Moniciones para la Misa
Para participar activa y concientemente en la Eucaristía

¡Bienvenido a mi blog!

Inicio

Mi Perfil

Calendario
<<   Septiembre 2007  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
Apúntate
Suscríbete al blog

Categorías
General (66) Sindicar categoría
Homilías (5) Sindicar categoría
Moniciones (101) Sindicar categoría
Reflexiones (5) Sindicar categoría
Archivo
Mayo 2008 (3)
Abril 2008 (1)
Febrero 2008 (1)
Enero 2008 (7)
Diciembre 2007 (8)
Noviembre 2007 (8)
Octubre 2007 (21)
Septiembre 2007 (11)
Agosto 2007 (18)
Julio 2007 (3)
Junio 2007 (6)
Mayo 2007 (5)
Abril 2007 (5)
Marzo 2007 (7)
Febrero 2007 (3)
Enero 2007 (9)
Diciembre 2006 (17)
Noviembre 2006 (8)
Octubre 2006 (16)
Septiembre 2006 (11)
Agosto 2006 (9)
Sindicación
Artículos
Comentarios
Enlaces
eGrupos
ZoomBlog
 

Septiembre del 2007


XXVI Semana del Tiempo Ordinario del Ciclo C

XXVI Semana del Tiempo Ordinario – Ciclo C

Lunes 1 de octubre del 2007

Santa Teresa del Niño Jesús

Monición de entrada

Las lecturas de hoy nos invitan la fidelidad a la palabra de Dios.  El hará de nosotros hombres y  mujeres fieles a su alianza.

Monición a la primera lectura Zacarías 8, 1-8: Yo libertaré a mi pueblo del país de oriente y de occidente.

Con el recurso al pasado, Zacarías consagra los valores esenciales de Israel como pueblo de la alianza. 

Salmo 101: El Señor reconstruyó Sión, y apareció su gloria.

Monición al Evangelio Lucas 9, 46-50: El más pequeño entre ustedes es el más importante.

El Señor conocía el corazón del ser humano y conocía el corazón de sus discípulos: pescadores. Por ello, les previene de la forma más sencilla, a través del ejemplo de un niño. Porque si hay alguien en esta vida que nos da ejemplo de sencillez, naturalidad, candidez, franqueza son los niños. Quien sino ellos son el ejemplo auténtico de humildad de espíritu. ¿Quién es el más importante?  El más pequeño.

Oración Universal

·        Por la Iglesia: para que, fiel a su Maestro, aparezca ante el mundo como sal de la tierra y luz que alumbra en las tinieblas.  Oremos.

 

  • Por la paz del mundo: para que se alejen de los pueblos el hambre, las calamidades y las guerras.  Oremos.

 

  • Por todos los seres humanos del mundo que padecen hambre o enfermedades, por los emigrantes, los desterrados, por los privados de libertad y todos los que sufren.  Oremos.

 

  • Por nosotros mismos: para que nuestras vidas se vayan transformando en testimonio transparente del amor de Dios.  Oremos.

Exhortación final

(Tomado del libro La Palabra cada día, Comentario y oración, 3.a edición,  autor: Basilio Caballero 569)

Gracias, Padre, por la lección que nos dio Jesús,

enseñándonos quién es el más importante a tus ojos:

el que se hace pequeño y sencillo como un niño,

como Cristo mismo el servidor de todos,

y sabe recibir el reino como don, entrando así en él.

 

Opera, Señor, en nosotros una total conversión

a la humilde receptividad de quien espera todo

de tus manos con la ilusión y gratitud de un niño.

 

Haz que, siguiendo el ejemplo de Jesús sirvamos

en su nombre a los hermanos con alegre sonrisa,

compartiendo los gozos y esperanzas de todos. Amén.

******

Martes 2 de octubre del 2007

Ángeles Custodios

Monición de entrada

Hoy la Iglesia celebra la fiesta de los ángeles custodios, el Señor nos enviará ángeles delante de nosotros, para guiarnos hacia la verdad plena, esa verdad que nos hace libres.

Monición a la primera lectura Éxodo 23, 20-23a: Mi Ángel irá por delante.

En el pasaje de la primera lectura el ángel de Dios se identifica con Dios, el que lleva a su pueblo a destino, el que lo cuida y lo defiende, el que le tiene la tierra preparada, el que reclama obediencia que lleva adherida bendición. 

Salmo 90: A sus ángeles ha dado órdenes para que te guarden en tus manos.

Monición al Evangelio Mateo 18, 1-5.10: Sus ángeles están viendo siempre en el cielo el rostro de mi Padre celestial.

Hoy Cristo me pone como guardián en el mundo.  Tengo que estar dispuesto a un desprendimiento total, dejar el pasado y dirigir la mirada hacia el futuro, hacia la tierra que hay que trabajar y que un día nos dará su fruto.

Oración Universal

  1. Para que los líderes de nuestra Iglesia mantengan los ojos siempre fijos en Cristo, y hablen con claridad a su pueblo, oremos.
  2. Por los pueblos latinoamericanos y del caribe, para que refuercen sus lazos afectivos, se reconozcan como hermanos, se unan como pueblos de Cristo, buscando un mismo fin, su liberación de la bota que nos oprime, oremos.
  3. Por los que ante su opción de vida por el Evangelio son perseguidos, para que permanezcan siempre fieles, con prudencia, a sus principios cristianos, oremos.
  4. Por la vocación de hombres y mujeres en nuestra Iglesia con deseo genuino de predicar con sus obras, y algunas palabras, que Cristo vive y nos quiere liberar de todo lo que nos ata, oremos.

Exhortación final

(Tomado del libro La Palabra cada día, Comentario y oración, 3.a edición,  autor: Basilio Caballero 571)

Gloria a ti, Señor Jesús, por la paciencia

que muestras con nosotros, tus torpes discípulos,

a quienes llamas a caminar contigo hacia la vida.

 

Hoy nos enseñas que tu seguimiento requiere

saber encajar tolerantemente la incomprensión,

sin espíritu de intransigencia y de venganza.

 

Haz, Señor, que asimilemos tu talante y estilo 

para hacer la revolución del amor en el mundo

que prefiere el egoísmo, la opresión y la violencia.

 

Danos hambre y sed de fidelidad, para seguirte

por el camino de la cruz hasta la resurrección. Amén.

Miércoles 3 de octubre del 2007

San Francisco de Borja

Monición de entrada

La misión evangelizadora no es tarea exclusiva de la jerarquía ni monopolio de profesionales, sino que es competencia de cuantos hemos recibido la consagración bautismal.  Todos estamos en la misma barca con Jesús en el timón.

Monición a la primera lectura Nehemías 2, 1-8: Si a su majestad le parece bien, déjenme ir a reconstruir la cuidad de mis padres.

Nehemías pido al rey que lo autorice para ir a reconstruir la ciudad en ruinas, el rey accede y Nehemías ve la acción de Dios en este acontecimientto. 

Salmo 136: que se pegue la lengua al paladar si no me acuerdo de ti.

Monición al Evangelio Lucas 9, 57-62: Te seguiré a donde vayas.

Presten mucha atención al texto evangélico de hoy, se nos presenta un Jesús exigente: "quien pone la mano en el arado y mira hacia atrás no es digno de Mí". Son duras las palabras de la elección de Dios, pero al mismo tiempo dan una paz y una felicidad inmensas.  Porque se sabe que ha sido Dios mismo quien nos ha llamado. No todos aceptan el llamado con generosidad, sino que al sentir el peso muchos lo abandonan.

Oración Universal

  1. Por el Papa, los Obispos, los Sacerdotes, los Diáconos, los religiosos y las religiosas, para que sean ejemplo en el seguimiento de Cristo, Roguemos al Señor.
  2. Por los que gobiernan las naciones, para que ejerzan el poder con paciencia y fidelidad a al Señor de la vida, Roguemos al Señor.
  3. Por las familias, especialmente las de nuestras comunidades y parroquia, para surjan de entre sus hijos las vocaciones que necesitan la Iglesia y el mundo de hoy, Roguemos al Señor.
  4. Por cada uno de nosotros los aquí reunidos, para que seamos fermento de santidad en medio de este mundo dividido y violento que nos ha tocado vivir, Roguemos al Señor

Exhortación final

(Tomado del libro La Palabra cada día, Comentario y oración, 3.a edición,  autor: Basilio Caballero 573)

Con la alegría que tu espíritu nos infunde

te alabamos, Padre nuestro, porque nos llamaste

a la comunión de destino con Cristo, tu Hijo.

 

Permítenos, Señor Jesús, caminar a tu lado

sin que perdamos el paso hasta la meta de pascua;

y fortalécenos con el fuego de tu espíritu

que abrace nuestros miedos y egoísmos.

Mantén en su propósito, sin volver atrás la vista,

a quienes han consagrado su vida a tu Reino;

y a nosotros haznos tus testigos en el mundo

que sufre vacío de espíritu, de amor y de esperanza.

Jueves 4 de octubre del 2007
San Francisco de Asís

Monición de entrada

Hoy se nos habla mucho de misión, la V conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe, nos ha lanzado la idea de una Gran Misión Continental, el Maestro nos presenta aquí las consignas misionales: no llevar muchas cosas, dar gratis; anunciar el Reino de Dios y su paz. Nos envía como corderos en medio de lobos.  En san Francisco de Asís, cuya fiesta celebramos hoy, tenemos un buen ejemplo de misionero.

Monición a la primera lectura Nehemías 8, 1-12: Esdras abrió el libro de la Ley, Bendijo al Señor, y todo el pueblo respondió.  Amén, amén..

Nehemías recibe la autorización del rey para ir a Jerusalén a construir las murallas, nos encontramos en el año 445 antes de Cristo.  Hoy se hace lectura del libro de la Ley, seguida de una serie de ceremonias y fiestas que se celebra apenas termina el verano. 

Salmo 18: Los mandamientos del Señor son rectos y alegran el corazón.

Monición al Evangelio Lucas 10, 1-12: Descansará sobre ellos su paz.

“La mies es mucha y los obreros pocos”. Hay mucho por hacer en este mundo para seguir extendiendo el Reino de Dios, que Cristo vino a anunciarnos, para hacer que, como oramos en el Padrenuestro, “venga su Reino” entre nosotros.  Para que como san Francisco de Asís, luchemos y trabajemos por y para la paz.

Oración Universal

  1. Para que los líderes y la feligresía de nuestra Iglesia estén siempre dispuestos a servir, como lo hizo Jesús, oremos.
  2. Para que nos preparemos mental y espiritualmente para ser como niños cuando se trata de acoger lo bueno de la vida y del proyecto del reino de Dios, oremos.
  3. Por un aumento a las vocaciones sacerdotal, a la vida religiosa y a la vida de laicos comprometidos, oremos.
  4. Por la unidad familiar, oremos.
  5. Por nosotros mismos: para que nuestras vidas se vayan transformando en testimonio transparente del amor de Dios.  Oremos.

Exhortación final

(Tomado del libro La Palabra cada día, Comentario y oración, 3.a edición,  autor: Basilio Caballero 575)

Te bendecimos, Dios de los apóstoles y profetas,

por Jesucristo, tu primer enviado en misión de paz

para anunciar a los pobres el gozo de la liberación,

para curar los enfermos y cosechar la mies abundante.

 

Cristo delegó su misión a los suyos, y a nosotros;

Desde entonces evangelizar es la vocación de la iglesia.

Él nos quiere disponibles, con la libertad de la pobreza

Para regalar a los demás lo que tu nos das gratis.

 

Libéranos, Señor, de tanto bagaje inútil

Que nos instala y entorpece en el anuncio del Reino,

Para que no perdamos el ritmo de la misión.

Viernes 5 de octubre del 2007

Monición de entrada

La invitación de la Iglesia hoy nos invita a un día de acción y de petición por la activad humana.  Es justo y necesario darte gracias, Señor, por todas las maravillas que has hecho en nosotros, por nosotros y con nosotros.

