en sus cálculos ni en su vida. Se siente tan llamado a ser santo y a estar en comunión con Dios que hasta el pecado más pequeño es visto como un gran obstáculo. Así lo veían los grandes santos, para quienes el pecado más mínimo era visto escrupulosamente. El cristiano conforme va madurando en su fe llega a la certeza que el amor es lo único que cuenta.

Salmo del salmo 97, 1. 7-9: Los confines de la tierra han contemplado la victoria de nuestro Dios.  

Monición al Evangelio Juan 1, 35-42.

Es imposible conocer a Dios y no amarlo, amarlo y no seguirlo. Es lo que ocurre con los discípulos del texto de hoy, al escuchar hablara Juan de Jesús como el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo deciden seguirlo. Estos dos discípulos son Andrea, hermano de Simón Pedro y Simón, quien después del encuentro con Jesús se llamará Cefas, que se traduce Pedro.

Oración Universal

Por la santa Iglesia de Dios: para que, llena de gozo, celebre la presencia de Dios en medio de los hombres. Oremos al Señor.

Por los hombres de todas las religiones: para que lleguen a conocer a Cristo y encuentren en él la plenitud de aquella verdad que desean. Oremos al Señor.

Por los que en estos días de Navidad están lejos de sus hogares: para que sientan el consuelo de saberse hijos de la gran familia de Dios. Oremos al Señor.

Por los que estamos aquí reunidos: para que, al celebrar el nacimiento de Cristo, renazcamos a una vida nueva de justicia y santidad. Oremos al Señor. 

 

Sábado 05 de enero del 2008

Monición de entrada

Los temas esenciales en las dos lecturas de hoy la importancia de que nos amemos unos a otros y el seguimiento a Jesús. Es tiempo de aclamar al señor desde el amor y servirle con alegría desde el seguimiento y la misión.   

Monición a la primera lectura 1 Juan 3, 11-21.

Esta primera lectura enfatiza, fundamentalmente, como es característica de las cartas del apóstol Juan la importancia del amor y de la verdad. No es para menos si nos detenemos a pensar que Juan conoció a Jesús, y se apasionó con el proyecto de salvación propuesto por el Maestro. Como dice el apóstol: “hemos conocido el amor en que él dio su vida por nosotros”.

Salmo 99, 2-5: Aclama al Señor tierra entera.

Monición al Evangelio Juan 1, 43-51.

Continúa el evangelio del apóstol Juan enfatizando en la invitación de Jesús a personas concretas para que le sigan. Hoy le toca a Felipe, perteneciente a la misma ciudad de los hermanos Andrés y Pedro. También esta la cuestionante de Natanael y su posterior reconocimiento a Jesús como el Maestro, el Hijo de Dios.  

Oración Universal

Para que el Señor que ha querido que su Hijo compartiera la vida de familia en el hogar de José y de María, conserve en paz a todas las familias cristianas. Oremos al Señor.

Para que todos los hombres, de un confín al otro de la tierra, contemplen la salvación que Cristo nos ha aportado. Oremos al Señor.

Para que el Señor dé fortaleza a los débiles, fuerza a los que están tentados y protección a los que se encuentran en peligro. Oremos al Señor.

Para que todos nosotros podamos un día participar de la vida eterna de Cristo, que ha querido compartir nuestra vida temporal. Oremos al Señor.

 

Preguntas, comentarios y agradecimiento a: Máximo de los Santos Otaño: domax28cssr@yahoo.es

Cadena de oración: http://www.scalando.com/orando.htm

Te presentamos un libro: Teología de la Redención

Centro de Espiritualidad Redentorista: http://nuestraespiritualidad.wordpress.com

Moniciones para la Misa diaria: http://www.scalando.com/moniciones/diarias/C/index.htm

Libro: Teología de la Redención: http://www.scalando.com/Moralia/redencion/index.htm

Moniciones para la Misa diaria: http://www.scalando.com/moniciones/diarias/index.htm  con la firme determinación de que te guste este servicio, el cual entregamos en tu computadora

Homilía para hoy

Grupos de interés: http://www.egrupos.net/grupo/scalando; http://www.egrupos.net/grupo/moniciones; http://blogs.vivito.net/blog/scalando463

     www.scalando.com www.casacristo.com

Publicado por monicion el 31 de Diciembre, 2007, 14:10 Comentarios 58 | Comentar | Referencias (0)

Sabado de la III Semana de Adviento Ciclo A

Sábado 22 de diciembre del 2007

Monición de entrada

Las lecturas de hoy tienen en común la manifestación que sale del corazón de Ana y María, dos mujeres, que se sienten agradecidas ante el gesto amoroso de Dios hacia ellas. Estas mujeres expresan con palabras y hechos su valentía, su acción de gracias.    

Monición a la primera lectura 1 Samuel 1, 24-28.

Esta primera lectura nos muestra a una mujer llamada Ana, la cual deseaba tener un hijo. Ana, con lágrimas en los ojos, le pedía a Dios que la escuchara y el Señor le concedió su deseo, este niño se llamó Samuel y su madre en gratitud lo llevó al profeta Elí para que lo educara al servicio del Señor.   

Salmo 1 Samuel 2, 1-8: Mi corazón se regocija por el Señor, mi salvador.  

Monición al Evangelio Lucas 1, 46-56

El texto del evangelio de hoy presenta a María como una mujer que tu tuvo un encuentro personal Con el Señor, ante dicho encuentro eleva un canto de oración y alabanza de acción de gracias a Dios. Este canto exalta la figura de los pobres como personas en las que se fija Dios para obrar.

Oración Universal

Responder a las peticiones: Venga a nosotros tu reino, Señor.

Por la santa Iglesia: para que, a ejemplo de María, sepa acoger con docilidad y amor toda palabra de Dios. Roguemos al Señor.

Por los hombres llamados a gobernar los pueblos: para que sepan llevar a cumplimiento las expectativas de justicia y de paz que están en el corazón de todos. Roguemos al Señor.

Por las mujeres de nuestro tiempo: para que, mirando a María, que llevó en su seno al Hijo de Dios, descubran la grandeza de su misión de madres y guardianes de la vida en la Iglesia y en la sociedad. Roguemos al Señor.

Por nuestra asamblea: para que cada uno de nosotros, bajo la guía de María, crezca en la fe y en el deseo de ir al encuentro del Señor, intensificando la oración y el empeño de las buenas obras. Roguemos al Señor.    

