Moniciones para la Misa
Para participar activa y concientemente en la Eucaristía

¡Bienvenido a mi blog!

Inicio

Mi Perfil

Calendario
<<   Septiembre 2007  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
Apúntate
Suscríbete al blog

Categorías
General (66) Sindicar categoría
Homilías (5) Sindicar categoría
Moniciones (101) Sindicar categoría
Reflexiones (5) Sindicar categoría
Archivo
Mayo 2008 (3)
Abril 2008 (1)
Febrero 2008 (1)
Enero 2008 (7)
Diciembre 2007 (8)
Noviembre 2007 (8)
Octubre 2007 (21)
Septiembre 2007 (11)
Agosto 2007 (18)
Julio 2007 (3)
Junio 2007 (6)
Mayo 2007 (5)
Abril 2007 (5)
Marzo 2007 (7)
Febrero 2007 (3)
Enero 2007 (9)
Diciembre 2006 (17)
Noviembre 2006 (8)
Octubre 2006 (16)
Septiembre 2006 (11)
Agosto 2006 (9)
Sindicación
Artículos
Comentarios
Enlaces
eGrupos
ZoomBlog
 

XXVI Semana del Tiempo Ordinario del Ciclo C

XXVI Semana del Tiempo Ordinario – Ciclo C

Lunes 1 de octubre del 2007

Santa Teresa del Niño Jesús

Monición de entrada

Las lecturas de hoy nos invitan la fidelidad a la palabra de Dios.  El hará de nosotros hombres y  mujeres fieles a su alianza.

Monición a la primera lectura Zacarías 8, 1-8: Yo libertaré a mi pueblo del país de oriente y de occidente.

Con el recurso al pasado, Zacarías consagra los valores esenciales de Israel como pueblo de la alianza. 

Salmo 101: El Señor reconstruyó Sión, y apareció su gloria.

Monición al Evangelio Lucas 9, 46-50: El más pequeño entre ustedes es el más importante.

El Señor conocía el corazón del ser humano y conocía el corazón de sus discípulos: pescadores. Por ello, les previene de la forma más sencilla, a través del ejemplo de un niño. Porque si hay alguien en esta vida que nos da ejemplo de sencillez, naturalidad, candidez, franqueza son los niños. Quien sino ellos son el ejemplo auténtico de humildad de espíritu. ¿Quién es el más importante?  El más pequeño.

Oración Universal

·        Por la Iglesia: para que, fiel a su Maestro, aparezca ante el mundo como sal de la tierra y luz que alumbra en las tinieblas.  Oremos.

 

  • Por la paz del mundo: para que se alejen de los pueblos el hambre, las calamidades y las guerras.  Oremos.

 

  • Por todos los seres humanos del mundo que padecen hambre o enfermedades, por los emigrantes, los desterrados, por los privados de libertad y todos los que sufren.  Oremos.

 

  • Por nosotros mismos: para que nuestras vidas se vayan transformando en testimonio transparente del amor de Dios.  Oremos.

Exhortación final

(Tomado del libro La Palabra cada día, Comentario y oración, 3.a edición,  autor: Basilio Caballero 569)

Gracias, Padre, por la lección que nos dio Jesús,

enseñándonos quién es el más importante a tus ojos:

el que se hace pequeño y sencillo como un niño,

como Cristo mismo el servidor de todos,

y sabe recibir el reino como don, entrando así en él.

 

Opera, Señor, en nosotros una total conversión

a la humilde receptividad de quien espera todo

de tus manos con la ilusión y gratitud de un niño.

 

Haz que, siguiendo el ejemplo de Jesús sirvamos

en su nombre a los hermanos con alegre sonrisa,

compartiendo los gozos y esperanzas de todos. Amén.

******

Martes 2 de octubre del 2007

Ángeles Custodios

Monición de entrada

Hoy la Iglesia celebra la fiesta de los ángeles custodios, el Señor nos enviará ángeles delante de nosotros, para guiarnos hacia la verdad plena, esa verdad que nos hace libres.

Monición a la primera lectura Éxodo 23, 20-23a: Mi Ángel irá por delante.

En el pasaje de la primera lectura el ángel de Dios se identifica con Dios, el que lleva a su pueblo a destino, el que lo cuida y lo defiende, el que le tiene la tierra preparada, el que reclama obediencia que lleva adherida bendición. 