Monición a la primera lectura Baruc 1, 15-22: Sólo Dios es justo.

El pueblo de Israel, liberado de Egipto, heredero de una tierra fecunda, ha ignorado la voz de los profetas y se ha entregado a la idolatría, siguiendo sus inclinaciones perversas. 

Salmo 78: Por el honor de tu nombre, sálvanos, Señor.

Monición al Evangelio Lucas 10, 13-16: Quien a ustedes los rechaza, a mi me rechaza; quien me rechaza a mí, rechaza al que me ha enviado.

Los discípulos representa a su Maestro, quien los escucha está escuchando al mismo Jesús; rechazar a los discípulos, es rechazar al mismo Maestro.

Oración Universal

Para que nuestra Iglesia se empeñe en promover la dignidad del ser humano sobre todas las cosas, roguemos al Señor.

Para que seamos capaces de reconocernos liberados y trabajemos por la liberación de los demás, roguemos al Señor.

Por las vocaciones a la vida consagrada, roguemos al Señor.

Exhortación final

(Tomado del libro La Palabra cada día, Comentario y oración, 3.a edición,  autor: Basilio Caballero 577)

Señor, hoy nos reconocemos pecadores ante ti

porque nuestro corazón está endurecido en el mal,

a pesar de las perennes señales del amor.

 

Ábrenos, Señor, los ojos para vernos como somos,

y el oído para escuchar tu llamada a la conversión

decidiéndonos con gozo por los valores del Reino.

Renuévanos con tu Espíritu en nuestra opción bautismal

para avanzar cada día en la conversión cristiana,

pues la meta que nos señalas está siempre más allá.

 

Para eso, danos el espíritu joven del evangelio

a fin de crecer más y más como personas y cristianos.

Sábado 6 de octubre del 2007

Monición de entrada

La liturgia de la palabra de hoy nos hace un llamado a la alegría, la alegría ha de ser constante en el cristiano.  Vivir siempre alegres, quiero que mi alegría se plena, nos diría Jesús en otra ocasión.

Monición a la primera lectura Baruc 4, 5.27-29: El que los mandó las desgracias les mandará el gozo.

La ciudad santa, madre simbólica de los deportados, los sostiene con una invitación a la oración y a la esperanza. 

Salmo 68: El Señor escucha a los pobres.

Monición al Evangelio Lucas 10, 17-24: Estén alegres porque sus nombres están inscritos en el Cielo.

Sabiendo los motivos de nuestra verdadera alegría es como si hubiésemos encontrado el tesoro que buscábamos en nuestra vida. Custodiemos este tesoro y no permitamos que los ladrones de la vanidad, avaricia, egoísmo nos lo arrebaten.

Oración Universal

  • Para que nuestra Iglesia se empeñe en promover el servicio desinteresado en el clero y la feligresía, oremos.
  • Para que en el día a día en nuestra Iglesia se haga visible la entrega de hombres y mujeres que, como san Pedro y san Pablo, sean capaces de dar sus vidas en el servicio a los más necesitados, oremos.
  • Por los gobernantes, para que estén dispuestos a trabajar y darse completamente al servicio en su nación, oremos.
  • Por las vocaciones a la vida religiosa y sacerdotal, oremos.
  • Por los enfermos de nuestra comunidad, especialmente los que viven carentes de amor familiar y de comprensión, oremos.

Exhortación final

(Tomado del libro La Palabra cada día, Comentario y oración, 3.a edición,  autor: Basilio Caballero 580)

Alegres porque nuestros ojos ven tu salvación,

Te bendecimos, Padre, Señor de cielo y tierra,

Con la emoción y alegría de Cristo en el Espíritu.

 

Vacía Señor nuestro corazón de la soberbia

Para hacer sitio a la revelación de tu nombre.

Desocupa nuestras manos de la codicia estéril

Para recibir en ellas tu medida colmada.

 

Ilumina los ojos de nuestro corazón para verte,

Para ver también al hermano, para comprender

la esperanza de nuestra vocación cristiana

y la herencia de gloria que tú nos preparas.  Amén.

 

Preguntas, comentarios y agradecimiento a: Máximo de los Santos Otaño: domax28cssr@yahoo.es

Cadena de oración: http://www.scalando.com/orando.htm

Oración de discernimiento: http://www.scalando.com/elecciones/oracion_de_discernimiento_2006.htm

Moniciones para la Misa diaria: http://www.scalando.com/moniciones/diarias/index.htm  con la firme determinación de te guste este servicio, el cual entregamos en tu computadora

Homilía para hoy

Grupos de interés: http://www.egrupos.net/grupo/scalando; http://www.egrupos.net/grupo/moniciones; http://blogs.vivito.net/blog/scalando463

www.scalando.com / www.cssr.com / www.casacristo.com

Publicado por monicion el 30 de Septiembre, 2007, 19:54 Comentarios 36 | Comentar | Referencias (0)

Jueves Viernes y Sabado de la XXV Semana del Tiempo Ordinario Ciclo C

Moniciones para a Misa

Por Fr. Máximo de los Santos Otaño

XXV Semana del Tiempo Ordinario – Ciclo C

 

Jueves 27 de septiembre del 2007

SAN VICENTE DE PAÚL, presbítero

Monición de entrada

Tú y yo estamos invitados a ser profeta de la Palabra, estamos llamados a ser luz, a impulsar el bien, actuando con justicia y con amor.  El profeta tiene que tener mucha caridad ante los demás.

Monición a la primera lectura Ageo 1, 1-8: Construyan el templo para que pueda yo estar satisfecho.

A la luz de las palabras del profeta Ageo, debemos examinar cómo estamos nosotros y nuestra comunidad de fe, celebración y de vida. 

Salmo 149: El Señor es amigo de su pueblo.

Monición al Evangelio Lucas 9, 7-9: A Juan yo lo mandé decapitar.
¿Quién es entonces éste de quien oigo semejantes cosas?
.

En este texto evangélico de hoy vemos que Jesús a su categoría de Dios, unía la plenitud de los valores humanos: profundamente humano y sencillamente divino, sublime como hombre y adorable como Dios.  Es una persona de hoy día, viva, cercana a nosotros y amigo personal nuestro.

Oración Universal

La Iglesia como Jesucristo, está llamada a presentar ante el Padre a la humanidad entera.  Por eso, cada vez que celebramos la Eucaristía presentamos a Dios las necesidades de todos los seres humanos.  Oremos diciendo: Padre, escúchanos.

 

  1. Por los que ejercen alguna responsabilidad en nuestra comunidad (parroquia).  Oremos al Señor.

  2. Por los misioneros que están en países lejanos anunciando el Evangelio.  Oremos al Señor.

  3. Por los que nos han ayudado a crecer en la fe.  Oremos al Señor.

  4. Por los que aún no conocen a Jesucristo.  Oremos al Señor.

  5. Por los matrimonios y por las parejas que esperan casarse próximamente.  Oremos al Señor.

  6. Por los maestros y educadores.  Oremos al Señor.

  7. Por los extranjeros que trabajan en nuestro país.  Oremos al Señor.

  8. Por los que entre nosotros habitan en viviendas en malas condiciones o no pueden comprar lo necesario para comer.  Oremos al Señor.

  9. Por los difuntos.  Oremos al Señor.

  10. Por nosotros, y por nuestros familiares y amigos.  Oremos al Señor.

 

Escucha, Padre, las oraciones de tu pueblo, tú que eres la fuente de toda bondad.  Por Jesucristo Señor nuestro.  Amén.

Exhortación final

(Tomado del libro La Palabra cada día, Comentario y oración, 3.a edición,  autor: Basilio Caballero 563)

Te alabamos, Dios de los profetas y los mártires,

de los pobres, los perseguidos y los aplastados

por el único delito de amar el bien y la justicia.

 

Así fue Juan Bautista, testigo fiel de tu verdad.

Su testimonio se unió al de Jesús, tu hijo;

y al de Cristo se ha unido y se une al de tantos

profetas y mártires, audaces testigos de tu Reino

y de los derechos del hombre, a quien tú amas. 

 

Danos, Señor, valentía para vivir nuestra fe,

para seguir y confesar a Cristo con nuestra palabra,

nuestra vida y nuestro amor a los hermanos. Amén.

******

Viernes 28 de septiembre del 2007

San Wenceslao, mártir

Monición de entrada

¿Quién soy yo para ti? Ésta es la pregunta personal de Jesús hoy para ti y para mí.  Solamente a un amigo se le hace ese tipo de pregunta, para responder esa pregunta hace falta dos cosas: conocerlo íntimamente y además quererlo, y mucho ¿Te animas a responder?

Monición a la primera lectura Ageo 1, 15-2,9: Dentro de poco tiempo llenaré de gloria este templo.

¿Te siente destruido?  Los problemas actuales te han aplastado, entonces el profeta Ageo te trae una voz de aliento: ¡ánimo!  Te invito a levantarte con la ayuda del Señor. 

Salmo 42: Envíame, Señor, tu luz y tu verdad.

Monición al Evangelio Lucas 9, 18-22: Tú eres el Mesías.
Es necesario que el Hijo del hombre sufra mucho
.

A igual que el apóstol Pedro, tenemos la respuesta exacta de nuestra fe  a la pregunta sobre la identidad del Jesús; pero hemos de añadir la respuesta de nuestra vida para hacer creíble ante el mundo nuestra profesión de fe cristiana.

Oración Universal

Oremos ahora, hermanos, a Dios nuestro Padre.  Él quiere que todos los hombres sean llamados al reino de su Hijo Jesucristo.  Pidamos por nosotros y por todos los seres humanos.  Respondamos, diciendo: Escúchanos, Señor.

 

  1. Por la Iglesia, extendida por toda la tierra y presente en nuestra comunidad.  roguemos al Señor.

  2. Por los jóvenes que se preparan para el sacerdocio y la vida religiosa.  roguemos al Señor.

  3. Por el entendimiento entre las naciones y para que todos los pueblos reconozcan a Jesucristo.  roguemos al Señor.

  4. Por los pobres, por los que sufren, por los humildes.  roguemos al Señor.

  5. Por los que tienen hambre y se de justicia, por los misericordiosos.  roguemos al Señor.

  6. Por los que trabajan por la paz, por los perseguidos por causa de la justicia.  roguemos al Señor.

  7. Por los niños de todo el mundo, para que a todos llegue el anuncio del Evangelio.  roguemos al Señor.

  8. Por nosotros, por nuestros familiares, amigos y conocidos.  roguemos al Señor.

 

Guarda, Padre, con amor a tu pueblo y concédele los dones de tu bondad.  Por Jesucristo nuestro Señor.  Amén.

Exhortación final

(Tomado del libro La Palabra cada día, Comentario y oración, 3.a edición,  autor: Basilio Caballero 565)

Señor Jesús, también hoy nos preguntas:

¿Quién dicen que soy yo? ¿Quién soy para ustedes?

En medio de un mundo que prefiere promesas de engaño

te confesamos Hijo de Dios y salvador del hombre.

¿A quién seguiremos, Señor, que no nos defraude?

Solamente tú tienes palabras y hecho de vida eterna.

 

Te creemos resucitado y vivo hoy como ayer,

y estamos seguros: vives en nosotros por tu Espíritu.

Concédenos conocerte a fondo por la fe y la amistad;

y haz que, queriendo a los hermanos, nos entreguemos

a la fascinante tarea de amarte apasionadamente.

*********

Sábado 29 de septiembre del 2007

SANTOS ARCÁNGELES MIGUEL, GABRIEL Y RAFAEL

Monición de entrada

La iglesia nos presenta la fiesta de los arcángeles: Miguel, Gabriel y Rafael.  Te damos gracias, Señor por el don de los ángeles.  Junto a estos tres ángeles celebremos la Eucaristía de hoy.  Ellos son mensajeros del Señor, que nos descubren sus secretos y nos transmiten sus órdenes. Y son los primeros adoradores del Dios vivo, en medio de una muchedumbre inmensa.