 

Preguntas, comentarios y agradecimiento a: Máximo de los Santos Otaño: domax28cssr@yahoo.es

Cadena de oración: http://www.scalando.com/orando.htm

Te presentamos un libro: Teología de la Redención

Centro de Espiritualidad Redentorista: http://nuestraespiritualidad.wordpress.com

Moniciones para la Misa diaria: http://www.scalando.com/moniciones/diarias/C/index.htm

Libro: Teología de la Redención: http://www.scalando.com/Moralia/redencion/index.htm

Moniciones para la Misa diaria: http://www.scalando.com/moniciones/diarias/index.htm  con la firme determinación de que te guste este servicio, el cual entregamos en tu computadora

Homilía para hoy

Grupos de interés: http://www.egrupos.net/grupo/scalando; http://www.egrupos.net/grupo/moniciones; http://blogs.vivito.net/blog/scalando463

www.scalando.com www.casacristo.com

Publicado por monicion el 21 de Diciembre, 2007, 16:24 Comentarios 50 | Comentar | Referencias (0)

Jueves de la III Semana de Adviento Ciclo A

Jueves 20 de diciembre del 2007

Monición de entrada

Mientras continuamos disfrutando de las posadas que se hacen en nuestra Iglesia y de las misas de aguinaldo, las lecturas nos van acercando al acontecimiento esperado. Las lecturas de hoy nos hablan del embarazo de la virgen.   

Monición a la primera lectura Isaías 7, 10-14.

En esta primera lectura el Señor habla a Acaz para que le pida una señal pero Acaz siente miedo de tentarlo y no pide la señal. Ante la negatividad de Acaz el Señor, por su cuenta, da una señal, comunica que la virgen está en cinta, y da a luz un hijo, al que le pondrá por nombre Emmanuel, que significa “Dios-con-nosotros”.     

Salmo  23, 1-6: Va a entrar el Señor, Él es el rey de la gloria.

Monición al Evangelio Lucas 1, 26-38.

Lucas narra en el texto de hoy el anuncio del ángel Gabriel a María sobre la concesión en su vientre de un niño al que pondrá por nombre Jesús. Es importante resaltar en este texto la disponibilidad de María para que se haga posible en ella el anuncio del ángel.  

Oración Universal

Responder a las peticiones: Muéstranos, Señor, tu misericordia.

Por la Iglesia: para que aguarde con una vida evangélica la manifestación gloriosa de Jesucristo. Roguemos al Señor.

Por los gobernantes de las naciones: para que trabajen en bien de las personas, especialmente de los más indefensos y necesitados. Roguemos al Señor.

Por los pobres, por los enfermos y por cuantos sufren en el alma y en el cuerpo: para que en la venida de Cristo Jesús y en nuestra solidaridad hallen el consuelo y la fortaleza que necesitan. Roguemos al Señor.

Por los que estamos aquí reunidos: para que, por la vigilancia, la oración y el amor fraterno, nos preparemos a celebrar dignamente el misterio de la venida de Cristo. Roguemos al Señor.

 

Preguntas, comentarios y agradecimiento a: Máximo de los Santos Otaño: domax28cssr@yahoo.es

Cadena de oración: http://www.scalando.com/orando.htm

Te presentamos un libro: Teología de la Redención

Centro de Espiritualidad Redentorista: http://nuestraespiritualidad.wordpress.com

Moniciones para la Misa diaria: http://www.scalando.com/moniciones/diarias/C/index.htm

Libro: Teología de la Redención: http://www.scalando.com/Moralia/redencion/index.htm

Moniciones para la Misa diaria: http://www.scalando.com/moniciones/diarias/index.htm  con la firme determinación de que te guste este servicio, el cual entregamos en tu computadora

Homilía para hoy

Grupos de interés: http://www.egrupos.net/grupo/scalando; http://www.egrupos.net/grupo/moniciones; http://blogs.vivito.net/blog/scalando463

www.scalando.com www.casacristo.com

Publicado por monicion el 19 de Diciembre, 2007, 23:16 Comentarios 64 | Comentar | Referencias (0)

Martes y Miercoles de la III Semana de Adviento Ciclo A

Moniciones para la Misa

 

Autor: Máximo de los Santos Otaño, C.Ss.R.    Fuente: www.scalando.com

 

Martes 18 de diciembre del 2007

Monición de entrada

El final de los tiempos del que nos habla la Biblia está ligado íntimamente a la transformación del mundo de injusticias a uno de justicia, a la transformación del mundo de la guerra a uno de paz. Los salmos de estos días nos ponen en sintonía con ese nuevo mundo que todos ansiamos. Y que soñamos con la esperanza de verlo hacerse realidad. 

Monición a la primera lectura Jeremías 23, 5-8.

El pueblo de Israel siempre soñó con  la llegada del tiempo de la justicia. La lectura de hoy nos habla de un vástago que legítimo, el cual llegará como rey prudente, haciendo justicia y derecho en la tierra.   

Del Salmo 71, 1-2.12-13.18-19: Que en sus días florezca la justicia, y la paz abunde eternamente.   

Monición al Evangelio Mateo 1, 18-24.

Mateo, el evangelista, narra todo el proceso que se da antes del nacimiento de Jesús. María, su madre, estaba desposada con José y, antes de vivir juntos, esperaba un hijo por obra del Espíritu Santo. En esa misma línea se nos presenta a José como el hombre justo y prudente, quien obedece el mandato del ángel del Señor, y se lleva a su casa a María como mujer. La criatura de María viene del Espíritu Santo, le pondrán por nombre Emmanuel, que significa Dios con nosotros.

Oración Universal

Por la Iglesia universal: para que, viviendo la palabra de Dios y los sacramentos, se prepare a recibir dignamente la salvación. Roguemos al Señor.

Por los pastores de la Iglesia: para que Dios guíe sus pasos y les guíe sus pasos y les dé un corazón generoso y servicial. Roguemos al Señor.

Por los que sufren en el alma o en el cuerpo, para que la esperanza en el retorno del Señor les mantenga confiados y responsables. Roguemos al Señor.

Por todos cuantos celebramos esta Eucaristía: para que, con la ayuda divina, seamos fieles a la tarea de la conversión y nos dispongamos convenientemente a la venida de Jesucristo. Roguemos al Señor. 

 

Miércoles 19 de diciembre del 2007

Monición de entrada

Las dos lecturas de hoy tienen varios elementos en comunes, coinciden al presentarnos a dos mujeres, ninguna había podido tener hijo, ambas deseaban tener un hijo y no se les había hecho posible, ambas quedan embarazadas y da a luz a un hijo, la primera le pondrá Sansón como nombre y la segunda Juan.

Monición a la primera lectura Jueces, 13,2-7.24-25a.

El episodio del anuncio del nacimiento de Sansón que vemos hoy en esta lectura se ajusta  al género literario clásico de las anunciaciones bíblicas para celebrar el origen de los grandes personajes de la historia. El modelo tiene las características esenciales siguientes, que siempre se repiten: la elección divina recae en personas humildes de corazón, como en el caso de de la esterilidad de la madre de Sansón y la edad avanzada del padre; las condiciones requeridas al elegido por parte de Dios son la plena colaboración con él en la gozosa sencillez y la total fidelidad a su proyecto amoroso.      

Salmo del salmo 70, 6.16-17: Que mi boca esté llena de tu alabanza y cante tu gloria. 

Monición al Evangelio Lucas 1, 5-25.