Salmo 90: A sus ángeles ha dado órdenes para que te guarden en tus manos.

Monición al Evangelio Mateo 18, 1-5.10: Sus ángeles están viendo siempre en el cielo el rostro de mi Padre celestial.

Hoy Cristo me pone como guardián en el mundo.  Tengo que estar dispuesto a un desprendimiento total, dejar el pasado y dirigir la mirada hacia el futuro, hacia la tierra que hay que trabajar y que un día nos dará su fruto.

Oración Universal

  1. Para que los líderes de nuestra Iglesia mantengan los ojos siempre fijos en Cristo, y hablen con claridad a su pueblo, oremos.
  2. Por los pueblos latinoamericanos y del caribe, para que refuercen sus lazos afectivos, se reconozcan como hermanos, se unan como pueblos de Cristo, buscando un mismo fin, su liberación de la bota que nos oprime, oremos.
  3. Por los que ante su opción de vida por el Evangelio son perseguidos, para que permanezcan siempre fieles, con prudencia, a sus principios cristianos, oremos.
  4. Por la vocación de hombres y mujeres en nuestra Iglesia con deseo genuino de predicar con sus obras, y algunas palabras, que Cristo vive y nos quiere liberar de todo lo que nos ata, oremos.

Exhortación final

(Tomado del libro La Palabra cada día, Comentario y oración, 3.a edición,  autor: Basilio Caballero 571)

Gloria a ti, Señor Jesús, por la paciencia

que muestras con nosotros, tus torpes discípulos,

a quienes llamas a caminar contigo hacia la vida.

 

Hoy nos enseñas que tu seguimiento requiere

saber encajar tolerantemente la incomprensión,

sin espíritu de intransigencia y de venganza.

 

Haz, Señor, que asimilemos tu talante y estilo 

para hacer la revolución del amor en el mundo

que prefiere el egoísmo, la opresión y la violencia.

 

Danos hambre y sed de fidelidad, para seguirte

por el camino de la cruz hasta la resurrección. Amén.

Miércoles 3 de octubre del 2007

San Francisco de Borja

Monición de entrada

La misión evangelizadora no es tarea exclusiva de la jerarquía ni monopolio de profesionales, sino que es competencia de cuantos hemos recibido la consagración bautismal.  Todos estamos en la misma barca con Jesús en el timón.

Monición a la primera lectura Nehemías 2, 1-8: Si a su majestad le parece bien, déjenme ir a reconstruir la cuidad de mis padres.

Nehemías pido al rey que lo autorice para ir a reconstruir la ciudad en ruinas, el rey accede y Nehemías ve la acción de Dios en este acontecimientto. 

Salmo 136: que se pegue la lengua al paladar si no me acuerdo de ti.

Monición al Evangelio Lucas 9, 57-62: Te seguiré a donde vayas.

Presten mucha atención al texto evangélico de hoy, se nos presenta un Jesús exigente: "quien pone la mano en el arado y mira hacia atrás no es digno de Mí". Son duras las palabras de la elección de Dios, pero al mismo tiempo dan una paz y una felicidad inmensas.  Porque se sabe que ha sido Dios mismo quien nos ha llamado. No todos aceptan el llamado con generosidad, sino que al sentir el peso muchos lo abandonan.

Oración Universal

  1. Por el Papa, los Obispos, los Sacerdotes, los Diáconos, los religiosos y las religiosas, para que sean ejemplo en el seguimiento de Cristo, Roguemos al Señor.
  2. Por los que gobiernan las naciones, para que ejerzan el poder con paciencia y fidelidad a al Señor de la vida, Roguemos al Señor.
  3. Por las familias, especialmente las de nuestras comunidades y parroquia, para surjan de entre sus hijos las vocaciones que necesitan la Iglesia y el mundo de hoy, Roguemos al Señor.
  4. Por cada uno de nosotros los aquí reunidos, para que seamos fermento de santidad en medio de este mundo dividido y violento que nos ha tocado vivir, Roguemos al Señor

Exhortación final

(Tomado del libro La Palabra cada día, Comentario y oración, 3.a edición,  autor: Basilio Caballero 573)

Con la alegría que tu espíritu nos infunde

te alabamos, Padre nuestro, porque nos llamaste

a la comunión de destino con Cristo, tu Hijo.