Monición a la primera lectura Daniel  7, 9-10.13-14: Millones y millones estaban a sus órdenes.

Según el Catecismo de la Iglesia, “la existencia de seres espirituales, que la Sagrada Escritura llama habitualmente ángeles, es una verdad de fe. El testimonio de la Escritura es tan claro como la unanimidad de la tradición” (332). En general, no tienen nombres individuales, con excepción de los tres arcángeles cuya fiesta celebramos este día, desde 1969. 

Salmo 137: Te cantaremos, Señor, delante de tus ángeles.

Monición al Evangelio Juan 1, 47-51: Verán a los ángeles
de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre
.

En esta fiesta le corresponde el evangelio a Juan, quizá porque en el último versículo (51) del pasaje se menciona a los ángeles: “…verás el cielo abierto y a los ángeles de Dios subir y bajar”.

Oración Universal

Pidamos al Señor, a quien alaban los ángeles, que escuche nuestras oraciones por la Iglesia y por todos los seres humanos.

 

Para que san Miguel, fortaleza de Dios, custodie a la Iglesia, roguemos al Señor.

Para que por manos de los ángeles suban hasta la presencia de dios las ofrendas y oraciones de la Iglesia, roguemos al Señor.

Para que busquemos continuamente el rostro de Dios, que contemplan continuamente los ángeles, roguemos al Señor.

Para que los niños y los jóvenes vivan libres de las asechanzas del enemigo, protegidos por aquellos que son enviados para guardarnos en nuestros caminos, roguemos al Señor.

Para que al final de nuestra vida los ángeles nos reciban en el paraíso y nos introduzcan en la ciudad santa de Jerusalén, roguemos al Señor.

 

Te pedimos, Señor, que tus santos arcángeles, ministros gloriosos de tu poder de salvación, nos ayuden en el peregrinar de esta vida y nos conduzcan después a la patria eterna.  Por Jesucristo, nuestro Señor.

Exhortación final

(Tomado del libro La Palabra cada día, Comentario y oración, 3.a edición,  autor: Basilio Caballero 567)

Señor Jesús, te bendecimos porque tu cruz

es signo y prueba de lo mucho que Dios nos quiere.

Tú mantienes en pie la esperanza de los pobres,

pues tu cuerpo entregado y tu sangre derramada

son para nosotros pan y bebida de salvación.

 

Perdona, Señor, nuestras dudas y vacilaciones.

Nos cuesta entender tu mensaje de vida por la muerte.

Con tu palabra y tu Espíritu danos un corazón nuevo

Y descúbrenos el misterio de tu persona adorable,

Para que, amando a los demás como tú nos amaste,

Participemos en la gloria de tu resurrección. Amén.

 

Preguntas, comentarios y agradecimiento a: Máximo de los Santos Otaño: domax28cssr@yahoo.es

Cadena de oración: http://www.scalando.com/orando.htm

Oración de discernimiento: http://www.scalando.com/elecciones/oracion_de_discernimiento_2006.htm

Moniciones para la Misa diaria: http://www.scalando.com/moniciones/diarias/index.htm  con la firme determinación de te guste este servicio, el cual entregamos en tu computadora

Homilía para hoy

Grupos de interés: http://www.egrupos.net/grupo/scalando; http://www.egrupos.net/grupo/moniciones; http://blogs.vivito.net/blog/scalando463

www.scalando.com 275 años dando la vida por la Abundante Redención

Publicado por monicion el 26 de Septiembre, 2007, 18:39 Comentarios 33 | Comentar | Referencias (0)

Lunes, martes y miércoles de la XXV Semana del Tiempo Ordinario Ciclo C

Moniciones para a Misa

Por Fr. Máximo de los Santos Otaño

XXV Semana del Tiempo Ordinario – Ciclo C

Lunes 24 de septiembre del 2007

Nuestra Señora de las Mercedes, patrona de la República Dominicana

Monición de entrada

El día nuestro bautismo se nos encendió un cirio, se nos dio nueva vida, nos toca compartir e irradiar esa luz hasta alcanzar la luz sin fin: Cristo Jesús.

Monición a la primera lectura Esdras 1, 1–6: Los que pertenezcan al pueblo del Señor, que vayan a Jerusalén, para reconstruir el templo del Señor.

Acontecimientos como el que nos narra el autor del libro de Esdras, no pueden quedarse como simple hechos del pasado, a la luz de la fe ellos nos permiten ver el actuar de Dios en la historia de los pueblos. 

Salmo 125: Grandes cosas has hecho por nosotros, Señor.

Monición al Evangelio Lucas 8, 16-18: La vela se pone en el candelero,
para que los que entren puedan ver
.

La fe en Cristo es nuestra propia luz personal.  Cada uno de nosotros tiene su propio historial de la luz, desde el cirio bautismal que se encendió en el nacimiento de nuestra vida cristiana.

Oración Universal

Nos disponemos a participar en la mesa del Señor.  Pero antes presentemos a Padre nuestra oración, por nosotros y por todos los hombres.  Respondamos diciendo: Te rogamos, óyenos.

1.      Por el Papa N., por nuestro obispo N., y por todos los obispos del mundo. Oremos unidos.

2.      Por nuestra parroquia, por los sacerdotes, los catequistas, el consejo parroquial y cada una de las actividades que aquí se realizan. Oremos unidos.

3.      Por las personas y las instituciones que trabajan por la paz y el desarme. Oremos unidos.

4.      Por los millones de hombres y mujeres, de niños y ancianos que padecen hambre en el mundo. Oremos unidos.

5.      Por los cristianos y las cristianas que han dedicado su vida a la oración y la contemplación. Oremos unidos.

6.      Por todos los que compartimos esta Eucaristía, y por nuestros familiares y amigos. Oremos unidos.

Escucha, Padre, nuestra oración y derrama tu amor sobre todos los seres humanos Por Jesucristo nuestro Señor.

Exhortación final

(Tomado del libro La Palabra cada día, Comentario y oración, 3.a edición,  autor: Basilio Caballero 557)

Bendito seas, Padre porque nos diste en Jesús

tu palabra que nos inicia en los secretos del Reino,

y tu luz que, viniendo al mundo, ilumina a todo hombre.

En Cristo nos hiciste también a nosotros luz

que ha de brillar en medio de la noche oscura del mundo.

Libéranos de nuestras tinieblas que velan tu imagen,

y guárdanos de la desilusión y de la desesperanza,

del odio y del desamor, de la mentira y de la tristeza.

Haz, Señor, que caminemos a la luz de nuestro bautismo,

irradiando siempre la luz del rostro de Cristo,

hasta alcanzar la luz sin fin y del día sin ocaso. Amén.

*********

Martes 25 de septiembre del 2007

Monición de entrada

Todos los que creemos en Dios, somos hijos de un mismo Padre, por tanto hermanos de Jesús.  La palabra hermano, significa: “varones de la misma familia”.  Hermanos, primos, sobrinos y hasta tíos, y en el contexto religioso, hermanos, eran los miembros de una misma comunidad.

Monición a la primera lectura Esdras 6, 7-8.12b.14-20: Terminaron la reconstrucción del templo y celebraron la Pascua.

El autor de Esdras, de donde está tomada la primea lectura de hoy,  hace notar que detrás de los decretos de los reyes de Persia, Darío y Artajerjes, está la mano de Dios, que da fortaleza, unidad y esperanza al pueblo que ha regresado del exilio y que debe organizar su propia vida social y religiosa en torno a tres realidades: el templo, el sacerdocio y la ley. 

Salmo 121: Vayamos con alegría al encuentro del Señor.

Monición al Evangelio Lucas 8, 19-21: Mi madre y mis hermanos son aquellos
que escuchan la Palabra de Dios y la ponen en práctica
.

Cuando nos comprometamos con la Palabra de Dios, descubriremos nuevos hermanos y juntos formaremos una sociedad nueva.

Oración Universal

Oremos, hermanos, y pidamos al Padre que inspire Él mismo nuestra oración.  Será nuestra respuesta: Escúchanos, Señor.

1.      Por el Papa, por nuestros obispos, por el clero y el pueblo que les ha sido encomendado.  Roguemos al Señor.

2.      Por las comunidades de religiosos y religiosas de nuestra ciudad (pueblo) (diócesis) .  Roguemos al Señor.

3.      Por los que gobiernan los pueblos y por todos los que tienen responsabilidades en la vida pública.  Roguemos al Señor.

4.      Por los que sufren, por los presos, por los emigrantes y por todos los oprimidos.  Roguemos al Señor.

5.      Por todos los que nos encontramos reunidos aquí en la fe y la esperanza.  Roguemos al Señor.

Atiende, Padre del cielo, los deseos de tu Iglesia en oración, para que tu misericordia nos conceda lo que no podemos esperar por nuestros méritos.  Por Jesucristo nuestro Señor.

Exhortación final

(Tomado del libro La Palabra cada día, Comentario y oración, 3.a edición,  autor: Basilio Caballero 559)

Oh Dios nuestro, Padre común de la familia humana,

Te damos gracias porque Jesús, nuestro hermano mayor,

Hizo familia suya a los pobres y marginados de la tierra,

Sentando a su mesa a cuantos cumplen tu voluntad.

Gracias, porque la única condición, el único título,

la única carta de identidad para la pertenencia a Cristo,

al Reino, a su familia, a su pueblo, a su iglesia,

es la escucha de la palabra y la práctica de la misma.

Jesús nos rehabilita a nuestra condición primera

y nos sirve el plan familiar de la eucaristía. ¡Gracias!

Manténnos unidos a ti mediante la oración del Reino:

Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Amén.

Miércoles 26 de septiembre del 2007

Santos Cosme y Damián, mártires

Monición de entrada

El Señor nos hace la invitación en este día a la conversión.  Los textos de hoy nos muestran que Dios es bueno, si nos volvemos a Él, Dios hará que todo se torne en nuestro favor.

Monición a la primera lectura Esdras 9, 5-9: Dios no nos abandonó en nuestra esclavitud.

El autor del libro de Esdras reconoce ante Dios que desde tiempos antiguos el pueblo ha sido pecador, se ha apartado de Dios, le ha sido infiel y por eso ha sufrido el destierro, la esclavitud y la opresión de los extranjeros. 

Salmo Tobías 13, 1, 2.4.5.8: Bendito sea el Señor para siempre.

Monición al Evangelio Lucas 9, 1-6: Los envió a predicar el Reino de Dios
y a curar a los enfermos
.

La misión de predicar el Evangelio ha de ser un empeño de todos los bautizados; nos atrevemos a afirmar que es el fundamento de la fe cristiana.

Oración Universal

Con la confianza de hijos que suscita en nuestros corazones el Espíritu de Cristo, elevemos la oración común a Dios Padre misericordioso.

  1. Para que la Iglesia sea siempre más comunidad de fe, de oración y de caridad.  Oremos al Señor.

  2. Para que no falten nunca hombres y mujeres disponibles para acoger la llamada de Dios y ponerse al servicio de sus hermanos.  Oremos al Señor.

  3. Para que los violentos dejen caer las armas, y todas las naciones de la tierra sean lugar de convivencia pacífica y cordial.  Oremos al Señor.

  4. Para que el Espíritu del Señor conceda salud a los enfermos, consuelo a los tristes, esperanza y paz a todos el mundo.  Oremos al Señor.

Oh Padre, fuente de todo bien, te hemos expuesto con humilde confianza nuestras intenciones; escucha benigno nuestra oración, movido por tu inmensa bondad.  Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor.  Amén.

Exhortación final

(Tomado del libro La Palabra cada día, Comentario y oración, 3.a edición,  autor: Basilio Caballero 554)

Te bendecimos, Dios de los apóstoles y profetas,

por Jesucristo, tu primer enviado en misión de paz

para anunciar a los pobres el gozo de la liberación,

para curar los enfermos y vendar los corazones rotos.