El anuncio del nacimiento de Juan Bautista que nos ofrece Lucas es rico en detalles significativos a nivel teológico, y aparecen múltiples contactos con escenas similares del Antiguo Testamento, donde se narra el nacimiento de personajes que ocupan  un puesto importante en el designio del Señor: aparición del ángel del Señor, turbación y temor de la persona visitada; comunicación del mensaje celeste y signo de reconocimiento.   

Oración Universal

Para que visite su santa Iglesia, le conceda la unidad y la libertad, y la gobierne con su asistencia. Roguemos al Señor.

Para que, bajo la protección divina, nuestros tiempos sean tranquilos y nuestra vida feliz. Roguemos al Señor.

Para que no falte a nadie libertad, escuela, hogar y el pan de cada día. Roguemos al Señor.

Para que cuantos recordamos, con piedad, su primera venida, merezcamos llegar, con sentimientos de fiesta, a su gloriosa aparición al fin de los tiempos. Roguemos al Señor. 

 

Preguntas, comentarios y agradecimiento a: Máximo de los Santos Otaño: domax28cssr@yahoo.es

Cadena de oración: http://www.scalando.com/orando.htm

Te presentamos un libro: Teología de la Redención

Centro de Espiritualidad Redentorista: http://nuestraespiritualidad.wordpress.com

Moniciones para la Misa diaria: http://www.scalando.com/moniciones/diarias/C/index.htm

Libro: Teología de la Redención: http://www.scalando.com/Moralia/redencion/index.htm

Moniciones para la Misa diaria: http://www.scalando.com/moniciones/diarias/index.htm  con la firme determinación de que te guste este servicio, el cual entregamos en tu computadora

Homilía para hoy

Grupos de interés: http://www.egrupos.net/grupo/scalando; http://www.egrupos.net/grupo/moniciones; http://blogs.vivito.net/blog/scalando463

www.scalando.com www.casacristo.com

Publicado por monicion el 17 de Diciembre, 2007, 21:26 Comentarios 47 | Comentar | Referencias (0)

Lunes de la Tercera Semana de Adviento Ciclo A

Moniciones para la Misa

 

Autor: Máximo de los Santos Otaño, C.Ss.R.    Fuente: www.scalando.com

 

Lunes 17 de diciembre del 2007

Monición de entrada

Todos deseamos que florezca la justicia y la paz abunde por siempre. Es tiempo de paz. La brisa fresca de este tiempo, los bellos amaneceres y preciosos atardeceres nos hace experimentar y pensar que es posible el mundo de justicia y de paz.    

Monición a la primera lectura Génesis 49, 2.8-10.

El texto de génesis nos presenta a Jacob profetizando sobre la venida de aquel para  quien está reservado el cetro de Dios. Por otra parte presenta a Judá como el lugar que será alabado hasta la venida del esperado a través de los tiempos.   

Salmo del salmo 71: que en sus días florezca la justicia, y la paz abunde eternamente.   

Monición al Evangelio Mateo 1, 1-17.

La genealogía nos ayuda a conocer nuestros orígenes. El evangelio de hoy nos presenta la genealogía de Jesús. De esta manera, el nacimiento de Jesús queda vinculado a la historia de un pueblo, Israel; una historia cargada de promesas y esperanzas, pero también de fragilidad y de pecado. La genealogía que nos presenta Mateo, cadena elaborada de una manera hasta artificiosamente, llega a su punto culminante en un hombre concreto, en Jesús, llamado el Mesías.    

Oración Universal

Responder a las peticiones: Ven Señor a salvarnos.

Por la Iglesia de Cristo: para que proclame la Buena Noticia de salvación a todas las personas. Roguemos al Señor.

Por los que viven sin esperanza o en tristeza: para que la venida de Cristo Salvador los llene de fortaleza y alegría. Roguemos al Señor.

Por todos los que sufren por falta de vivienda, de pan, de trabajo: para que encuentren en nosotros la acogida y ayuda que necesitan. Roguemos al Señor.

Por los gobernantes: para que conduzcan a sus pueblos por los caminos de la justicia, la libertad y la paz. Roguemos al Señor.

Por todos los que estamos celebrando esta Eucaristía, para que nos veamos colmados del gozo y de la salvación que Cristo a traernos con su Navidad. Roguemos al Señor. 

 

Preguntas, comentarios y agradecimiento a: Máximo de los Santos Otaño: domax28cssr@yahoo.es

Cadena de oración: http://www.scalando.com/orando.htm

Te presentamos un libro: Teología de la Redención

Centro de Espiritualidad Redentorista: http://nuestraespiritualidad.wordpress.com

Moniciones para la Misa diaria: http://www.scalando.com/moniciones/diarias/C/index.htm

Libro: Teología de la Redención: http://www.scalando.com/Moralia/redencion/index.htm

Moniciones para la Misa diaria: http://www.scalando.com/moniciones/diarias/index.htm  con la firme determinación de que te guste este servicio, el cual entregamos en tu computadora

Homilía para hoy

Grupos de interés: http://www.egrupos.net/grupo/scalando; http://www.egrupos.net/grupo/moniciones; http://blogs.vivito.net/blog/scalando463

www.scalando.com www.casacristo.com

Publicado por monicion el 16 de Diciembre, 2007, 22:27 Comentarios 64 | Comentar | Referencias (0)

Jueves Viernes y Sabado de la II Semana de Adviento Ciclo A

Jueves 13 de diciembre del 2007

Santa Lucía

Monición de entrada

Hoy, mientras continuamos esperando, preparándonos con esperanza para recibir al Mesías, nuestra Iglesia nos propone hacer memoria de una mujer modelo, a santa lucía, mujer fiel.  

Monición a la primera lectura Isaías 41, 13-20.

El texto de Isaías nos invita a no temer, puesto que el nos redime. Es tiempo de ver, de reflexionar y de conocer que el Señor nos ha hecho, que él nos ha creado. Nuestra tarea ha de ser la de vivir para alabarle con nuestras palabras, y adorarle con nuestras acciones.       

Salmo  144, 1.9-13: El Señor es clemente y misericordioso, lento a la cólera y rico en piedad.  

Monición al Evangelio Mateo 11, 11-15.

El texto de Lucas de hoy, bastante corto, nos anuncia que el reino de Dios sufre violencia. No se sabe el sentido de que quiso darle el evangelista a las palabras violencia y violentos, pero todas las posibles interpretaciones deberán moverse en el mismo contexto del discurso de la misión, es decir: el anuncio y la predicación del reinado de Dios es un acontecimiento tan decisivo para el cambio radical del interior de la persona y de las estructuras sociales, que no deja espacio a la neutralidad, sino que emplaza al oyente a tomar una opción definitiva: opción por el reino.    

Oración Universal

Unidos en la fe y en la oración, presentamos nuestras peticiones a Dios, contestando: Ven, Señor; ven, Salvador.

Por nuestra madre la Iglesia: para que, purificada por el fuego del Espíritu, lleve la alegría al mundo. Roguemos al Señor.