 

Permítenos, Señor Jesús, caminar a tu lado

sin que perdamos el paso hasta la meta de pascua;

y fortalécenos con el fuego de tu espíritu

que abrace nuestros miedos y egoísmos.

Mantén en su propósito, sin volver atrás la vista,

a quienes han consagrado su vida a tu Reino;

y a nosotros haznos tus testigos en el mundo

que sufre vacío de espíritu, de amor y de esperanza.

Jueves 4 de octubre del 2007
San Francisco de Asís

Monición de entrada

Hoy se nos habla mucho de misión, la V conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe, nos ha lanzado la idea de una Gran Misión Continental, el Maestro nos presenta aquí las consignas misionales: no llevar muchas cosas, dar gratis; anunciar el Reino de Dios y su paz. Nos envía como corderos en medio de lobos.  En san Francisco de Asís, cuya fiesta celebramos hoy, tenemos un buen ejemplo de misionero.

Monición a la primera lectura Nehemías 8, 1-12: Esdras abrió el libro de la Ley, Bendijo al Señor, y todo el pueblo respondió.  Amén, amén..

Nehemías recibe la autorización del rey para ir a Jerusalén a construir las murallas, nos encontramos en el año 445 antes de Cristo.  Hoy se hace lectura del libro de la Ley, seguida de una serie de ceremonias y fiestas que se celebra apenas termina el verano. 

Salmo 18: Los mandamientos del Señor son rectos y alegran el corazón.

Monición al Evangelio Lucas 10, 1-12: Descansará sobre ellos su paz.

“La mies es mucha y los obreros pocos”. Hay mucho por hacer en este mundo para seguir extendiendo el Reino de Dios, que Cristo vino a anunciarnos, para hacer que, como oramos en el Padrenuestro, “venga su Reino” entre nosotros.  Para que como san Francisco de Asís, luchemos y trabajemos por y para la paz.

Oración Universal

  1. Para que los líderes y la feligresía de nuestra Iglesia estén siempre dispuestos a servir, como lo hizo Jesús, oremos.
  2. Para que nos preparemos mental y espiritualmente para ser como niños cuando se trata de acoger lo bueno de la vida y del proyecto del reino de Dios, oremos.
  3. Por un aumento a las vocaciones sacerdotal, a la vida religiosa y a la vida de laicos comprometidos, oremos.
  4. Por la unidad familiar, oremos.
  5. Por nosotros mismos: para que nuestras vidas se vayan transformando en testimonio transparente del amor de Dios.  Oremos.

Exhortación final

(Tomado del libro La Palabra cada día, Comentario y oración, 3.a edición,  autor: Basilio Caballero 575)

Te bendecimos, Dios de los apóstoles y profetas,

por Jesucristo, tu primer enviado en misión de paz

para anunciar a los pobres el gozo de la liberación,

para curar los enfermos y cosechar la mies abundante.

 

Cristo delegó su misión a los suyos, y a nosotros;

Desde entonces evangelizar es la vocación de la iglesia.

Él nos quiere disponibles, con la libertad de la pobreza

Para regalar a los demás lo que tu nos das gratis.

 

Libéranos, Señor, de tanto bagaje inútil

Que nos instala y entorpece en el anuncio del Reino,

Para que no perdamos el ritmo de la misión.

Viernes 5 de octubre del 2007

Monición de entrada

La invitación de la Iglesia hoy nos invita a un día de acción y de petición por la activad humana.  Es justo y necesario darte gracias, Señor, por todas las maravillas que has hecho en nosotros, por nosotros y con nosotros.

Monición a la primera lectura Baruc 1, 15-22: Sólo Dios es justo.

El pueblo de Israel, liberado de Egipto, heredero de una tierra fecunda, ha ignorado la voz de los profetas y se ha entregado a la idolatría, siguiendo sus inclinaciones perversas. 

Salmo 78: Por el honor de tu nombre, sálvanos, Señor.

Monición al Evangelio Lucas 10, 13-16: Quien a ustedes los rechaza, a mi me rechaza; quien me rechaza a mí, rechaza al que me ha enviado.

Los discípulos representa a su Maestro, quien los escucha está escuchando al mismo Jesús; rechazar a los discípulos, es rechazar al mismo Maestro.