Cristo delegó su misión a los suyos, a nosotros;

Por eso evangelizar es la dicha y vocación de la iglesia.

Él nos quiere disponibles, con la libertad de la pobreza

para compartir con los demás lo que tú nos regalas.

Libéranos, Señor, de tanto bagaje inútil

que nos instala y entorpece en el anuncio del Reino,

para que no ahoguemos el espíritu de la misión. Amén.

Preguntas, comentarios y agradecimiento a: Máximo de los Santos Otaño: domax28cssr@yahoo.es

Cadena de oración: http://www.scalando.com/orando.htm

Oración de discernimiento: http://www.scalando.com/elecciones/oracion_de_discernimiento_2006.htm

Moniciones para la Misa diaria: http://www.scalando.com/moniciones/diarias/index.htm  con la firme determinación de te guste este servicio, el cual entregamos en tu computadora

Homilía para hoy

Grupos de interés: http://www.egrupos.net/grupo/scalando; http://www.egrupos.net/grupo/moniciones; http://blogs.vivito.net/blog/scalando463

 www.scalando.com 275 años llevando la Buena Noticia a los más pobres y abandonados

Publicado por monicion el 23 de Septiembre, 2007, 22:42 Comentarios 42 | Comentar | Referencias (0)

Sábado de la XXIV Semana del Tiempo Ordinario Ciclo C

Moniciones para a Misa

Por Fr. Máximo de los Santos Otaño

XXIV Semana del Tiempo Ordinario – Ciclo C

Sábado 22 de septiembre del 2007

Monición de entrada

La vida de nosotros, cristianos de hoy, ha de ser parábola de Dios, hablando de un modo en que algunos entiendan y otros no, donde algunos encuentren alguna razón para la conversión y otros no.

Monición a la primera lectura I Timoteo 6, 13–16: Cumple todo lo mandado,
hasta la venida de nuestro Señor Jesucris­to.

Nos encontramos en los versículos finales de la primera carta de Pablo a Timoteo.  El Apóstol le encarga a su querido discípulo conservar el mandamiento sin mancha hasta la Manifestación de nuestro Señor Jesucristo. 

Salmo 99: Sirvamos al Señor con alegría.

Monición al Evangelio Lucas 8, 4-15: Lo que cayó en tierra buena representa
a los que escuchan la Pala­bra, la conservan en un corazón bueno y bien dispuesto, y dan fruto por su constancia
.

Al escuchar el evangelio de hoy deducimos que Dios brinda al hombre gratuitamente la salvación que el Reino aporta; pero hay que tener en cuenta que la salvación no se logra de manera automática, la iniciativa es de Dios y la respuesta del ser humano; a quienes Dios quiere con amor gratuito.

Oración Universal

La Iglesia como Jesucristo, está llamada a presentar ante el Padre a la humanidad entera.  Por eso, cada vez que celebramos la Eucaristía presentamos a Dios las necesidades de todos los seres humanos.  Oremos diciendo: Padre, escúchanos.

  1. Por los que ejercen alguna responsabilidad en nuestra comunidad (parroquia).  Oremos al Señor.

  2. Por los misioneros que están en países lejanos anunciando el Evangelio.  Oremos al Señor.

  3. Por los que nos han ayudado a crecer en la fe.  Oremos al Señor.

  4. Por los que aún no conocen a Jesucristo.  Oremos al Señor.

  5. Por los matrimonios y por las parejas que esperan casarse próximamente.  Oremos al Señor.

  6. Por los maestros y educadores.  Oremos al Señor.

  7. Por los extranjeros que trabajan en nuestro país.  Oremos al Señor.

  8. Por los que entre nosotros habitan en viviendas en malas condiciones o no pueden comprar lo necesario para comer.  Oremos al Señor.

  9. Por los difuntos.  Oremos al Señor.

  10. Por nosotros, y por nuestros familiares y amigos.  Oremos al Señor.

Escucha, Padre, las oraciones de tu pueblo, tú que eres la fuente de toda bondad.  Por Jesucristo Señor nuestro.  Amén.

Exhortación final

(Tomado del libro La Palabra cada día, Comentario y oración, 3.a edición,  autor: Basilio Caballero 554)

Gracias, Padre, por Cristo, esperanzado sembrador

de la semilla del Reino a pesar de los obstáculos.

 

Jesús fue el primer grano de trigo que, muriendo,

dio espléndida cosecha de vida y resurrección.

Su optimismo nos contagia y nos estimula a dar fruto.

 

Perdona, Señor, la inhóspita y yerma esterilidad

de nuestro camino, nuestro pedregal y nuestras zarzas.

 

Con la fuerza de tu Espíritu libéranos, Señor,

De nuestras mezquindad, superficialidad, inconstancia,

Fiebre consumista e idolatría del dinero y del placer.

Así tu palabra dará en nosotros cosecha de eternidad.  Amén.

 

Preguntas, comentarios y agradecimiento a: Máximo de los Santos Otaño: domax28cssr@yahoo.es

Cadena de oración: http://www.scalando.com/orando.htm

Oración de discernimiento: http://www.scalando.com/elecciones/oracion_de_discernimiento_2006.htm

Moniciones para la Misa diaria: http://www.scalando.com/moniciones/diarias/index.htm  con la firme determinación de te guste este servicio, el cual entregamos en tu computadora

Homilía para hoy

Grupos de interés: http://www.egrupos.net/grupo/scalando; http://www.egrupos.net/grupo/moniciones; http://blogs.vivito.net/blog/scalando463

Publicado por monicion el 21 de Septiembre, 2007, 22:48 Comentarios 50 | Comentar | Referencias (0)

Viernes XXIV Semana del Tiempo Ordinario Ciclo C fiesta de san Mateo

Moniciones para a Misa

Por Fr. Máximo de los Santos Otaño

XXIV Semana del Tiempo Ordinario – Ciclo C

Viernes 21 de septiembre del 2007

San Mateo Apóstol y evangelista

Monición de entrada

La iglesia celebra hoy la fiesta de san Mateo apóstol y evangelista, al Mateo se le atribuye ser el autor de la primera narración evangélica, de donde está toma del evangelio de hoy.  Mirando y celebrando la vida de este gran hombre de Dios, nos toca a nosotros levantarnos y decidirnos a seguir a Jesús, mirar mucho lo que tengamos que dejar, poco o mucho, pero dejarlo.

Monición a la primera lectura Efesios (4, 17.11-13): Él fue quien concedió a unos ser apóstoles y a otros, evangeliza­do­r­es­

La liturgia de hoy nos propone como primera lectura un pasaje de san Pablo a los efesios, El texto es una invitación a los miembros de esa comunidad a vivir de acuerdo con la vocación cristiana que han recibido. 

Salmo 18: El mensaje del Señor resuena en toda la tierra

Monición al Evangelio Mateo 9, 9-13: Sígueme. Él se levantó y lo siguió.

El evangelista nos narra la llamada de Mateo El hombre está sentado, ejerciendo su labor: recaudador de impuestos al servicio del Imperio romano. Jesús lo vio e inmediatamente lo llamó y lo puso a su servicio.  Fíjense cómo el llamado de Jesús hace pasar de la esclavitud del dinero a la libertad del seguimiento. Mateo lo abandona todo y luego se levanta para seguirlo.

Oración Universal

En esta festividad del apóstol san Mateo, presentemos nuestras oraciones a Dios Padre.  Responderemos: “El coro de los apóstoles te alaba, Señor”.

Para que el Evangelio sea la norma de vida de todos los miembros de la Iglesia, roguemos al Señor.

Para que reinen en el mundo la paz, la concordia y el muto respeto y amor, roguemos al Señor.

Para que los que pasan hambre o cualquier otro de de privación sean aliviados con la ayuda generosa de los hermanos, roguemos al Señor.

Para que todos nosotros vivamos un estilo de vida conforme a las bienaventuranzas evangélicas, roguemos al Señor.

Escucha, Pare, las súplicas que te presentamos, apoyados en la intercesión del apóstol y evangelista san Mateo.  Por Jesucristo, nuestro Señor.  Amén.

Exhortación final

(Tomado de la Rayo de Luz, Santo Domingo, República Dominicana, septiembre de 2007, año 7 No. 79, p. 46)

Concédenos, Señor, andar como pide la vocación a la que nos has convocado. Que sepamos descubrir la misión que nos has encomendado y que, con la gracia según la medida del don que nos confieres, podamos cumplirla fielmente para tu mayor honra y gloria y salvación de todos.  Amén

Preguntas, comentarios y agradecimiento a: Máximo de los Santos Otaño: domax28cssr@yahoo.es

Cadena de oración: http://www.scalando.com/orando.htm

Oración de discernimiento: http://www.scalando.com/elecciones/oracion_de_discernimiento_2006.htm

Moniciones para la Misa diaria: http://www.scalando.com/moniciones/diarias/index.htm  con la firme determinación de te guste este servicio, el cual entregamos en tu computadora

Homilía para hoy

Grupos de interés: http://www.egrupos.net/grupo/scalando; http://www.egrupos.net/grupo/moniciones; http://blogs.vivito.net/blog/scalando463

 www.scalando.com "Dando la vida por la Abundante Redención"

Publicado por monicion el 20 de Septiembre, 2007, 21:57 Comentarios 33 | Comentar | Referencias (0)

XXIV Semana del Tiempo Ordinario Ciclo C (lunes-martes-miercoles)

Moniciones para a Misa

Por Fr. Máximo de los Santos Otaño

XXIV Semana del Tiempo Ordinario – Ciclo C

Lunes 17 de septiembre del 2007

San Roberto Belarmino, obispo y doctor de la Iglesia (memoria libre)

Monición de entrada

Estamos invitados a amar mucho y a muchos, y hemos de amar a todos y tenemos que interesarnos por todos.  Si acaso hay que admitir alguna excepción en el mandato de la caridad, es precisamente a favor de los pobres, los enfermos y los menos afortunados.

Monición a la primera lectura I Timoteo 2, 1–8: Pidan a Dios por todos los hombres, pues Él quiere que todos se salven

.

El apóstol Pablo, en la primera lectura de hoy, se ocupa de lo relacionado a la oración comunitaria. Pide que se hagan súplicas, peticiones, intercesiones y acciones de gracias por todas las personas, pero de manera especial por los soberanos y autoridades, con el fin de poder vivir tranquilos y apacibles, se pide orar por los por los gobernantes, no a los gobernantes.

Salmo 27: “Salva, Señor, a tu pueblo”

Monición al Evangelio Lucas 7, 1-10: Ni en Israel he hallado una fe tan grande.

El Maestro se queda admirado de la fe del centurión, que es presentado a la gente como modelo de esta fe que debería existir en todos nosotros. De manera especial en este día pidamos perdón al Señor por nuestra incredulidad, porque no somos capaces de abrirnos a su Palabra.

Oración Universal

Presentemos ahora nuestra oración confiada, diciendo: escúchanos, Padre.

 

  1. Por la Iglesia, por todos aquellos que quieren seguir a Jesucristo con fidelidad.  Oremos unidos.

  2. Por el Papa, nuestro Obispo y por todos los obispos del mundo.  Oremos unidos.

  3. Por todos los seres humanos, principalmente por aquellos que sufren las consecuencias de una riqueza mal repartida.  Oremos unidos.

  4. Por todos los que movidos por el amor, trabajan por el bien de sus hermanos.  Oremos unidos.

  5. Por los políticos y los militares.  Oremos unidos.

  6. Por los ancianos, los enfermos y los que se encuentran solos.  Oremos unidos.

  7. Por los campesinos  y los obreros, los estudiantes y los profesionales.  Oremos unidos.

  8. Por los que ahora estamos reunidos para esta Eucaristía, compartiendo la alegría de la fe.  Oremos unidos.

 

Escucha, Padre, nuestra oración y haznos cada vez más fieles a tu amor, siguiendo el camino de tu Hijo Jesucristo.  Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.  Amén.