Por los que rigen las naciones: para que su justicia renueve el gozo y la esperanza de los que sufren a causa del hambre, del paro, de la pobreza. Roguemos al Señor.  

Por los que lloran en su dolor o en su soledad: para que el Señor les haga sentir su presencia y convierta su tristeza en alegría. Roguemos al Señor.  

Por los hombres de todos los pueblos: para que el respeto de los derechos humanos les procure el gozo de la paz y el bienestar. Roguemos al Señor.  

Por nuestra comunidad: para que la palabra del Señor encuentre en nosotros una respuesta generosa de amor compartido y de justicia. Roguemos al Señor.   

Exhortación final

(Tomada de B. Caballero.  La Palabra cada día, San Pablo, Madrid, España, 1990, 3ra. Edición, p. 16).

Amen.

 

Viernes 14 de diciembre del 2007

San Juan de la Cruz, presbítero y doctor de la Iglesia 

Monición de entrada

Hacemos memoria de san Juan de la Cruz, Doctor de la Iglesia. Juan de la Cruz, a partir del año 1568 fue el primero entre sus hermanos de religión que se dedicó a la reforma de su orden, persuadido por santa Teresa de Ávila; esta reforma le costó innumerables sufrimientos y dificultades. Juan de la Cruz, a pesar de estar encerrado en una especie de cárcel, supo amar, perdonar y buscar la comunión con Dios.  

Monición a la primera lectura Isaías 48, 17-19.

Isaías continúa mostrando a un Dios cercano, a un Dios que enseña por el bien de la humanidad. Lo importante es saber si estamos siguiendo a Dios y lo que él, a través de la naturaleza y de la tradición nos ha enseñado.   

Salmo del salmo 1,1-4.6: El que te sigue, Señor, tendrá la luz de la vida.   

Monición al Evangelio Mateo 11, 16-19.

El evangelio de hoy nos deja saber que en todos los tiempos ha habido personas inconformes, que nada de lo que les presentan les gusta, podría llamárseles los eternos insatisfechos. No actuemos como insatisfechos, Jesús es la razón de nuestra satisfacción. Esto no quiere decir que nos vamos a quedar de brazos cruzados frente  a las injusticias sociales, es importante comprometernos con causas liberadoras, sin acudir a actos violentos. Seremos satisfechos eternos cuando colaboremos en la construcción de un mundo distinto al que tenemos.

Oración Universal

Unidos en un mismo Espíritu, presentemos desde el fondo del corazón nuestras oraciones al Señor.

Para que la Iglesia sea, ante el mundo, signo del amor misericordioso de Dios manifestado en Cristo Jesús. Roguemos al Señor.

Para que los que están lejos de su patria y de sus hogares encuentren seguridad en Cristo Salvador, y en nosotros acogida fraterna. Roguemos al Señor.

Para que los pobres, los enfermos y necesitados hallen en esta Navidad el consuelo y la esperanza que Jesús vino a traernos con su nacimiento. Roguemos al Señor.

Para que todos nosotros llevemos una vida irreprochable de amor y ayuda a los más necesitados, y así estemos dignamente dispuestos a la venida de Jesucristo. Roguemos al Señor.     

Exhortación final

(Tomada de B. Caballero.  La Palabra cada día, San Pablo, Madrid, España, 1990, 3ra. Edición, p. 19)

Amen.

 

Sabado15 de diciembre del 2007

Monición de entrada

Tenemos vida, nuestra tarea ha de ser la de invocar a nuestro pastor supremo, en agradecimiento a su gesto lleno de amor y ternura de salir a nuestro encuentro para protegernos, para salvarnos. 

Monición a la primera lectura Eclesiástico 48, 1-4.9-11.

Esta primera lectura nos habla de un personaje muy interesante, se trata del profeta de Elías. El profeta Elías combatió a la monarquía con todas sus fuerzas. Existe una conexión bien estrecha entre la primera lectura de hoy y el evangelio basada en Elías. Esta primera lectura termina con un mensaje esperanzador: “para reconciliara  padres con hijos”.    

Salmo del salmo 79, 2-3.15-1618-19: Oh Dios, restáuranos, que brille tu rostro y nos salve.

Monición al Evangelio Mateo 17, 10-13.

En el texto del evangelio los discípulos se hacen eco de la creencia popular y preguntan a Jesús sobre Elías. Jesús, en su respuesta, identifica la persona de Elías con la del Bautista, quien cumplió con su tarea de preparar al pueblo.  De la misma manera que a Juan no lo reconocieron, sufrió y lo mataron, así Jesús, el Hijo del Hombre, será malinterpretado y condenado a muerte. La insistencia de Jesús en la pasión rompe la esperanza en un Mesías político y nacionalista. El Hijo del Hombre es, efectivamente, el Mesías, pero un Mesías doliente, en la línea del siervo del Señor.     

Oración Universal

En este tiempo de Adviento, dirijamos, hermanos, nuestra oración a Dios Padre, por intercesión de la Virgen María.

Por la Iglesia: para que, al estilo de los profetas y de María, invoque y anuncie la venida salvadora de Jesús. Roguemos al Señor.

Por los gobernantes y cuantos ejercen algún tipo de poder sobre los pueblos: para que realicen la liberación del hombre en respeto de los valores de la libertad y del progreso. Roguemos al Señor.

Por cuantos vacilan en su fe: para que, por intercesión de María, la Virgen creyente, sean fortalecidos en la práctica coherente de la vida cristiana. Roguemos al Señor.

Por nuestra asamblea: para que el ejemplo y la meditación de Maria nos ayuden en esta navidad a crecer en la fe, en la esperanza y en la caridad. Roguemos al Señor.      

 

 

Preguntas, comentarios y agradecimiento a: Máximo de los Santos Otaño: domax28cssr@yahoo.es

Cadena de oración: http://www.scalando.com/orando.htm

Te presentamos un libro: Teología de la Redención

Centro de Espiritualidad Redentorista: http://nuestraespiritualidad.wordpress.com

Moniciones para la Misa diaria: http://www.scalando.com/moniciones/diarias/C/index.htm

Libro: Teología de la Redención: http://www.scalando.com/Moralia/redencion/index.htm

Moniciones para la Misa diaria: http://www.scalando.com/moniciones/diarias/index.htm  con la firme determinación de que te guste este servicio, el cual entregamos en tu computadora

Homilía para hoy

Grupos de interés: http://www.egrupos.net/grupo/scalando; http://www.egrupos.net/grupo/moniciones; http://blogs.vivito.net/blog/scalando463

www.scalando.com www.casacristo.com   

Publicado por monicion el 12 de Diciembre, 2007, 22:42 Comentarios 48 | Comentar | Referencias (0)

Lunes Martes y Miercoles de la segunda semana del Adviento Ciclo A

Moniciones para la Misa

 

Autor: Máximo de los Santos Otaño, C.Ss.R.    Fuente: www.scalando.com

 

Lunes 10 de diciembre del 2007

Monición de entrada

Dios se encarna, viene a salvarnos de las angustias y las injusticias. Es tiempo de que la paz y la justicia se encuentren. Que acabe pronto el mundo de las desigualdades sociales, de las guerras, del hambre. Que surja el mundo con base firme en el reino de Dios. Reino de vida y verdad. 