Oración Universal

Para que nuestra Iglesia se empeñe en promover la dignidad del ser humano sobre todas las cosas, roguemos al Señor.

Para que seamos capaces de reconocernos liberados y trabajemos por la liberación de los demás, roguemos al Señor.

Por las vocaciones a la vida consagrada, roguemos al Señor.

Exhortación final

(Tomado del libro La Palabra cada día, Comentario y oración, 3.a edición,  autor: Basilio Caballero 577)

Señor, hoy nos reconocemos pecadores ante ti

porque nuestro corazón está endurecido en el mal,

a pesar de las perennes señales del amor.

 

Ábrenos, Señor, los ojos para vernos como somos,

y el oído para escuchar tu llamada a la conversión

decidiéndonos con gozo por los valores del Reino.

Renuévanos con tu Espíritu en nuestra opción bautismal

para avanzar cada día en la conversión cristiana,

pues la meta que nos señalas está siempre más allá.

 

Para eso, danos el espíritu joven del evangelio

a fin de crecer más y más como personas y cristianos.

Sábado 6 de octubre del 2007

Monición de entrada

La liturgia de la palabra de hoy nos hace un llamado a la alegría, la alegría ha de ser constante en el cristiano.  Vivir siempre alegres, quiero que mi alegría se plena, nos diría Jesús en otra ocasión.

Monición a la primera lectura Baruc 4, 5.27-29: El que los mandó las desgracias les mandará el gozo.

La ciudad santa, madre simbólica de los deportados, los sostiene con una invitación a la oración y a la esperanza. 

Salmo 68: El Señor escucha a los pobres.

Monición al Evangelio Lucas 10, 17-24: Estén alegres porque sus nombres están inscritos en el Cielo.

Sabiendo los motivos de nuestra verdadera alegría es como si hubiésemos encontrado el tesoro que buscábamos en nuestra vida. Custodiemos este tesoro y no permitamos que los ladrones de la vanidad, avaricia, egoísmo nos lo arrebaten.

Oración Universal

  • Para que nuestra Iglesia se empeñe en promover el servicio desinteresado en el clero y la feligresía, oremos.
  • Para que en el día a día en nuestra Iglesia se haga visible la entrega de hombres y mujeres que, como san Pedro y san Pablo, sean capaces de dar sus vidas en el servicio a los más necesitados, oremos.
  • Por los gobernantes, para que estén dispuestos a trabajar y darse completamente al servicio en su nación, oremos.
  • Por las vocaciones a la vida religiosa y sacerdotal, oremos.
  • Por los enfermos de nuestra comunidad, especialmente los que viven carentes de amor familiar y de comprensión, oremos.

Exhortación final

(Tomado del libro La Palabra cada día, Comentario y oración, 3.a edición,  autor: Basilio Caballero 580)

Alegres porque nuestros ojos ven tu salvación,

Te bendecimos, Padre, Señor de cielo y tierra,

Con la emoción y alegría de Cristo en el Espíritu.

 

Vacía Señor nuestro corazón de la soberbia

Para hacer sitio a la revelación de tu nombre.

Desocupa nuestras manos de la codicia estéril

Para recibir en ellas tu medida colmada.

 

Ilumina los ojos de nuestro corazón para verte,

Para ver también al hermano, para comprender

la esperanza de nuestra vocación cristiana

y la herencia de gloria que tú nos preparas.  Amén.

 

Preguntas, comentarios y agradecimiento a: Máximo de los Santos Otaño: domax28cssr@yahoo.es

Cadena de oración: http://www.scalando.com/orando.htm

Oración de discernimiento: http://www.scalando.com/elecciones/oracion_de_discernimiento_2006.htm

Moniciones para la Misa diaria: http://www.scalando.com/moniciones/diarias/index.htm  con la firme determinación de te guste este servicio, el cual entregamos en tu computadora

Homilía para hoy

Grupos de interés: http://www.egrupos.net/grupo/scalando; http://www.egrupos.net/grupo/moniciones; http://blogs.vivito.net/blog/scalando463

www.scalando.com / www.cssr.com / www.casacristo.com

Publicado por monicion el 30 de Septiembre, 2007, 19:54 Comentarios 33 | Comentar | Referencias (0)

 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com