Exhortación final

(Tomado del libro La Palabra cada día, Comentario y oración, 3.a edición,  autor: Basilio Caballero 532)

Ante tu misterio insondable, reconocemos, Señor,

que no podríamos siquiera decir tu nombre de Padre

si tu Hijo Jesucristo no nos lo hubiera revelado.

 

No somos dignos de acercarnos a ti y recibirte;

pero basta que pronuncies esa palabra que puede curarnos.

Así podremos sentarnos a la mesa de tu Reino

y servirte y vivir según tu ley de amor.

 

Que la fe, la humildad y el amor fraterno

hagan de nuestra comunidad eucarística un hogar

de acogida y un oasis de esperanza para todos.

**************************************

 

Martes 18 de septiembre del 2007

Monición de entrada

Por desgracia, el ser humano actual parece que prefiere las relaciones de agresividad, dominio y explotación, y no la convivencia pacífica en la libertad y solidaridad.  En vez de emplear su avanzada técnica exclusivamente en mejor la calidad y el nivel de vida de las personas y de los pueblos, la usa en gran medida para destruir la vida, creando industrias de armas y muerte, orientadas a aplastar unos pueblos a otros y la caza del hombre por el hombre, a la degradación del ambiente y de la naturaleza.

Monición a la primera lectura I Timoteo 3, 1–13: Que el obispo y los diáconos sean irreprochables

.

El mensaje de esta primera lectura, de la primera carta de Pablo a Timoteo, centra su atención en dos cargos de responsabilidad: el obispo y los diáconos.  Estos términos provienen del griego, fueron aceptados por los cristianos para designar a algunos de sus líderes.  Obispo” significaba supervisor y “diácono” servidor.

Salmo 100: “Danos, Señor, tu bondad y tu justicia”

Monición al Evangelio Lucas 7, 11-17: Joven, yo te lo mando: Levántate.

Pongan mucha atención al texto evangélico de hoy, narra la resurrección del hijo único de una mujer viuda. Episodio exclusivo de Lucas.  El milagro de hoy es signo que anuncia la propia resurrección de Jesús, señor de la vida.

Oración Universal

El camino de Jesús conduce a la salvación y a la vida.  Oremos ahora para que esta vida llegue a todos los seres humanos.  Respondamos, diciendo: Te rogamos, óyenos.

 

  1. Por nuestra comunidad y por todas las comunidades cristianas en el mundo.  roguemos al Señor.

  2. Por los niños y adolescentes que asisten a la catequesis.  Roguemos al Señor.

  3. Por los que aún no conocen a Jesucristo.  Roguemos al Señor.

  4. Por los enfermos y los moribundos.  Roguemos al Señor.

  5. Por nuestros gobernantes y por todos los que tienen responsabilidades en la sociedad.  Roguemos al Señor.

  6. Por los profesores y maestros, y por todos los que se dedican a tareas de educación y enseñanza.  Roguemos al Señor.

  7. Por nuestros familiares y amigos difuntos.  Roguemos al Señor.

 

Padre, mira bondadoso nuestras oraciones y concédenos lo que te pedimos con fe.  Por Jesucristo nuestro Señor.  Amén.

Exhortación final

(Tomado del libro La Palabra cada día, Comentario y oración, 3.a edición,  autor: Basilio Caballero 534)

Hoy te bendice nuestro corazón, Padre,

porque Jesús, anticipando su propia resurrección,

devolvía la vida a los muertos, como el joven de Naín.

 

Cuando el mundo nos da vueltas perdemos pie;

cuando el dolor nos machaca altaneramente;

cuando todo parece perdido sin remedio,

tú nos repites: No llores, basta que tengas fe.

El contacto contigo en tu palabra y  tus sacramentos

despierta tu gesto creador que da vida al hombre.

 

Haznos, Señor, testigos con Cristo de ese tu amor

que hace presente el Reino y resucita los corazones.

**************************************

Miércoles 19 de septiembre del 2007

 

San Jenaro, obispo y mártir (Memoria Libre)

Monición de entrada

Al empezar esta celebración, pidamos al Señor que nos cuente entre los discípulos de su Sabiduría personal, Cristo Jesús, y en el grupo de cuantos reciben la buena nueva con sencillez y apertura de corazón, haciendo fructificar la semilla de su palabra mediante una conversión eficaz al amor y la justicia del Reino.

Monición a la primera lectura I Timoteo 3, 14–16: Realmente es grande el misterio del amor de Dios

El autor de la primera carta de Timoteo, san Pablo, nos comparte un himno a Jesús como centro de fe y de religión.  El himno abarca toda la vida de Jesús, el Señor. 

Salmo 110: “Alabemos a Dios de todo corazón”

Monición al Evangelio Lucas 7, 31-35: Tocamos la flauta y ustedes no bailaron, cantamos canciones tristes y no lloraron.

Los contemporáneos de Jesús que lo rechazaron son un fiel exponente de los seres humanos de todos los tiempos, tu y yo en ocasiones, que no admiten a Dios en su vida, porque no aceptan ninguna de sus manifestaciones, sean del singo que sean.

Oración Universal

El camino de Jesús conduce a la salvación y a la vida.  Oremos ahora para que esta vida llegue a todos los hombres.  Respondamos diciendo: Te rogamos, óyenos.

 

  1. Por nuestra comunidad y por todas las comunidades cristianas en el mundo.  Roguemos al Señor.

  2. Por los niños y adolescentes que asisten a la catequesis.  Roguemos al Señor.

  3. Por los que aún no conocen a Jesucristo.  Roguemos al Señor.

  4. Por los que se han alejado de la fe.  Roguemos al Señor.

  5. Por los enfermos y los moribundos.  Roguemos al Señor.

  6. Por nuestros gobernantes y por todos los que tienen responsabilidades en la sociedad.  Roguemos al Señor.

  7. Por los profesores y maestros, por todos los que se dedican a tareas de educación y enseñanza.  Roguemos al Señor.

  8. Por nuestros familiares y amigos difuntos.  Roguemos al Señor.

 

Padre, mira bondadoso nuestras oraciones y concédenos lo que te pedimos con fe.  Por Jesucristo nuestro Señor.  Amén.

Exhortación final

(Tomado del libro La Palabra cada día, Comentario y oración, 3.a edición,  autor: Basilio Caballero 548)

Hoy nuestra oración a ti, Padre nuestro, comienza

Con una humilde confesión: Somos sordos a tu voz,

Ciegos a tu luz e impermeables a tu Espíritu de amor.

Y lo peor es que todavía nos justificamos con pretextos.

 

Libéranos, Señor, de nuestra dureza de corazón

Que malogra el seguimiento de Cristo y de su evangelio.

Enséñanos hoy a vivir y juzgar según tu sabiduría,

Para evitar e capricho infantil de los descontentos.

 

Para vencer nuestra rutina, haznos experimentar

La urgencia de una decidida conversión a tu Reino.

Así no frustraremos tu designio sobre nosotros.  Amén.

 

Preguntas, comentarios y agradecimiento a: Máximo de los Santos Otaño: domax28cssr@yahoo.es

Cadena de oración: http://www.scalando.com/orando.htm

Oración de discernimiento: http://www.scalando.com/elecciones/oracion_de_discernimiento_2006.htm

Moniciones para la Misa diaria: http://www.scalando.com/moniciones/diarias/index.htm  con la firme determinación de te guste este servicio, el cual entregamos en tu computadora

Homilía para hoy

Grupos de interés: http://www.egrupos.net/grupo/scalando; http://www.egrupos.net/grupo/moniciones; http://blogs.vivito.net/blog/scalando463

www.scalando.com // www.cssr.com // www.casacristo.com

Publicado por monicion el 16 de Septiembre, 2007, 21:21 Comentarios 49 | Comentar | Referencias (0)

Jueves, viernes y sábado de la XXIII Semana del Tiempo Ordinario Ciclo C

Moniciones para a Misa

Por Fr. Máximo de los Santos Otaño

XXIII Semana del Tiempo Ordinario – Ciclo C

Jueves 13 de septiembre del 2007

SAN JUAN CRISÓSTOMO, obispo y doctor de la Iglesia

Monición de entrada

La enseñanza de Jesús para nosotros es que devolvamos bien por mal, tratar a los demás como nos gustaría que nos traten a nosotros.

Monición a la primera lectura Colosenses 3, 12–17: Tengan amor, que es el vínculo de la perfecta unión.

Continuamos leyendo la carta de Pablo a los cristianos de Colosas, el apóstol invita a los cristianos ha estar revestidos de los mismos sentimientos de Cristo Jesús, como son por ejemplo: compasión, amabilidad, humildad, mansedumbre, paciencia, perdón mutuo, pero sobre todo el amor, al cual Pablo define como broche, lazo, vínculo de la perfección. 

Salmo 150: Alabemos al Señor con alegría.

Monición al Evangelio Lucas 6, 27-38: Sean misericordiosos, como su Padre es misericordioso.

En sintonía con la primera lectura, san Lucas, toma el tema del amor a los enemigos: “amen a sus enemigos, hagan el bien a los que los odian.  En esta bella página encontramos el fundamento de la ética cristiana: ser como Dios se ha revelado a nosotros en Jesús, lleno de gracia y misericordia.

Oración Universal

Reunidos en nombre de Jesús, presentemos a Padre nuestras plegarias.  Nosotros formamos la familia de Dios, y debemos recordar ante Él las necesidades de todos los seres humanos.  Respondan por favor: Escucha nuestra oración, peñor.

 

  1. Por la Iglesia, por el Papa y los obispos, por las comunidades de cristianos en todo el mundo.  Oremos.

  2. Por los movimientos y grupos de jóvenes cristianos.  Oremos.

  3. Por todas las naciones, por sus gobernantes y políticos, por los que de distintos modos trabajan por la justicia, la libertad y la paz.  Oremos.

  4. Por los pobres, los enfermos, por los que más sufren las consecuencias de la crisis económica, de la violencia, de la injusticia.  Oremos.

  5. Por todos los difuntos, conocidos y desconocidos.  Oremos.

  6. Por los que celebramos esta Eucaristía, por nuestra comunidad (parroquia), por la amistad entre nosotros.  Oremos.

 

Escucha, Padre, lo que te hemos pedido por nosotros y por todos los seres humanos.  Por Jesucristo nuestra Señor.  Amén.

Exhortación final

(Tomado del libro La Palabra cada día, Comentario y oración, 3.a edición,  autor: Basilio Caballero 538)

Señor, haz de mí un instrumento de tu paz.

Donde hay odio, que yo ponga amor.

Donde hay ofensas, que yo ponga perdón.

Donde hay discordia, que yo ponga unión.

Donde hay error, que yo ponga verdad.

Donde hay dura, que yo ponga yo fe

Donde hay desesperanza, que yo ponga esperanza,

Donde hay tinieblas, que yo ponga luz.

Donde hay tristeza, que yo ponga alegría.

 

Haz que yo no busque tanto

el ser consolado como consolar,

el ser comprendido como el comprender,

el ser amado como el amar.

 

Porque dando es como se recibe,

olvidándose de sí mismo es como uno se encuentra a sí mismo,

perdonando es como se obtiene perdón,

muriendo es como se resucita para la vida eterna.

(San Francisco de Asís)

*********************

Viernes 14 de septiembre del 2007 * Exaltación de la Santa Cruz

Monición de entrada

La tradición litúrgica nos dice que la fiesta de hoy se celebraba en Jerusalén ya en siglo V.  Su título contiene la finalidad de la misma: enaltecer y glorificar la cruz de Cristo.  Porque la cruz, señal del discípulo de Jesús, no es signo de muerte sino de vida, como expresa el simbolismo de la serpiente de bronce en el desierto; no de infamia y derrota sino de salvación y victoria; no de masoquismo sino de amor.