Monición a la primera lectura Isaías 35, 1-10.

Es característico del adviento fortalecer en los cristianos la esperanza puesta en Dios que viene a nuestro encuentro para salvarnos. El profeta Isaías continúa animándonos, hoy nos invita a ser fuertes, a no temer, y mirar a Dios que viene a salvarnos. 

Salmo del salmo 84, 9-14: Nuestro Señor viene y nos salvará. 

Monición al Evangelio Mateo 5, 17-26.

El evangelio de hoy nos narra dos acontecimientos muy importantes. Por una parte está el perdón de los pecados, y por la otra, la curación al paralítico. La actitud de Jesús es una muestra de que Dios es rico en piedad y misericordia.

Oración Universal

Por el obispo de Roma y los teólogos que más él admira, para que en este tiempo sepan ellos transmitir la esperanza partiendo de la conversión de sus corazones al Dios cercano, abierto al dialogo, y respetuoso de la dignidad de cada grupo social, de cada pensador. Roguemos al Señor.

Por los gobernantes, para que en este tiempo sepan ellos alimentar la esperanza en el pueblo. Roguemos al Señor.

Por el aumento a la vocación religiosa y sacerdotal de jóvenes con mentalidades abiertas- crítico-constructiva. Roguemos al Señor.       

Exhortación final

(Tomada de B. Caballero.  La Palabra cada día, San Pablo, Madrid, España, 1990, 3ra. Edición).

Gracias, Señor, porque estamos viendo tus maravillas:

tu misericordia y tu fidelidad se encuentran

en nuestro bajo mundo; la justicia y la paz se besan,

mientras la verdad mana de la tierra que tú visitas.

Una aurora de paz despierta la raya de nuestro horizonte.

Todo es presencia y gracia tuya, flores de tu ternura

que brotan en nuestro erial calcinado.  ¡Gracias, Señor!

Queremos reconciliarnos contigo y con los hermanos,

celebrando unidos y alegres la fiesta de tu misericordia.

Y una vez regenerados por tu amor, proponemos demostrar

con nuestra vida que el desierto inhóspito ha florecido. Amén.

 

 

Martes 11 de diciembre del 2007

Monición de entrada

Se acerca la victoria de Dios sobre el mal. Alegrémonos, Dios viene a nuestro encuentro para salvarnos, para liberarnos de las cadenas que nos ha puesto una sociedad que se hace cada vez más consumista, hedonista e individualista.   

Monición a la primera lectura Isaías 40, 1-11.

Una voz clama en el desierto. La esperanza del retorno ha ido tomando forma, va cobrando intensidad. La alegría más grande para los desterrados es saber que Dios mismo está preparando el regreso. Dios invita a consolar a su pueblo. A hablar al corazón de Jerusalén.

Del Salmo 95, 1-3.10-13: Nuestro Dios llega con poder. 

Monición al Evangelio Mateo 18, 12-14.

La parábola del evangelio de hoy subraya el valor único de cada persona y descubre a los cristianos que la fraternidad se construye desde la paternidad de Dios: cuando vamos en busca de la persona extraviada estamos cumpliendo la voluntad del Padre que quiere que todos nos salvemos.  

Oración Universal

Por el papa, los obispos, los sacerdotes, los diáconos, los religiosos y las religiosas, para que sean testigos fieles de la importancia que tiene la fraternidad, la solidaridad entre las personas. Roguemos al señor.

Por los gobernantes, para que fortalezcan la fraternidad en el pueblo. Roguemos al Señor.

Por un aumento a la vocación religiosa y sacerdotal. Roguemos al Señor.

Exhortación final

(Tomada de B. Caballero.  La Palabra cada día, San Pablo, Madrid, España, 1990, 3ra. Edición).

Te bendecimos, Padre nuestro, Dios de la ternura,

porque no te contentas con las noventa y nueve ovejas.

Para ti nadie es despreciable, todos somos importantes.

Tu mayor alegría es amar, perdonar  salar lo perdido.

Reconstruyendo las ruinas amontonadas por el pecado.

Bendito seas, Dios de la alegría compartida en el amor.

Tu mirada compasiva no es paternalismo que humilla,

sino fiel reflejo de tu ser que crea vida y felicidad.

Gracias, Señor, porque tu cariño nos consuela en Cristo,

quien rompió los tabúes del puritanismo que margina.

Ayúdanos a caminar por la senda que nos lleva hasta ti.  Amén.

 

 

Miércoles 12 de diciembre del 2007

Por Domingo Vásquez Morales, C.Ss.R.

Nuestra Señora de Guadalupe: 12 de diciembre

Autor: Domingo Vásquez Morales, C.Ss.R.                      Fuente: www.scalando.com

Monición de Entrada

Hoy celebramos, con especial alegría, la fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe, Reina del pueblo mexicano y patrona de toda América.  Esta fiesta es una de las más estimadas y celebradas por nuestros pueblos de nuestro continente americano.  Esta fiesta está situada a muy pocos días de otra gran celebración mariana: la de la Inmaculada Concepción; también se sitúa en un tiempo “fuerte” del calendario litúrgico: el Adviento.  El Adviento es el tiempo mariano por excelencia, ya que María es el principal modelo de la espera de Cristo.  De pie, por favor para cantar con alegría y júbilo el canto procesional.

Isaías 7, 10-14 (La virgen está en cinta)

Este texto del profeta Isaías nos ofrece tres elementos dignos de tomar en cuenta: 1) la señal, 2) el niño y 3) la joven.  La joven era conocida del rey, seguramente era su esposa de hacía poco; lo que no se puede saber es si ya estaba encinta o lo estaría poco después.  Presten atención.

O bien

Eclesiástico (Sirácides) 24, 23-31 (Regaré mi huerto y empaparé mis jardines)

El texto que vamos a escuchar en breves segundos, como primera lectura es, tomado del libro del Eclesiástico o Sirácides; es parte de un himno en elogio a la Sabiduría.  Escuchen atentos, hermanos, este importante mensaje.

Gálatas 4, 4-7 (Dios envió a su Hijo, nacido de una mujer)

En la lectura que se proclamará a continuación, Pablo, escribiéndoles a los cristianos de Galaxia, hace una condensación del tema de la Encarnación.  Se expresa la condición fraterna del Redentor “nacido de una mujer, nacido bajo la ley”.  Escuchemos atentos, hermanos, la exhortación de san Pablo.

Lucas 1, 39-48 (Visita de María a Isabel)

San Lucas nos presenta el anuncio del ángel Gabriel, donde María después de haber recibido el anuncio y después de haber concebido en su seno al Hijo de Dios, el autor de la vida, ella siente la necesidad de ir en ayuda de su parienta, quien en edad ya avanzada está también embarazada.  Abran muy bien sus oídos, pónganse de pie y entonemos el Aleluya, para la proclamación del Evangelio.