Primera lectura: Núm 21, 4-9 (La serpiente de bronce en el desierto)

Escucharemos ahora un texto muy interesante, tomado del libro del los Números.  El relato surge de la conjugación de varios elementos.  El primero es el dato real de las serpientes venenosas existentes en la región; el segundo es la creencia en virtudes curativas de la serpiente; y el tercero es un ídolo en forma de serpiente de bronce que había en el templo de Jerusalén.  Escuchen.

Segunda lectura: Fil 2: 6-11 (Se despojó de su rango; por eso Dios lo exaltó)

La segunda lectura está tomada de la carta de san Pablo a los filipenses.  Pablo empieza exhortando a los dirigentes de la comunidad de Filipos, que ya empieza a sentir la tentación del mando.  Para ello les propone el ejemplo de Cristo, y compone un bellísimo himno que servirá siempre como eje de cualquier construcción cristológica y eclesiológica.  Presten atención.

Tercera lectura: Jn 3: 13-17 (Tiene que ser levantado el Hijo del hombre)

Como vimos en la primera lectura, la serpiente levantada por Moisés fue “señal de salud”.  Esta acción de Moisés y la “señal de salud” adquiere su sentido pleno y total en Cristo Jesús: mirando y creyendo en Jesús, en los distintos niveles que la elevación implica –crucifixión-resurrección-exaltación-, se alcanza la salud, la vida en plenitud, la vida eterna.  Escucharemos esta interesante narración, pero antes entonemos el aleluya.

Oración Universal

A cada invocación respondan, por favor: “Escúchanos, Señor, y ten piedad

1.   Tú fuiste levantado sobre la tierra.  Atrae hacia ti los corazones de todos, Roguemos al Señor.

2.   Tú fuiste clavado en la cruz.  Da a todos los oprimidos la libertad la libertad verdadera, Roguemos al Señor.

3.   Tú derramaste tu sangre.  Cura las heridas de todos los que sufren, Roguemos al Señor.

4.   Tú entregaste tu espíritu.  Concede el don de tu Espíritu a todos los que creen en ti, Roguemos al Señor.

5.   Tú, traspasado por la lanza, eres manantial de agua viva.  Purifica y renueva a tu Iglesia, Roguemos al Señor. 

 Exhortación final

 (Tomado de B. Caballero: La Palabra cada domingo, San Pablo, España, 1993, p. 633)

Te bendecimos, Señor, Padre santo, porque has puesto

La salvación del género humano en el árbol de la cruz, para que,

Donde tuvo origen la muerte, de allí resurgiera la vida.

Y el que venció en un árbol fuera en otro árbol vencido

Por Jesucristo, tu Hijo y nuestro Señor y Salvador.

 

Es la cruz de Cristo donde tú, Padre, demuestras tu amor

Hacia nosotros, pues no hay mayor prueba de amor que dar la vida.

Así la cruz es semilla de liberación en el corazón del que ama.

 

No permitas, Señor, que nos gloriemos si no es en la cruz

De nuestro Señor Jesucristo, en la cual el mundo con sus pasiones

Está crucificado para nosotros, y nosotros para el mundo.

Amén

 **********

Sábado 15 de septiembre del 2007

NUESTRA SEÑORA DE LOS DOLORES

Monición de entrada

Hoy la Iglesia el día de Nuestra Señora de los dolores, imagen de la Virgen poco apreciada en una sociedad como la nuestra que le huye a la cruz y al sufrimiento.  Pare de sufrir, es un grupo que ha tenido mucho éxito en nuestros días.  Contemplemos su dolor, porque ella nos anima a estar de pie junto a la cruz, acompañando a otros, sufriendo el dolor del prójimo, haciéndolo nuestro.

Monición a la primera lectura Hebreos 5, 7–9: Aprendió a obedecer y se convirtió en la causa de nuestra salvación eterna.

En el Antiguo Testamento, el sumo sacerdote, elegido de entre los hombres y nombrado su representante ante Dios, ofrecía sacrificios por los pecados propios y por los del pueblo. Jesús, sumo y eterno sacerdote, se ofrece a sí mismo como víctima de propiciación por el pecado del mundo. 

Salmo 30: “Señor, por tu amor tan grande ponme a salvo”.

Monición al Evangelio Juan 19-27: ¿Y cuál hombre no llorara si a la Madre contemplara de Cristo en tanto dolor?

.

Con la entrega de la madre al discípulo amado y del discípulo a la madres, se anuncia el nacimiento de una nueva familia de tipo escatológico. El reino de Jesús es entonces una unión familiar en la cual los discípulos van a tener el mismo Padre y la misma madre que Él.

Oración Universal

Ante Jesús el Salvador, y ante el Padre, que nunca deja de velar por la Iglesia y por el mundo entero, presentemos nuestra oración.  Responderemos: Te rogamos óyenos.

 

  1. Por nuestra diócesis de N. por nuestro obispo N. y por los responsables de la pastoral diocesana.  Roguemos al Señor.

  2. Por las vocaciones sacerdotales y religiosas.  Roguemos al Señor.

  3. Por los soldados que mueran  en las guerras, por los que sufren las consecuencias de una violencia que no han  provocado.  Roguemos al Señor.

  4. Por los pescadores que se ganan el pan en un trabajo duro y difícil; por los marineros que tienen que estar tanto tiempo lejos de sus hogares.  Roguemos al Señor.

  5. Por los parados que se han quedado sin subsidio, por los jóvenes que no pueden trabajar, por los pequeños empresarios que viven dificultades.  Roguemos al Señor.

  6. Por los que celebramos esta Eucaristía, y por nuestros familiares y amigos.  Roguemos al Señor.

 

Señor, Padre nuestro, escucha la oración de tu Iglesia y dirige el curso de nuestro mundo según tu voluntad amorosa.  Por Jesucristo nuestro Señor.  Amén.

Exhortación final

La recomendamos para antes del Evangelio (Tomada de: San Pablo.com.co)

¡Oh dulce fuente de amor!,
hazme sentir tu dolor
para que llore contigo.
Y que, por mi Cristo amado,
mi corazón abrasado
más viva en Él que conmigo.


Y, porque a amarlo me anime,
en mi corazón imprime
las llagas que tuvo en sí.
Y de tu Hijo, Señora,
divide conmigo ahora
las que padeció por mí.


Hazme contigo llorar
y de veras lastimar
de sus penas mientras vivo;
porque acompañar deseo
en la cruz, donde lo veo,
tu corazón compasivo.


¡Virgen de vírgenes santas!,
llore ya con ansias tantas
que llanto dulce me sea;
porque su pasión y muerte
tenga en mi alma de suerte
que siempre sus penas vea.


Haz que su cruz me enamore
y que en ella viva y more
de mi fe y amor indicio;
porque me inflame y encienda
y contigo me defienda
en el día del juicio.


Haz que me ampare la muerte
de Cristo, cuando en tan fuerte
trance, vida y alma estén;
porque, cuando quede en calma
el cuerpo, vaya mi alma
a su eterna gloria. Amén.

Preguntas, comentarios y agradecimiento a: Máximo de los Santos Otaño: domax28cssr@yahoo.es

Cadena de oración: http://www.scalando.com/orando.htm

Oración de discernimiento: http://www.scalando.com/elecciones/oracion_de_discernimiento_2006.htm

Moniciones para la Misa diaria: http://www.scalando.com/moniciones/diarias/index.htm  con la firme determinación de te guste este servicio, el cual entregamos en tu computadora

Homilía para hoy

Grupos de interés: http://www.egrupos.net/grupo/scalando; http://www.egrupos.net/grupo/moniciones; http://blogs.vivito.net/blog/scalando463

www.scalando.com * www.cssr.com / www.casacristo.com

Publicado por monicion el 12 de Septiembre, 2007, 22:37 Comentarios 40 | Comentar | Referencias (0)

Miércoles XXIII Semana del Tiempo Ordinario Ciclo C

Moniciones para a Misa

Por Fr. Máximo de los Santos Otaño

XXIII Semana del Tiempo Ordinario – Ciclo C

Miércoles 12 de septiembre del 2007

Monición de entrada

Tú y yo estamos invitados a despojarnos del hombre viejo y a vivir las bienaventuranzas.  Te invito para que mires a Jesús que ha salido vencedor y que te decidas a seguir confiado en su amor.

Monición a la primera lectura Colosenses 3, 1–11: Ustedes han muerto con Cristo. Den muerte a todo lo malo que hay en ustedes.

El fundamento de nuestra vida es Cristo Jesús.  Con Él hemos muertos los poderes del mundo.  Si hemos muerto con Cristo, como nos ensaña san Pablo, es para resucitar con Él a una nueva vida, a una nueva realidad.  Esperando la manifestación gloriosa del Señro. 

Salmo 144: “El Señor es bueno con todos”.

Monición al Evangelio Lucas 6, 20-26: Dichosos los pobres. – ¡Ay de ustedes, los ricos!.

Escucharemos la proclamación de las bienaventuranzas, esta vez narrada por san Lucas.  Las bienaventuranzas en boca de Jesús son proclamación profética de la llegada del reino de Dios, constituyen una contraseña de identificación segura del discípulo de Cristo.  Nos atrevemos a decir que son un compendio del Evangelio de Jesús.

Oración Universal

Oremos, hermanos, al Padre, por nosotros y por todos los seres humanos.  Nos unimos a la oración diciendo: Escúchanos, Padre.

 

  1. Para que la Iglesia sea hogar de la misericordia para todos los seres humanos.  roguemos al Señor.

  2. Para que las comunidades de religiosos y religiosas sean para todos un ejemplo de entrega.  roguemos al Señor.

  3. Para que los que viven hundidos en el mal encuentren una mano amiga que los ayude a levantarse.  roguemos al Señor.

  4. Para que los que, movidos por su afán de poder, provocan las guerras y el hambre en el mundo, se conviertan y aprendan a amar.  roguemos al Señor.

  5. Para que los fieles difuntos sean acogidos en la casa del Padre.  roguemos al Señor.

  6. Para que el Señor perdone nuestros pecados y nos dé la gracia de vivir como hijos suyos.  roguemos al Señor.

 

Padre de misericordia y de bondad: escucha las oraciones de tu pueblo y concédenos tus dones.  Por Jesucristo nuestro Señor.  Amén.

Exhortación final

(Tomado del libro La Palabra cada día, Comentario y oración, 3.a edición,  autor: Basilio Caballero 536)

Gracias, Señor Jesús, porque, proclamándolos dichosos,

devolviste la dignidad, el Reino y la esperanza

a los que el mundo tiene por últimos e infelices:

los pobres y los humildes, los que lloran y sufren,

los que tienen hambre y sed de fidelidad a Dios,

los misericordiosos que saben perdonar a los demás,

los que proceden con un corazón limpio y sincero,

los que fomentan la paz y desechan la violencia,

los perseguidos por servirte a ti y al evangelio.

 

Tú eres el primero que realizaste este programa,

y tu ejemplo nos anima a seguirte hasta el final.

Tú eres nuestra fuerza. ¡Bendito seas por siempre, Señor!

Preguntas, comentarios y agradecimiento a: Máximo de los Santos Otaño: domax28cssr@yahoo.es

Cadena de oración: http://www.scalando.com/orando.htm

Oración de discernimiento: http://www.scalando.com/elecciones/oracion_de_discernimiento_2006.htm

Moniciones para la Misa diaria: http://www.scalando.com/moniciones/diarias/index.htm  con la firme determinación de te guste este servicio, el cual entregamos en tu computadora

Homilía para hoy

Grupos de interés: http://www.egrupos.net/grupo/scalando; http://www.egrupos.net/grupo/moniciones; http://blogs.vivito.net/blog/scalando463

www.scalando.com * www.cssr.com * www.casacristo.com

Publicado por monicion el 11 de Septiembre, 2007, 22:36 Comentarios 51 | Comentar | Referencias (0)

Lunes y Martes XXIII Semana del Tiepo Ordinaro Ciclo C

Moniciones para a Misa

Por Fr. Máximo de los Santos Otaño

XXIII Semana del Tiempo Ordinario – Ciclo C

Lunes 10 de septiembre del 2007

Monición de entrada

Para continuar la misión liberadora que Cristo nos ha confiado a sus discípulos, tenemos que practicar con amor la denuncia profética de la opresión y explotación; es tarea nuestra proclamar y promover la justicia.  Hay que desenmascarar los ídolos de muerte, señores de este difícil mundo, pero vencidos por Jesús, el único Señor.

Monición a la primera lectura Colosenses 1, 24–2, 3: Yo he llegado a ser ministro de la Iglesia, para anunciar el designio secreto que Dios ha mantenido oculto desde siglos.

San Pablo nos enseña hoy que el verdadero apóstol enfrenta con alegría los sufrimientos, con el fin que la comunidad cristiana crezca y sea edificada sobre los valores del Reino.  El cristiano es una reproducción mística o misteriosa de Cristo. 

Salmo 61: “Dios es nuestra salvación y nuestra gloria”.

Monición al Evangelio Lucas 6, 6-11: Estaban acechando a Jesús para ver si curaba en sábado.

El evangelio de hoy continúa la controversia sobre el sábado.  Hacer prevalecer la estructura legal sobre el bien del ser humano es traicionar la voluntad de Dios, viene a decir Jesús curando al enfermo en sábado.

Oración Universal

La Iglesia como Jesucristo, está llamada a presentar ante el Padre a la humanidad entera.  Por eso, cada vez que celebramos la Eucaristía presentamos a Dios las necesidades de todos los seres humanos.  Oremos diciendo: Padre, escúchanos.

 

  1. Por los que ejercen alguna responsabilidad en nuestra comunidad (parroquia).  Oremos al Señor.

  2. Por los misioneros que están en países lejanos anunciando el Evangelio.  Oremos al Señor.

  3. Por los que nos han ayudado a crecer en la fe.  Oremos al Señor.

  4. Por los que aún no conocen a Jesucristo.  Oremos al Señor.

  5. Por los matrimonios y por las parejas que esperan casarse próximamente.  Oremos al Señor.

  6. Por los maestros y educadores.  Oremos al Señor.

  7. Por los extranjeros que trabajan en nuestro país.  Oremos al Señor.

  8. Por los que entre nosotros habitan en viviendas en malas condiciones o no pueden comprar lo necesario para comer.  Oremos al Señor.

  9. Por los difuntos.  Oremos al Señor.

  10. Por nosotros, y por nuestros familiares y amigos.  Oremos al Señor.

 

  1. Escucha, Padre, las oraciones de tu pueblo, tú que eres la fuente de toda bondad.  Por Jesucristo Señor nuestro.

 

Amén

Exhortación final

(Tomado del libro La Palabra cada día, Comentario y oración, 3.a edición,  autor: Basilio Caballero 532)

Gracias, Padre, porque has querido que tu gloria

sean el hombre que tiene vida en Cristo por el Espíritu.

En Jesús has tomado partido por el hombre, tu criatura.

Haz que seamos fieles a su misión liberadora,

para responder plenamente a nuestra vocación cristiana.

 

Líbranos de una religión enmohecida por la rutina,

y haz que vivamos cada día la novedad de tu evangelio,

que es la buena nueva de tu amor al hombre pecador

 

queremos gastar nuestra vida en tu amor y servicio.

Alienta nuestra fe en ti y nuestro amor a los hermanos,

para que vivamos siempre en tu gozo y tu esperanza.  Amén

**************************************

Martes 11 de septiembre del 2007

Monición de entrada

La reflexión de inicio de hoy la vamos a dedicar a la oración, porque no hay nada más importante que la oración.  Es bueno señalar que ésta no la podemos sustituir con las obras ni por la acción social.  Es importante orar antes de tomar una decisión importante en nuestras vidas, el Maestro nos da ejemplo.

Monición a la primera lectura Colosenses 2, 6–15: Dios nos dio una vida nueva con Cristo, perdonándonos nuestros pecados.

Cuando hemos aceptado a Cristo como único Señor en nuestra vida, no tenemos más opción que vivir unidos a Él, enraizados en su amor.  Jesucristo es el principio y fundamento de la vida cristiana, no argumentos falsos apoyados en teorías humanas. 

Salmo 144: “El Señor es bueno con todos”.

Monición al Evangelio Lucas 6, 12-19: Pasó la noche en oración y eligió a doce discípulos, a los que llamó Apóstoles.

La elección de los apóstoles está perfectamente estructurado.  Vemos a Jesús en oración, en la montaña, Lucas enfatiza que es de noche.  La altura es lugar tradicional de encuentro con lo divino; la noche es tiempo de revelación, de intimidad y de abertura hacia el misterio.  El contenido de esta oración se traduce a la mañana siguiente en forma de elección de los apóstoles.

Oración Universal

Oremos ahora, hermanos, a Dios nuestro Padre.  Él quiere que todos los hombres sean llamados al reino de su Hijo Jesucristo.  Pidamos por nosotros y por todos los seres humanos.  Respondamos, diciendo: Escúchanos, Señor.

 

  1. Por la Iglesia, extendida por toda la tierra y presente en nuestra comunidad.  roguemos al Señor.

  2. Por los jóvenes que se preparan para el sacerdocio y la vida religiosa.  roguemos al Señor.

  3. Por el entendimiento entre las naciones y para que todos los pueblos reconozcan a Jesucristo.  roguemos al Señor.

  4. Por los pobres, por los que sufren, por los humildes.  roguemos al Señor.

  5. Por los que tienen hambre y se de justicia, por los misericordiosos.  roguemos al Señor.

  6. Por los que trabajan por la paz, por los perseguidos por causa de la justicia.  roguemos al Señor.

  7. Por los niños de todo el mundo, para que a todos llegue el anuncio del Evangelio.  roguemos al Señor.

  8. Por nosotros, por nuestros familiares, amigos y conocidos.  roguemos al Señor.

 

Guarda, Padre, con amor a tu pueblo y concédele los dones de tu bondad.  Por Jesucristo nuestro Señor.  Amén

Exhortación final

(Tomado del libro La Palabra cada día, Comentario y oración, 3.a edición,  autor: Basilio Caballero 534)

Te alabamos, Padre, porque Cristo, tu Hijo y enviado,

Anunció el evangelio del Reino a los pobres y humildes

Y fundó su Iglesia sobre las columnas de los apóstoles.

 

Tú nos llamaste a formar un pueblo compacto

Que te sirva en la unidad, la verdad y santidad.

Te damos gracias por la fe recibida de nuestros mayores

A través de una larga cadena de testigos y creyentes.

No permitas que la antorcha se apague en nuestras manos.

 

Haz, Señor, de tu Iglesia un hogar de amor y alegría

Para un mundo que camina en tinieblas buscando la luz.

Así todos encontrarán en ella un motivo de esperanza.

**************************************

 

Preguntas, comentarios y agradecimiento a: Máximo de los Santos Otaño: domax28cssr@yahoo.es

Cadena de oración: http://www.scalando.com/orando.htm

Oración de discernimiento: http://www.scalando.com/elecciones/oracion_de_discernimiento_2006.htm

Moniciones para la Misa diaria: http://www.scalando.com/moniciones/diarias/index.htm  con la firme determinación de te guste este servicio, el cual entregamos en tu computadora

Homilía para hoy

Grupos de interés: http://www.egrupos.net/grupo/scalando; http://www.egrupos.net/grupo/moniciones; http://blogs.vivito.net/blog/scalando463

www.scalando.com / www.cssr.com / www.casacristo.com

Publicado por monicion el 9 de Septiembre, 2007, 21:22 Comentarios 32 | Comentar | Referencias (0)

Juevea_viernes_sabado de la XXII Semana del Tiempo Ordinario Cicl C

Moniciones para a Misa

Por Fr. Máximo de los Santos Otaño

 XXII Semana del Tiempo Ordinario – Ciclo C

Jueves 6 de septiembre del 2007

Monición de entrada

Tú y yo diariamente rezamos en el Padre nuestro y pedimos al Señor que se haga su voluntad en la tierra como en el cielo, pidamos también para que alcancemos el pleno conocimiento de esa voluntad y cuál es proyecto de Dios en nuestras vidas.

Monición a la primera lectura Colosenses 1, 9-14: Nos ha liberado del poder de las tinieblas, y nos ha trasladado al Reino de su Hijo amado.

El gran apóstol Pablo no cesa de orar por los colosenses, pidiendo que puedan conseguir un conocimiento perfecto de la voluntad de Dios.  Sabiduría e inteligencia son los que hacen posible que los cristianos lleven una vida digna de la voluntad del Señor.

Salmo 97: “El Señor nos ha mostrado su amor y su lealtad”.

Monición al Evangelio Lucas 5, 1-11: Dejándolo todo, lo  siguieron.

El texto evangélico de hoy, narrado por san Lucas, contiene tres partes en conexión mutua: predicación de Jesús (noten que esta predicación la hace desde la barca de Pedro, me pregunto yo por qué la de Pedro), pesca milagrosa y vocación de los primeros discípulos.  No podemos permanecer sordos a la voz de Jesús que nos invita a vencer el temor que nos domina y a lanzarnos “mar adentro”.

Oración Universal

  1. Para que la Iglesia sea cada vez más lugar de reconciliación y de acogida para los hombres, que a veces tan enfrentados y divididos, roguemos al Señor.

  2. Para que no le falten a la Iglesia y al mundo hombres y mujeres disponibles para acoger la llamada de Dios y ponerse al servicio de sus hermanos, roguemos al Señor.

  3. Para que se establezca la concordia entre los pueblos, y todas las naciones de la tierra se conviertan en lugar de convivencia pacífica y cordial, roguemos al Señor.

  4. Para que el Espíritu del Señor nos transforme a nosotros, que celebramos esta Eucaristía, en testigos creíbles del amor cristiano en los diversos ambientes en que vivimos, roguemos al Señor.

Exhortación final

(Tomado del libro La Palabra cada día, Comentario y oración, 3.a edición,  autor: Basilio Caballero 525)

Te bendecimos, Padre, porque nos ha llamado

a la fe, al bautismo y al seguimiento de Cristo.

Él nos toma de la mano, pronuncia nuestro nombre

y nos confía una misión: Serán pescadores de hombres.

 

Bendito seas, Señor, porque necesitas nuestras manos

nuestra voz, nuestra pobreza. ¡Gracias por la confianza!

por tu palabra, echaremos la red hasta que rebose de peces

 

Por la fuerza de la resurrección de Jesús libéranos

del poder del miedo y de la nada de la muerte.

Tú has pronunciado tu nombre sobre nuestra pequeñez,

Y nosotros te pertenecemos para siempre ¡Gracias, Señor!

*******************

 

Viernes 7 de septiembre del 2007

Monición de entrada

Como cristianos tenemos que distinguirnos por nuestra manera de relacionarnos con Dios, no desde la ley, sino por el Espíritu que da vida y produce una alegría desbordante.  Pidamos en esta celebración que el Señor nos conceda movernos con la fiel libertad que dan el amor y la amistad con Él.

Monición a la primera lectura Colosenses 1, 15-20: Todo fue creado por medio de Él y para Él.

Escuchemos este maravilloso himno litúrgico de las primeras comunidades cristianas.  Este himno, escrito por Pablo para la comunidad de Colosas, devuelve a la comunidad de Colosas la capacidad de reconstruir la esperanza en Jesucristo, Creador y salvador del género humano.

Salmo 39: “Bendigamos al Señor, porque Él es bueno”.

Monición al Evangelio Lucas 5, 33-39: Vendrá un día en que les quiten al esposo y entonces sí ayunarán.

El evangelio de hoy ha de entenderse, pues, desde la novedad que supone la presencia del Reino en la persona, mensaje y milagros de Jesús.  Jesús que es novedad y plenitud de nuestra vida.  Meditemos este texto consciente de que no podemos volver a nuestra antigua condición de esclavos del pecado, pues “Cristo nos ha liberado para ser libres”.