Oración Universal

Después de cada invocación, diremos: “Que tu santa Madre, Señor, interceda por nosotros

  1. Por la Iglesia, nuestra diócesis y nuestra parroquia, para que, como María sea pobre y humilde y ponga toda la esperanza en su Señor.  Oremos.

  2. Por el Papa Benedicto, por nuestro Obispo N. y por nuestro párroco N., para que tengan siempre en su corazón el gozo que viene de Dios y lo sepan transmitir con su espíritu fraterno.  Oremos.

  3. Por nuestras familias, y por todas las familias de nuestra comunidad parroquial y diocesana, para que aprendamos a querernos más y procurar el bien de todos, y nos ayudemos a crecer en la fe y en la esperanza.  Oremos.

  4. Por nuestros jóvenes, para que a ejemplo de María, procuren descubrir cuál es la voluntad de Dios para sus vidas y sepan seguirle en la vida religiosa y sacerdotal.  Oremos.

  5. Por cada uno de nosotros, para que experimentemos siempre la protección de María Nuestra Señora de Guadalupe y sepamos, como ella, ofrecer a Jesucristo al mundo. .  Oremos.

Exhortación final

María, Virgen

Esperanza nuestra,

De Jesús la aurora,

Puerta del cielo.

Madre de los hombres,

estrella del mar,

llévanos a Jesús.

Danos sus promesas.

Eres Virgen Madre:

la llena de Dios,

la esclava del Señor.

Hoy venimos a pedirte:

que seas nuestra protectora

y que acompañes nuestro caminar

Hacia tu Hijo, Jesús,

y hermano nuestro.

Amén.

Formato para imprimir  Preguntas, comentarios y agradecimiento a: Domingo Vásquez Morales, C.Ss.R.

 

Reflexiones para Adviento y Navidad

www.scalando.com www.casacristo.com

Publicado por monicion el 10 de Diciembre, 2007, 15:19 Comentarios 52 | Comentar | Referencias (0)

Primera Semana de Adviento Ciclo A

Moniciones para la Misa

 

Autor: Máximo de los Santos Otaño, C.Ss.R.    Fuente: www.scalando.com

 

Lunes 03 de diciembre del 2007

Monición de entrada

Hoy hacemos memoria de san Francisco Javier, un gran misionero nacido en España el año 1506, quien se unió a san Ignacio. Francisco Javier se dedicó a obras de caridad. Y durante diez años evangelizó  india y el Japón. Que la vida de Francisco Javier nos ilumine para que seamos más caritativos, no solo para dar, sino también para ser cuidadosos y respetuosos con los comentarios que hacemos de nuestros hermanos.

Monición a la primera lectura Isaias 4, 2-6.

La primera lectura de hoy es de estas que nos abruman por su narración. Claro, si nos limitamos a verla desde nuestra realidad actual, sin tomar en cuenta el contexto histórico, como suelen hacerlo algunas iglesias. En realidad el profeta Isaías narra una situación catastrófica, con esto pretende alertar al pueblo de Israel, el cual debe pasar por esta realidad como castigo purificatorio por haber sido infiel.     

Salmo del salmo 121, 1-9: Vamos alegres a la casa del Señor.

Monición al Evangelio Mateo 8, 5-11.

En el trozo del evangelio, correspondiente al día de hoy, se resalta la importancia de la fe para que Jesús actúe. El centurión que tiene un criado en cama, paralítico, nos das muestra de lo que es una verdadera fe. Solo así se hace posible el milagro de Jesús.   

Oración Universal

Por el papa, los obispos, sacerdotes, diáconos, religiosos y religiosas, para con su fe, mostrada en lo que hacen y dicen, ayuden a los feligreses a profundizar su creencia en Jesús. Roguemos al Señor. 

Por los gobernantes, para que se dejen guiar por las señales de los más pobres del pueblo frente a su gabinete. Roguemos al Señor.

Por el aumento en nuestra Iglesia de una fe en Jesús. Roguemos al Señor.  

Exhortación final

(Tomada de B. Caballero.  La Palabra cada día, San Pablo, Madrid, España, 1990, 3ra. Edición, p. 11).

Te bendecimos, Padre nuestro, Dios de la promesa,

Dios de la esperanza, por este tiempo de gracia.

Estábamos hundidos en nuestra pequeñez mezquina

pero hoy levantamos los ojos hacia tu aurora.

Hoy es el día de tu visita, tiempo de tu misericordia.

Gracias, Señor, porque nos invitas a la mesa de tu Reino.

Haz que te respondamos con fe vigilante y amor despierto,

con esperanza gozosa, con disponibilidad plena.

Subiremos con alegría a la casa de nuestro Dios,

Porque tú eres quien da sentido a nuestra vida,

fuerza a nuestra flaqueza  y juventud a nuestros años.

Prepáranos tú mismo para tu gran venida.  Amén.

 

 

Martes 04 de diciembre del 2007

Monición de entrada

La humanidad vive en busca de paz. No habrá paz si no existe la justicia. No existirá justicia mientras haya hambre y los intereses de los países ricos se impongan ante los países pobres. Si queremos paz vivamos en paz con nuestro próximo. Jesús nos ofrece un mundo en paz.   

Monición a la primera lectura Isaías 11, 1-10.

La primera lectura de hoy es un poema, un canto que anuncia al Mesías futuro, el cual estará lleno de espíritu profético, se empeñará en implantar la justicia y la paz con los seres humanos y la naturaleza.

Del Salmo 71: Que en sus días florezca la justicia, y la paz abunde eternamente.

Monición al Evangelio Lucas 10, 21-24.

Las palabras de hoy son una alabanza de Jesús, motivado por el Espíritu Santo. Jesús alaba a su padre porque ha permitido que la gente sencilla le conozca. Solo los humildes y sencillos están capacitados para captar y entender la excepcionalidad de del tiempo mesiánico y de aceptar que en Jesús Dios se está haciendo presente y se está acercando a cada uno. 

Oración Universal

Por los líderes de nuestra Iglesia, para que reconozcan la predilección del mensaje de Dios al pueblo sencillo. Roguemos al Señor. 

Por la conversión a Dios de los gobernantes ateos. Roguemos al Señor. 

Por las vocaciones a la vida religiosa y sacerdotal. Roguemos al Señor.        

Exhortación final

(Tomada de B. Caballero.  La Palabra cada día, San Pablo, Madrid, España, 1990, 3ra. Edición, p. 13).

Bendito seas, Padre, Señor de cielo y tierra,

porque mediante la sabiduría de la fe y del amor

revelas a los sencillos lo que se oculta a los sabios.

La esperanza de tu venida nos va ganando, Señor,

pues tu justicia despunta ya como rosa de invierno,

haciendo posible la utopía mesiánica del profeta.

Señor nosotros queremos preparar tus caminos

siendo instrumentos de tu paz en nuestros ambientes,

para que donde imperan el egoísmo y el desamor

sembremos con Cristo paz, justicia, luz, fe, dignidad,

optimismo, fraternidad y gozo en el Espíritu.  Amén.

 

 

Miércoles 05 de diciembre del 2007

Monición de entrada

Las lecturas de hoy tienen en común el banquete. El Señor lo ofrece gratuita y abundantemente. La imagen del banquete constituye uno de los símbolos fundamentales para expresar la comunión, el dialogo, las fiestas, la victoria.

Monición a la primera lectura Isaías 25, 6-10ª.  

En esta primera lectura el profeta Isaías, habla del banquete. Este banquete será para al final de los tiempos celebrar la victoria de Dios sobre los poderes que esclavizan a las personas, proclamando su realización universal. El lugar de este banquete, abierto a todos los pueblos, es también bastante significativo: se trata de Sion, lugar simbólico de la elección de Israel.     

Salmo del salmo 22, 1-6: Habitaré en la casa del Señor por años sin término.   

Monición al Evangelio Mateo 15, 29-37.

La multiplicación de los panes del evangelio de hoy pone énfasis en la figura del Jesús misericordioso que cura a los enfermos y que da a todos su alimento, signo del banquete mesiánico. El hecho de que, poco antes, el evangelista Mateo nos haya narrado un viaje de Jesús a tierra extranjera nos hace pensar que un gentío le sigue desde lejos y pertenecía al mundo pagano. El pan que Jesús reparte junto a sus discípulos recuerda el banquete en el que hay sitio para todos. El número siete de las cestas de pan sobrante simboliza el tema de la salvación universal que lleva a cavo nuestro redentor.   

Oración Universal

Por el papa, los obispos, los sacerdotes, los diáconos, los religiosos y religiosas, para que continúen promoviendo un mundo en donde todos tengamos acceso a los alimentos, a la salud y a la educación. Roguemos al Señor.

Por los gobernantes de nuestros pueblos, para que utilicen los vienes del estado para hacer posible que todos tengamos acceso a la alimentación, a la salud, a la educación. Roguemos al Señor.

Por un aumento a las vocaciones a la vida sacerdotal, religiosa, diaconal, de matrimonios comprometidos. Roguemos al Señor.    

Exhortación final

(Tomada de B. Caballero.  La Palabra cada día, San Pablo, Madrid, España, 1990, 3ra. Edición, p. 14).

Seco ya el surco de nuestras lágrimas,

Te bendecimos, Señor Dios, padre de los pobres,

Porque sólo tú salvas la vida del indigente,

Tú que, en Cristo eres el pan del hambriento.

Tu pueblo peregrino en el desierto

tiene ya pan en abundancia.  Sólo falta

que sepamos repartirlo en amor y fraternidad.

¡Bienaventurado quien abre sus manos

en gesto de compartir! Porque ése fue el estilo

compasivo de Cristo en los necesitados.

Concédenos, Padre, que le imitemos fielmente

para que cuando llegue Jesucristo, tu Hijo

nos encuentre dignos de sentarnos a su mesa.  Amén.

 

Jueves 06 de diciembre del 2007

Monición de entrada

En las lecturas de hoy se pone énfasis en la necesidad de entrar. ¿Qué hay que hacer para entrar al reino de los cielos?. Para entrar al reino de Dios se necesita ser leal, confiar en Dios, y cumplir su voluntad.    

Monición a la primera lectura Isaías 26, 1-6.

La intención de la primera lectura de hoy es animar, reconfortar, levantar la moral del pueblo. Actualmente podemos reconocer que necesitamos ser consolados, ser reanimados en la esperanza, reconociendo que tenemos razones para vivir y para confiar en Dios.    

Salmo  117: Bendito el que viene en nombre del Señor.

Monición al Evangelio Mateo 7, 21. 24-27.

No todo el que dice Señor, Señor, entrará en el Reino de los Cielos, dice Jesús, sino el que cumple la voluntad del Padre. Cumple la voluntad de Dios el que da frutos como los que da el árbol sano. 

Oración Universal

Por el papa, los obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas, para que guíen al pueblo por el camino de esperanza que viene de saber que Dios nos acompaña. Roguemos al Señor. 

Por los gobernantes de nuestros pueblos, para que con su discurso y sus acciones saquen al pueblo de la angustia, por la inseguridad, y fomenten la esperanza.

Exhortación final

(Tomada de B. Caballero.  La Palabra cada día, San Pablo, Madrid, España, 1990, 3ra. Edición, p. 16).

Tú eres, Señor, nuestra roca de refugio

Y es mejor confiar que en los poderosos,

Porque es mayor la seguridad de tu amor

Que la de las abultadas cuentas bancarias.

Queremos escuchar tu palabra y cumplirla,

Sin contentarnos con decirte: ¡Señor, Señor!

Pero líbranos tú de nuestra inconstancia.

Hacemos nuestra oración de Carlos de Foucauld:

Padre, me pongo en tus manos; haz de mí lo que quieras.

Sea lo que sea, te doy las gracias.  Lo acepto todo

Con tal que tu voluntad se cumpla en mí

Y en todas tus criaturas.  Necesito darme, ponerme

en tus manos con confianza, porque tú eres mi Padre. Amen.

 

Viernes 07 de diciembre del 2007

Monición de entrada

La esperanza de cada cristiano está en la conciencia que tenemos al reconocer que el Señor es nuestra luz y nuestra salvación. Ante las injusticias, la opresión, y la persecución, Dios viene a instaurar el reino de la justicia y de la santidad donde los ciegos verán, y los sordos oirán. En las lecturas de hoy hay una gran conexión, en la primera el profeta Isaías nos dice que aquel día los ciegos verán, y los sordos oirán. Ese día mesiánico se hace presente en el evangelio con la persona de Jesús.         

Monición a la primera lectura Isaias 29, 17-24.

El profeta Isaías anuncia que con la llegada del Dios encarnado oirán los sordos, y verán los ciegos. El reino que viene a instaurar Dios es el reino de la justicia y de la santidad. Con el triunfo del Mesías solo existirá el bienestar.   

Salmo del salmo 26, 1.4.13-14: El Señor es mi luz y mi salvación.

Monición al Evangelio Mateo, 9, 27-31.

El evangelio de hoy resalta dos elementos muy importantes en nuestro caminar cristiano, por una parte está la fe de los dos  ciegos, y el mudo, en ambos casos Jesús se compadece de ellos y les cura. La fe es precisamente el tema del dialogo que Jesús mantiene con los ciegos, la pregunta que hace Jesús hace a los ciegos es clave, ¿creen que puedo hacerlo?, dice Jesús. 

Oración Universal

Por el papa, los obispos, los sacerdotes, los encargados de dirigir movimientos dentro de nuestra Iglesia, para que promuevan la importancia de la liberación, en un ambiente de dialogo e igualdad. Roguemos al Señor.