Oración Universal

  1. Por nuestro obispo N. y por los responsables de la pastoral diocesana: para que el Señor los colme con los dones del Espíritu, oremos.

  2. Por los que gobiernan, legislan y juzgan en nuestro país: para que se sientan investidos de poderes para mejor servir a sus conciudadanos, oremos.

  3. Por los pescadores, que se ganan el pan con un trabajo duro y difícil: para que sean acompañados por el cariño de sus familiares y apoyados por leyes que favorezcan su situación, oremos.

  4. Por los que celebramos esta Eucaristía, por nuestros amigos y conocidos: para que seamos sostenidos por la gracia en las dificultades de cada día, oremos.

Exhortación final

(Tomado del libro La Palabra cada día, Comentario y oración, 3.a edición,  autor: Basilio Caballero 525)

Te bendecimos, Padre, por el cáliz del vino nuevo

que sella tu alianza con nosotros por la sangre de Cristo.

Tanto amaste al mundo, Padre, que le diste a tu Hijo.

 

Cristo Jesús se entregó en manos de los verdugos

para que de su sangre derramada naciera el nuevo pueblo

como de la uva prensada nace el vino de la fiesta.

 

Haz que el vino nuevo del Espíritu, fermento del Reino,

Reviente nuestros odres envejecidos por la rutina,

para que podamos asimilar la novedad del evangelio.

 

Concédenos, Señor, movernos con la fiel libertad

Que dan el amor y la amistad contigo.  Amén.

*********************

 

Sábado 8 de septiembre del 2007 * Natividad de la Virgen María

Monición de entrada

Hoy la iglesia celebra la fiesta de la natividad de la Virgen María, desde antes de nacer Dios la escogió para ser madre de su hijo Jesús, y Jesús como nuestro hermano, nos la da como madre nuestra también para que la amemos y pidamos su intercesión.  Puestos de pie, cantamos, mientras recibimos al celebrante.

Monición 1era lectura: Miqueas 5,1-4ª   "Mientras no dé a luz la que ha de dar a luz"

En esta lectura nos habla de una que dará a luz, además nos habla de un rey de pastores que vendrá y traerá paz duradera esto refiriéndose a Jesús, aquel que murió y resucito por cada uno de nosotros. Escuchemos con atención este mensaje.

Monición al Evangelio: Mateo 1, 18-23   "Ella ha concebido por obra del Espíritu Santo"

En este Evangelio vemos como Maria estaba embarazada por obra del Espíritu Santo y José la amaba tanto que decidió guardar silencio para no hacer juicio pero un Ángel le habla y le explica el plan que Dios tiene para ese niño que nacerá del vientre de Maria.

Antes escuchar el Santo Evangelio nos ponemos de pie y cantamos el Aleluya.

Oración Universal

En esta fiesta del Nacimiento de la Santísima Virgen María, presentamos nuestras súplicas a Dios Padre.

 

  1. Por todos los creyentes en Cristo; en comunión con María, Madre de la Iglesia, roguemos al Señor.

  2. Por los pastores de la Iglesia; en comunión con María, Reina de los apóstoles, roguemos al Señor.

  3. Por los que rigen las naciones; en comunión con María, Reina de la paz, roguemos al Señor.

  4. Por todos los que sufren; en comunión con María, consuelo de los afligidos, roguemos al Señor.

  5. Por nosotros, aquí reunidos, por nuestros familiares (por nuestro pueblo, por nuestra ciudad); en comunión con María, Madre de Jesús y madre nuestra, roguemos al Señor.

 

Escucha, Señor, nuestras súplicas, que María, abogada e intercesora nuestra, te presente.  Por Jesucristo, nuestro Señor.

Exhortación final

(Tomado de B. Caballero: La Palabra cada domingo, San Pablo, España, 1993, p. 630)

Dios de los pobres, de los humildes y de los olvidados,

Hoy te bendecimos con María de Nazaret, la madre de Jesús,

Porque tu misericordia llega a tus fieles de generación

En generación, invirtiendo el viejo orden establecido

Y haciendo justicia a los menospreciados y los oprimidos.

Con María ha llegado un cambio decisivo en la historia,

Al  encarnarse Cristo en la vida y conciencia de los pobres,

Destinatarios preferidos de la liberación mesiánica de Dios.

¡Gracias, Señor! Ayúdanos a asimilar los valores de tu reino:

Pobreza y vacío de sí mismo en vez de prepotencia y orgullo,

Fraternidad y solidaridad en vez de explotación y dominio.

Amén.

 

Preguntas, comentarios y agradecimiento a: Máximo de los Santos Otaño: domax28cssr@yahoo.es

Cadena de oración: http://www.scalando.com/orando.htm

Oración de discernimiento: http://www.scalando.com/elecciones/oracion_de_discernimiento_2006.htm

Moniciones para la Misa diaria: http://www.scalando.com/moniciones/diarias/index.htm  con la firme determinación de te guste este servicio, el cual entregamos en tu computadora

Homilía para hoy

Grupos de interés: http://www.egrupos.net/grupo/scalando; http://www.egrupos.net/grupo/moniciones; http://blogs.vivito.net/blog/scalando463

www.scalando.com ***** www.cssr.com ***** www.casacristo.com

Publicado por monicion el 5 de Septiembre, 2007, 20:30 Comentarios 46 | Comentar | Referencias (0)

Lunes y martes de la XXII Semana del Tiempo Ordinario Ciclo C

Moniciones para a Misa

Por Fr. Máximo de los Santos Otaño

XXII Semana del Tiempo Ordinario – Ciclo C

Lunes 3 de septiembre del 2007

Monición de entrada

Hoy la Iglesia recuerda la memoria de san Gregorio Magno.  En nuestra predicación, muchas veces chocaremos con las pasiones de los demás.  Hay muchos que están envueltos en sus negocios, otros corrompidos por los vicios y no quieren oír la voz de Dios, aunque esas cosas nos pasen no nos debemos desanimar en nuestra tarea de predicar la Buena Nueva del reino de Dios.

Monición a la primera lectura I Tesalonicenses 4, 13-18: A los que han muerto, Dios, por medio de Jesús, los llevará con él.

San Pablo hoy nos habla de la urgencia inminente de la venida del Señor.  Leyendo este pasaje de hoy parece que parece que el entusiasmo de Pablo daba alas a su esperanza y se veía a sí mismo vivo aún, participando en el triunfo definitivo de Cristo. 

Salmo 95: “El Señor llega a regir la tierra”.

Monición al Evangelio Lucas 4, 16-30: Me ha enviado para anunciar el Evangelio a los Pobres… Ningún profeta es bien mirado en su tierra.

Es muy amplio el mensaje evangélico de hoy.  El evangelista Lucas, cuya lectura continua comenzamos hoy y se prolongará hasta el final del año litúrgico,  llegamos al primer episodio de la vida apostólica de Jesús con toda la profundidad de su vida.  En este texto se basó san Alfonso para fundar la Congregación del Santísimo Redentor.

Oración Universal

  1. Para reconocer el valor de la santidad, concédenos Padre, la gracia de perseverar en el amor que nos brinda la Iglesia Católica. Roguemos al Señor.

  2. Para servir con humildad, concédenos Padre, que los políticos recuran al modelo de ver la plenitud de la humanidad en las buenas obras. Roguemos al Señor.

  3. Para vivir una mejor vida concédenos Padre, que a los drogadictos se les manifieste tu gracia a través de alguien que los atienda. Roguemos al Señor.

Exhortación final

(Tomado del libro La Palabra cada día, Comentario y oración, 3.a edición,  autor: Basilio Caballero 520)

Gracias, Señor, porque en nuestro “hoy” nos salvas

por medio de tu Hijo Cristo Jesús.  Él es tu Palabra

que nos revela tu nombre y tu amor, tu gloria y tu rostro,

 

Ábrenos los ojos de la fe para ver en él a tu Ungido,

enviado a dar la buena noticia a los pobres,

para anunciar a los cautivos y oprimidos la libertad,

Para inaugurar el tiempo de gracia de nuestro Dios.

 

Que nuestra vida proclame tu paz y tu alegría,

la buena noticia que hemos recibido de sus labios.

Haz que nuestro hoy, que pasa fugazmente,

florezca en eternidad y encuentro para siempre.  Amén

**************************************

Martes 4 de septiembre del 2007

Monición de entrada

La invitación del Señor para nosotros hoy, aquí y ahora es la de estar preparados, con las lámparas encendidas y cargadas con aceite.  Hay que estar vigilantes, porque nadie sabe ni el día ni la hora, en que el Señor llegará como ladrón en la noche.

Monición a la primera lectura I Tesalonicenses 5, 1-6.9-11: Murió por nosotros para que vivimos con él.

Esta primera lectura, de la primera carta de san Pablo a los Tesalonicenses, el apóstol, nos pone en alerta contra la gente que quiere meter miedo, anunciando el día del Señor, cosa que nadie lo sabe.

Salmo 26: “Espero gozar de la dicha del Señor en el país de la vida”.

Monición al Evangelio Lucas 4, 31-37: Sé quién eres: el Santo de Dios.

La escena evangélica de hoy se desarrolla en la sinagoga de Cafarnaún, en ella vemos dos partes.  La primera destaca la autoridad sin igual que emanaba de la persona y palabra de Jesús; y la segunda mira la curación de un poseso, que es el primer milagro de Cristo.  Tal curación es el fruto de esa autoridad y poder de Jesús, que se demuestra tanto en la enseñanza y mensaje como en sus obras y milagros.

Oración Universal

  1. Con tu autoridad Jesús, concédenos la paz y la unidad de este tu pueblo congregado. Roguemos al Señor.

  2. Con tu autoridad Jesús, sana de espíritu y de físico a nuestros enfermos si así lo quieres. Roguemos al Señor.

  3. Con tu autoridad Jesús, muéstrate a lo que venden drogas, mas no les importa dañar vidas, y conviértelos a ti. Roguemos al Señor.

Exhortación final

(Tomado del libro La Palabra cada día, Comentario y oración, 3.a edición,  autor: Basilio Caballero 522)

Te bendecimos, Padre, porque Cristo Jesús, tu Hijo,

Buscó su autoridad en el carisma y no el poder,

En el servicio liberador y no en la opresión.

 

En él nos mostraste que es posible se hombres libres,

Desposeídos del pecado, señores de nuestro destino,

Hermanos de los demás y solidarios del que sufre.

 

Queremos continuar su misión liberadora del hombre,

Poseído por los demonios del tener, acaparar y consumir,

Del egoísmo y la soberbia, la insolidaridad y el desamor.

 

Así el anuncio del Reino inundará de luz nuestro mundo,

Y viviremos en plenitud, libertad y esperanza segura.

 

Preguntas, comentarios y agradecimiento a: Máximo de los Santos Otaño: domax28cssr@yahoo.es

Cadena de oración: http://www.scalando.com/orando.htm

Te presentamos un libro: Teología de la Redención

Centro de Espiritualidad Redentorista: http://nuestraespiritualidad.wordpress.com

Moniciones para la Misa diaria: http://www.scalando.com/moniciones/diarias/C/index.htm

Libro: Teología de la Redención: http://www.scalando.com/Moralia/redencion/index.htm

Moniciones para la Misa diaria: http://www.scalando.com/moniciones/diarias/index.htm  con la firme determinación de te guste este servicio, el cual entregamos en tu computadora

Homilía para hoy

Grupos de interés: http://www.egrupos.net/grupo/scalando; http://www.egrupos.net/grupo/moniciones; http://blogs.vivito.net/blog/scalando463

www.scalando.com ***** www.casacristo.com ***** www.cssr.com

Publicado por monicion el 2 de Septiembre, 2007, 18:48 Comentarios 57 | Comentar | Referencias (0)

 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com