Por nuestros gobernantes, para que el anuncio de Isaías cale hondamente en sus corazones, y descubran que, si se han portado mal con su pueblo, se acerca el final de su tiempo, y para que el pueblo les pague votando o dejando de votar de acuerdo a lo que han recibido. Roguemos al Señor.

Por una mayor promoción y conciencia cristiana de la esperanza en nuestra Iglesia. Roguemos al Señor.

Exhortación final

(Tomada de B. Caballero.  La Palabra cada día, San Pablo, Madrid, España, 1990, 3ra. Edición, p. 19)

Te bendecimos, Padre, por el corazón de Cristo,

Que supo compadecerse de los dos ciegos del camino,

Imagen viva de la humanidad necesitada de tu luz.

Hacemos nuestros sus gritos de fe y de súplica:

Nos invaden, Señor, las tinieblas de la increencia

Y nos atenazan nuestras ruinas y supuestas seguridades.

Haz, Señor, que tu amor cure nuestra innata ceguera,

Despertando nuestra fe dormida, para poder verlo todo

Con los ojos que nos das: los criterios de Jesús.

Cólmanos de alegría y paz en este tiempo de Adviento,

Que es oportunidad de conversión a ti y los hermanos. Amen.

 

Preguntas, comentarios y agradecimiento a: Máximo de los Santos Otaño: domax28cssr@yahoo.es

Cadena de oración: http://www.scalando.com/orando.htm

Te presentamos un libro: Teología de la Redención

Centro de Espiritualidad Redentorista: http://nuestraespiritualidad.wordpress.com

Moniciones para la Misa diaria: http://www.scalando.com/moniciones/diarias/C/index.htm

Libro: Teología de la Redención: http://www.scalando.com/Moralia/redencion/index.htm

Moniciones para la Misa diaria: http://www.scalando.com/moniciones/diarias/index.htm  con la firme determinación de que te guste este servicio, el cual entregamos en tu computadora

Homilía para hoy

Grupos de interés: http://www.egrupos.net/grupo/scalando; http://www.egrupos.net/grupo/moniciones; http://blogs.vivito.net/blog/scalando463

 

 

 

Sábado 08 de diciembre del 2007

Inmaculada Concepción de María

Patrona de los Misioneros Redentoristas

Autor: Domingo Vásquez Morales, C.Ss.R.                           Fuente: www.scalando.com 

Monición de entrada

En el contexto litúrgico del adviento celebramos esta fiesta de la Inmaculada Concepción de María, patrona de la Congregación del Santísimo Redentor (Los Redentoristas).  El de adviento, sin lugar a dudas es el lugar litúgico de lo mariano, pero en este tiempo se entiende mejor el significado de María.  El día 8 de diciembre de 1854 el papa Pío IX definía que la Virgen María, por gracia y privilegio de Dios, fue preservada inmune de toda mancha de la culpa original en el primer instante de su concepción.  Les invito para que se pongan de pie para empezar, cantando, esta liturgia en honor a María, nuestra Madre.

Primera lectura: Gén 3, 9-15.20 (Primer pecado y primer anuncio de salvación

Escucharemos a continuación un relato del libro del Génesis; éste nos indica que el origen de esa situación tan negativa es que el ser humano ha querido traspasar sus límites y ocupar el lugar de Dios: en vez de gozar el paraíso que él le había regalado y de seguir sus indicaciones; ha querido decidir por el mismo dónde estaba el bien y dónde estaba el mal.  Escuchen, atentos este pasaje.

Segunda lectura: Ef 1, 3-6.11-12 (Dios nos eligió en la persona de Cristo)

En Jesucristo todos son invitados a participar de la vida de Dios.  Por eso los creyentes son llamados  a menudo “los santos”.  Otro lenguaje habitual en el Nuevo Testamento para expresar esa misma realidad es el de la filiación, presente en el himno de la carta a los efesios, de donde está tomada la lectura que a continuación vamos a escuchar.

Tercera lectura: Lc 1,26-38 (Alégrate, María, llena de gracia)

Escucharemos el episodio del anuncio del nacimiento de Jesús, narrado por san Lucas.  María reconoce la mano de Dios en estos acontecimientos y se muestra dispuesta a cumplir su voluntad.  De pie, por favor, para escucha esta Buena Noticia, pero antes entonemos el Aleluya,

Oración de los fieles

A cada petición responderemos diciendo: “Que tu Santa Madre, Señor, interceda por nosotros”

  1. Por la Iglesia que peregrina en este mundo con la esperanza de la gloria que un día se nos descubrirá; en comunión con María, Madre de la Iglesia.  Roguemos al Señor.
  2. Por la unión de las Iglesias divididas por el pecado; en comunión con María, madre de todos los creyentes en Cristo.  Roguemos al Señor.
  3. Por los enfermos, los moribundos, y por todos los que se encuentran en cualquier necesidad; en comunión con María, salud de los enfermos y consuelo de los afligidos.  Roguemos al Señor.
  4. Por nosotros que nos disponemos a celebrar la liturgia de la mesa eucarística, anuncio del banquete del reino eterno; en comunión con María, intercesora nuestra ante su Hijo Jesús.  Roguemos al Señor.  

 Exhortación final:

(Tomado de B. Caballero: La Palabra cada domingo, San Pablo, España, 1993, p. 606)

 

Hoy te bendecimos, Padre, por Santa María Virgen,

La llena de tu gracia y favor, la madre inmaculada de Jesús;

Y unimos la espera y la esperanza de la venida de Cristo

Al recuerdo de su Madre bendita, que es toda ella adviento.

María es la mujer nueva que con Cristo, el hombre nuevo,

Refleja la nueva humanidad, restaurada a su hermosura primera,

Tal como salió de tus manos creadoras al amanecer el invierno.

Ella es también la mujer creyente, en quien colmas de bienes

A los humildes, mientras despides vacíos a  los ricos engreídos.

Por todo ello, y porque en Cristo nos hiciste hijos tuyos

Para alabanza de tu gloria, ¡bendito seas por siempre, Señor! 

Amén.

 

 

Preguntas, comentarios y agradecimiento a: Domingo Vásquez Morales, C.Ss.R. 

 

Cadena de oración: http://www.scalando.com/orando.htm

Te presentamos un libro: Teología de la Redención

Centro de Espiritualidad Redentorista: http://nuestraespiritualidad.wordpress.com

Moniciones para la Misa diaria: http://www.scalando.com/moniciones/diarias/C/index.htm

Libro: Teología de la Redención: http://www.scalando.com/Moralia/redencion/index.htm

Moniciones para la Misa diaria: http://www.scalando.com/moniciones/diarias/index.htm  con la firme determinación de que te guste este servicio, el cual entregamos en tu computadora

Homilía para hoy

Grupos de interés: http://www.egrupos.net/grupo/scalando; http://www.egrupos.net/grupo/moniciones; http://blogs.vivito.net/blog/scalando463

www.scalando.com www.casacristo.com

 

 

 

 

 

Publicado por monicion el 2 de Diciembre, 2007, 23:45 Comentarios 81 | Comentar | Referencias (0)

 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com